» Convocatorias

  • cartel-posgrado Programas de Maestría y Doctorado en Ciencias Sociales »

    El Colegio de Sonora convoca a participar en el proceso de admisión de los programas de Maestría y Doctorado en Ciencias Sociales Consulta la convocatoria [...]

  • quinto turismo Quinto Coloquio Internacional Ciudades del turismo »

    El Colegio de Sonora , en colaboración con otras instituciones, convoca a participar en el Quinto Coloquio Interanacional Ciudades del Turismo. “El imaginario y la construcción [...]

» Novedades Editoriales

  • region-57 región y sociedad número 57 »

    Publicación cuatrimestral. Año XXV, número 57, mayo-agosto de 2013. $80.00

  • politicas-sociales Alternativas en la crisis para la transformación de políticas sociales en México »

    Coordinadores: Luis Huesca Reynoso, Patricia Aranda Gallegos, Jorge E. Horbath Corredor y Enrique Valencia Lomelí COLSON, CIAD, ITESO, U de G y Konrad Adenauer Stiftung, [...]

  • port-pol Modelos para el análisis de Políticas públicas »

    Coordinador: Nicolás Pineda Pablos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $250.00

FOTO DE LA SEMANA: “Interior del mercado de Oaxaca”.

La imagen fue capturada por Elsa Ivette Jiménez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

acueducto-portales-491

Vía libre

Contradicciones en el conflicto hídrico

Alvaro Bracamonte Sierra*

En el largo conflicto acuoso (Pineda dixit) que traemos los sonorenses a cuento, hay posturas irreductibles, muchas inconsistencias y algunas propuestas interesantes. De las primeras destaca por supuesto la posición oficial que ha mantenido contra todo y contra todos que el Acueducto Independencia va porque el desarrollo económico lo requiere y porque los hermosillenses padecen un crónico desabasto de agua. Si para conseguir este objetivo desdeña, por acción o por omisión, las resoluciones judiciales o el famoso Estado de Derecho, ni modo. Supongo que piensan que la prosperidad regional bien vale una misa así sea ésta ofrecida por las jerarquías religiosas de otra índole. Sólo el juicio de la historia valorará este actitud desafiante. Le dará la razón sólo si el desarrollo económico regional se detona con la obra o si con el paso del tiempo no se encuentran otras alternativas de abasto.

Pero si hay posturas irreductibles, casi mesiánicas diría, ¿qué decir de la que ostentan los opositores al acueducto? Desde el principio han sostenido que no pasará y que lucharán hasta el fin con tal de evitar lo que para ellos es un burdo despojo. No aceptan nada, o no han aceptado ninguna negociación que no considere la suspensión, el cierre o cancelación del maldito trasvase. De acuerdo a ellos, esa agua les pertenece y no están dispuestos a soltarla: se sienten comprometidos con sus antepasados y por lo mismo consideran su lucha una cruzada similar a la que sostuvieron los ejércitos cristianos en busca de reapropiarse de los lugares bíblicos.

De lo irreconciliable que resultan las posiciones tenemos frecuentes testimonios. Declaraciones ominosas, descalificaciones que rayan en la irresponsabilidad, derroche de recursos para desplegados y cobertura informativa favorable se encuentran entre los lances derivados de la polarización surgida del conflicto. Negociar, es decir reconocer que la contraparte tiene algo de razón, significa perder y a eso no están dispuestos. Por ello este asunto se ha tornado en una cuestión casi de honor, en un problema de todo o nada. La negociación no tiene cabida.

Dado que las posturas adquieren un cariz fundamentalista, las sinrazones y las desmesuras son parte del ambiente cotidiano. Así vemos que un día el Ejecutivo declara que no parará el trasvase ya que Hermosillo se abastece en casi el 80 por ciento de lo suministrado por el acueducto. Sin duda esa declaración no aguanta ninguna prueba como se lo indicaron en su momento. Con similares declaraciones los voceros oficiales y oficiosos se graduaron como desinformantes profesionales. Igualmente, en el otro lado los excesos no han desmerecido en absoluto. Al contrario, podría decirse que superan el nivel alcanzado por el gobierno. Por ejemplo ahí está la cantaleta de que el “robo de agua” supondría un golpe para la agricultura del valle del Yaqui  y, con el tiempo, la desaparición de la propia ciudad. Ningún análisis medianamente sensato podría confirmar o sostener tan tremendo disparate.

En el torneo de mentiras absolutas o verdades a medias varios aspectos son claramente contradictorios. En el desplegado del lunes 22 de julio firmado por los del movimiento No al novillo y por cinco de las ocho autoridades yaquis se advierte una confusión de origen por parte de la etnia que expresan su oposición al Novillo. Alrededor de ello vale cuestionar: ¿qué problema tienen con el trasvase?, ¿realmente les afecta que 75 o muchos menos millones de metros cúbicos se transfieran del  Novillo a la capital de Sonora? A simple vista no encuentro una relación histórica, técnica o reivindicadora de sus reclamos milenarios con su oposición al acueducto y las recomendaciones de redistribución de agua que proponen para la cuenca del río Sonora. Este empalmamiento de realidades alternas me hace pensar que su posicionamiento responde más a una lógica política y menos a una lucha genuina en torno a sus demandas: la concesión de agua que les corresponde de acuerdo al decreto cardenista y la famosa cuchilla de 15 mil hectáreas que supuestamente les pertenece.

En medio de la feroz competencia por ver quién es más inmoderado e intolerante, recibí con beneplácito la postura de Alfonso Durazo, actual legislador en la Cámara de Diputados. En un desplegado aparecido en estas mismas páginas el 18 de julio, el ex secretario particular de Colosio propone entre otros puntos la creación de una Comisión Especial conformada por diversos protagonistas de la zaga aquí referida que, sin mezquindades propias de los directamente involucrados, busque mediante el arte de la política restablecer las coordenadas de un buen arreglo que aterrice en un desarrollo integral para el estado y sus regiones. Bienvenidas propuestas de esta naturaleza.

*Profesor-investigador del Centro de Estudios de América del Norte de El Colegio de Sonora. abraca@colson.edu.mx