» Convocatorias

  • BannerCEHRF Concurso para ocupar plaza de Profesor-investigador de tiempo completo »

    El Colegio de Sonora convoca a participar en el concurso para ocupar una plaza de Profesor-investigador de tiempo completo a fin de incorporarse en el [...]

  • quinto turismo Hospedaje para Quinto Coloquio Internacional Ciudades del Turismo »

    Los asistentes al Quinto Coloquio Internacional Ciudades del Turismo “El imaginario y la construcción del territorio turístico”, que se celebrará en la ciudad de Mazatlán, [...]

  • CARTEL-XXVI-SIMPOSIO-POSTER XXVI Simposio de Historia: “Sonora irrumpe ante la nación. Hermosillo, Sonora, capital nacional de la legalidad, 1913 – 2013″. »

    Se invita a investigadores y estudiosos de nuestro pasado histórico, a participar del 26 al 30 de noviembre de 2013 con el tema: “Sonora irrumpe ante la nación. Hermosillo, Sonora: capital nacional de la legalidad, 1913 – 2013″.

FOTO DE LA SEMANA: “Bloqueo Vícam”

La imagen fue capturada por José Luis Moreno.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

epn-497

¿La gran transformación?

Alvaro Bracamonte Sierra*

 

El presidente Peña Nieto ha planteado que, de aprobarse las reformas pendientes, el país experimentará de aquí a diciembre una profunda transformación que, según su opinión, modernizará a la nación, propiciará un acelerado crecimiento económico y mejorará sustancialmente la calidad de vida del mexicano promedio. La gran transformación a que alude el mandatario habría empezado desde finales del 2012, cuando se aprobó la enmienda constitucional en materia laboral, y continuado en lo que va del año con las reformas al marco normativo que regula la industria de telecomunicaciones, así como la del sector educativo, en especial la que tutelará la evaluación de los mentores.

Como insinúa el Ejecutivo federal, este rediseño institucional se acelerará en los próximos meses dado que otras importantes reformas se hallan en la fila. Está en puerta, por ejemplo, la energética, que se discutirá en las comisiones del Congreso y también en las calles, pues si la cuestión educativa ha causado numerosas manifestaciones, no hace falta mucha imaginación para suponer que la intentona privatizadora de la renta petrolera generará mayores movilizaciones. Está en puerta también la reforma financiera, que dará mucho de qué hablar pues se considera que reglas pertinentes reactivarían el alicaído crédito bancario tan necesario para el crecimiento.

Pero se atisba sobre todo la hacendaria que, a juicio de los expertos, vendría a coronar la metamorfosis institucional que se experimenta en esta interesante e intensa coyuntura. De aprobarse, situaría al 2013, dicho por el propio EPN, como el año de la refundación de la república pues los cambios derivados serían de una dimensión equivalente a la generada por una revolución o bien por un pacto modernizador como el gestado en la transición española. Este proceso no conseguiría consolidarse sin una revisión de la agenda político-electoral que está en la mesa de negociaciones y que se espera sentaría las bases para una nueva gobernabilidad. De la reforma hacendaria poco se sabe, excepto que se trataría de recaudar más eliminando o ajustando gradualmente los regímenes de excepción, como es el caso del IVA en alimentos y medicinas, incrementando la base de contribuyentes y combatiendo la evasión que distingue al régimen fiscal mexicano.

Como vemos, son reformas que, independientemente del carácter que adquieran, alterarían sensiblemente el rostro institucional de la república. Los voceros oficiales y oficiosos confían en que serán aprobadas en los términos planteados por el Gobierno y se muestran evidentemente convencidos de que acelerarán el desarrollo nacional.

Al respecto, valdría la pena poner en tela de juicio las múltiples bondades que a priori se atribuyen a las reformas en proceso, ya que no hace muchos años, estos mismos promotores vendieron la especie de que fue la ausencia de éstas lo que inhibió la modernización de la planta productiva mexicana. Esta afirmación no tiene ningún sustento. De hecho, es posible que las reformas ni siquiera sean necesarias para volver más eficiente la economía nacional, por lo menos no son condición suficiente.

Dicha hipótesis puede confirmarse luego de revisar los magros resultados obtenidos tras la reforma laboral: se dijo que con ella se generarían más de 400 mil empleos anuales en promedio. Está por cumplirse un año y el mercado de trabajo en México parece ir en sentido contrario a lo previsto. Lo mismo ocurriría con la educativa, ésta puede convertirse en un boomerang para la calidad de la enseñanza-aprendizaje considerando que hay rezagos en aspectos básicos que ni siquiera fueron considerados. Ni qué decir de la reforma hacendaria que, hasta donde se sabe, sería estrictamente recaudatoria pues no tiene nada qué ver con mejorar la forma en que se ejerce el gasto público. En fin, si bien no son para menospreciarse las buenas intenciones esgrimidas en el afán de justificar el acelerado cambio institucional en curso, muy probablemente no se cumplirá con las expectativas que han despertado. Así resultó con la privatización de las empresas paraestatales que al ser transferidas a los particulares acentuaron sus ineficiencias.

Ninguna reforma podrá tener el éxito esperado si antes no se combate la corrupción. La reforma hacendaria se desvanecerá si no disminuye la discrecionalidad en el ejercicio presupuestal; la reforma energética naufragará si no se elimina la corrupción sindical y la que prevalece al interior de la administración de la empresa, y la educativa no será tal si previamente no se reducen las complicidades entre el gremio magisterial y la autoridad.

Los datos sobre la corrupción en el país ofrecidos por Federico Reyes Heroles en una conferencia dictada recientemente en Hermosillo son realmente intolerables; el problema es de tal magnitud que cualquier intento por superar los grandes problemas nacionales debe pasar primero por aminorarla pues sin ello la gran transformación quedaría reducida a sólo un sueño producto de la ingenuidad.

*Doctor en Economía. Profesor-Investigador de El Colegio de Sonora.