» Convocatorias

  • BannerCEHRF Concurso para ocupar plaza de Profesor-investigador de tiempo completo »

    El Colegio de Sonora convoca a participar en el concurso para ocupar una plaza de Profesor-investigador de tiempo completo a fin de incorporarse en el [...]

  • quinto turismo Hospedaje para Quinto Coloquio Internacional Ciudades del Turismo »

    Los asistentes al Quinto Coloquio Internacional Ciudades del Turismo “El imaginario y la construcción del territorio turístico”, que se celebrará en la ciudad de Mazatlán, [...]

  • CARTEL-XXVI-SIMPOSIO-POSTER XXVI Simposio de Historia: “Sonora irrumpe ante la nación. Hermosillo, Sonora, capital nacional de la legalidad, 1913 – 2013″. »

    Se invita a investigadores y estudiosos de nuestro pasado histórico, a participar del 26 al 30 de noviembre de 2013 con el tema: “Sonora irrumpe ante la nación. Hermosillo, Sonora: capital nacional de la legalidad, 1913 – 2013″.

FOTO DE LA SEMANA: “Bloqueo Vícam”

La imagen fue capturada por José Luis Moreno.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

documentos-497

Listados gigantes de cosas que nunca hago

Edgar Aguilar

Siempre me maldije por jamás concluir cualquier cosa. Hace unos días hice las pases con ese defecto (¿o virtud?). Muy aventurado sería decir que conmigo mismo. Conmigo mismo hago pocas cosas, como que prefiero que el mundo decida por mí. Yo sólo decido puras pendejadas. Entre menos trascendentes sean, mejor.

Pareciera que el detalle estaba en proponerme cualquier tarea para no hacerla, dejarla inconclusa o, de plano, olvidarla.

Alguien me recomendó en alguna ocasión ver la película El Secreto, esa película cuya premisa es que solo basta desear las cosas febrilmente para que el universo se vaya alineando con mi voluntad. A huevito que el video fue un éxito hace como tres o cuatro años. ¿Cómo no iba a ser así? Mercadotécnicamente hablando, pegó en el meritito clavo: un planeta lleno de procrastinadores que maldicen “su falta de carácter”, la ausencia de su voluntad para no concluir equis empresa.

¿Por qué todo tiene que acabar? ¿Por qué la perfección esta emparentada con lo completo? ¿No es el infinito algo sin principio ni final?
¿QUÉ ES EL INFINITO? ¿Es perfecto o imperfecto el infinito?

Para hacer alusión a mi incapacidad de no acabar, diré que…

Es cierto que no aparece en mi texto, pero en el ínter del párrafo anterior y este, dibujé una cara con unos dientes como cielo, un pene dentro de un círculo y el círculo como comisura de una vagina. Siempre dibujo penes y vaginas sin darme cuenta y siempre sin finalizarlos. INFINITOS penes y vaginas.

Una tía mía me dijo el otro día que en la revista Muy interesante leyó que las grandes mentes del siglo pasado se caracterizaban por pasar mucho tiempo divagando, rayando y escribiendo sus ideas en cuadernos y hojas sueltas, en servilletas o en su propia mano. “Así como le haces tú, mijito”. Mientras tecleo, reviso mi mano. Está manchada con tinta azul. Le contesté a mi tía que yo no quiero ser una gran mente, que dejaré de escribirme en las manos.

Hace como dos años inicié en la computadora de mi tío Pancho un listado de actividades y pendientes. Ahí escribí: “comprar tambo gas, arreglar plancha, vacunar mascotas, HACER LISTADO DEL SÚPER (sin darme cuenta iniciaba un listado de listados)…

A la semana siguiente, sin relacionar una cosa con la otra, decidí bañarme siempre con agua fría, incluyendo inviernos. El tambo de gas nunca lo compré. La plancha la uso para que el aire no vuele papeles y recibos, mi ropa siempre está arrugada. Los perros que tenía se escaparon un día y nunca volvieron. Al súper voy a cada rato, siempre llevo listas, pero luego compro otras cosas que no me sirven.*

Una vez inicié una novela, luego inicié otras tres. Nunca pasé del primer capítulo.

Suelo decir que escribo mucho. Hace tres semanas inicié unos textos sobre mi familia. Pensé, ”¿Qué pasaría si mi familia fuera como mis textos, así, interminable?” Que por alguna razón al acercarme al final del conteo de sus integrantes, u oootro LISTADO de parientes, surgieran nuevas docenas de individuos con ADN similar al mío… algo así como esa “otra familia” que un tío o el abuelo, ya desaparecido, hubiera mantenido en el anonimato.

Hace unos días, escribí en el facebook:
“1) He llegado a pensar que la procrastinación no es una maldición o falta de carácter o un mal derivado de la depresión, sino personificaciones de un ADN perfectamente inconcluso”.

Más tarde ese día, escribí el número dos, para continuar con la idea anterior, pero ya no escribí nada.

Divagando de vuelta a lo de los listados, me anoto tareas con pluma o lápiz en cualquier papel que encuentro. Quizá deba invertir algunos valores. Anotar todo aquello que jamás quiero volver a hacer.

+ 3 huevos + 4 focos + 1/2 Kilo de tortillas
+ 1 escoba + 1 pinzas eléctricas + 6 naranjas
+ 1 tomate + escribir ese bestseller sobre un boxeador joto + ver más videos de Nina Hartlei
+ ver en youtube los videos del Donero Cantante + robarme unas galletas del Ley + hacer un cuadro hiperrealista usando las letras e t c como puntos

Por lo pronto, dejaré que las listas interminables de pendientes y artículos para el hogar saturen mis notas literarias, pero también dejaré que mis notas literarias llenen todo lo demás. Enlisto:

+ las paredes de mi casa + calles y avenidas + ideas duras que se niegan a desaparecer
+ sábanas + listados del mandado + libros ajenos y propios
+ bibliotecas + monumentos no históricos + monumentos históricos
+ figuras públicas + juguetes de vecinos + espacios campiranos

No tengo pretensiones de sobresalir con la literatura, pero ahora, mientras escribo, me pregunto si alguien ya habrá incursionado en “literarios listados de súper” para

*Listado de cosas que compré y no me sirven.
+ revista Muy interesante + martillo de goma + unos foquitos de navidad
+ una olla tamalera + un plato para ensaladas (hace mucho tiempo que no como lechuga) + un trapo para lavar carros (hace dos años que ando en moto)
+ unas cajitas muy bonitas (que descubrí hace unos días aún en su paquete original, arrumbadas en el closet) + una lámpara antiluciérnagas