» Convocatorias

  • BannerCEHRF Concurso para ocupar plaza de Profesor-investigador de tiempo completo »

    El Colegio de Sonora convoca a participar en el concurso para ocupar una plaza de Profesor-investigador de tiempo completo a fin de incorporarse en el [...]

  • quinto turismo Hospedaje para Quinto Coloquio Internacional Ciudades del Turismo »

    Los asistentes al Quinto Coloquio Internacional Ciudades del Turismo “El imaginario y la construcción del territorio turístico”, que se celebrará en la ciudad de Mazatlán, [...]

  • CARTEL-XXVI-SIMPOSIO-POSTER XXVI Simposio de Historia: “Sonora irrumpe ante la nación. Hermosillo, Sonora, capital nacional de la legalidad, 1913 – 2013″. »

    Se invita a investigadores y estudiosos de nuestro pasado histórico, a participar del 26 al 30 de noviembre de 2013 con el tema: “Sonora irrumpe ante la nación. Hermosillo, Sonora: capital nacional de la legalidad, 1913 – 2013″.

FOTO DE LA SEMANA: “A la orilla…”

La imagen fue capturada por Ana Rosa Sánchez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fuera-ruta-500

Héroes y villanos

Zulema Trejo Contreras*

 

En México, septiembre es considerado el mes de la patria debido a la importancia de los acontecimientos históricos que se conmemoran en el transcurso de sus días. Muchos recordamos la independencia de México y el “Grito” celebrados el 15 y 16 de este mes. Sin embargo, solemos olvidar el 13 de septiembre, aniversario de la defensa del castillo de Chapultepec durante la invasión norteamericana. Otro aniversario que nos pasa desapercibido, incluso a las autoridades que promueven las dos conmemoraciones mencionadas anteriormente, es el 27 de septiembre, día en que el ejército trigarante entra a la ciudad de México encabezado por Vicente Guerrero y Agustín de Iturbide como vencedores y consumadores de la independencia.

¿A qué vienen estos recuerdos/olvidos?, la respuesta está no en la historia, sino en la forma como se ha manejado la información histórica. A los mexicanos se nos ha enseñado a conmemorar y recordar determinados acontecimientos y/o personajes, de la misma forma que la omisión nos enseñó a olvidar o descartar otros. Es así que el inicio del proceso de independencia se convirtió en fiesta nacional en tanto que su consumación quedó en el olvido; este festejo, asimismo, se ha ido modificando al punto de que ya no se celebra el día que sucedió porque el famoso “grito de Dolores” no sucedió el día 15 por la noche, sino el 16 por la mañana (los historiadores no se ponen de acuerdo en la hora, unos mencionan las cinco de la mañana, otros las seis); entonces ¿por qué festejamos el 15?, la respuesta ha quedado voluntariamente olvidada de la memoria nacional quizá porque no resulta conveniente recordarla, y esto puede deberse a que fue durante la presidencia de Porfirio Díaz que se estableció el 15 y 16 de septiembre como fechas de conmemoración de la independencia, ya que el 15 era el cumpleaños del presidente.

Lo anterior nos lleva a preguntarnos por qué se dejó en el olvido la fecha de consumación de la independencia. De nuevo la respuesta la encontramos en el terreno de los olvidos voluntarios, pues si bien Vicente Guerrero es considerado uno de los héroes nacionales más importantes, Agustín de Iturbide, el otro consumador de la independencia, está marginado de la historia oficial tal vez por haber sido nombrado emperador de México con el nombre de Agustín I. Aquí cabe aclarar que México nació como un imperio, no como una república, y que el nombramiento de emperador recayó en Iturbide después de que el ofrecimiento de la corona imperial mexicana fuera rechazado por los príncipes españoles.

¿Por qué El 13 de septiembre nunca se ha consolidado como una conmemoración nacional en el imaginario de los mexicanos? Esto, a pesar del esfuerzo hecho en este sentido por los gobiernos, que lo renombraron como conmemoración de los “Niños héroes” cubriendo el hecho histórico con un dejo de leyenda en vez de señalar lo que realmente fue: la defensa del castillo de Chapultepec ante las tropas norteamericanas que avanzaban hacia la ciudad de México. Aclaro que de ningún modo pretendo restarle méritos a los cadetes que murieron en esa batalla en defensa de nuestro país, simplemente me cuestiono —como pienso que deberíamos hacer todos los mexicanos—, por qué este acontecimiento no tiene para la sociedad mexicana tanta importancia como otros, y quizá no la tenga porque la derrota, aunque esté cubierta de heroísmo, es finalmente un fracaso que aún resulta doloroso recordar.

Finalizo recordando que la historia no es un tribunal. Los historiadores no juzgamos los hechos ni a los personajes que conforman nuestro devenir histórico. No creamos héroes ni villanos. Nuestro objetivo es conocer y analizar el pasado para que la sociedad conozca los procesos que llevaron a la constitución de las instituciones políticas, sociales y religiosas que la conforman; para que sepan cómo y dónde vivían los mexicanos de otras épocas, cuáles fueron los problemas que enfrentaron y cómo los resolvieron.

*Profesora-investigadora del Centro de Estudios Históricos de Región y Frontera de El Colegio de Sonora.