» Convocatorias

  • BannerCEHRF Concurso para ocupar plaza de Profesor-investigador de tiempo completo »

    El Colegio de Sonora convoca a participar en el concurso para ocupar una plaza de Profesor-investigador de tiempo completo a fin de incorporarse en el [...]

  • CARTEL-XXVI-SIMPOSIO-POSTER XXVI Simposio de Historia: “Sonora irrumpe ante la nación. Hermosillo, Sonora, capital nacional de la legalidad, 1913 – 2013″. »

    Se invita a investigadores y estudiosos de nuestro pasado histórico, a participar del 26 al 30 de noviembre de 2013 con el tema: “Sonora irrumpe ante la nación. Hermosillo, Sonora: capital nacional de la legalidad, 1913 – 2013″.

FOTO DE LA SEMANA: Arde

La imagen fue capturada por David Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

altar-505

Conmemoración de Día de Muertos en El Colson

El Día de Muertos es una celebración mexicana en la que se rinde  tributo a los difuntos el 1 de noviembre, en que se recuerda a los menores que fallecieron, y el 2 de noviembre para recordar a los difuntos adultos.

En esta ocasión, en El Colegio de Sonora se colocó un altar al estilo de los valles centrales de Oaxaca. Consta de siete niveles que simbolizan el camino al cielo y se cubre con papel de china “picado” y al cual se amarran cañas de azúcar o carrizos y un arco que representa la entrada al mundo de los muertos, se adorna con flores amarillas de cempasúchil que con su intenso aroma guían a las almas, así como velas y veladoras cuya luz  ilumina la senda a los difuntos. Cada elemento simboliza las etapas del camino de los muertos. También se agregaron dos tapetes de arena coloreada con relieves del investigador Lian Karp y de Don Candelario Rascón, ambos extintos  quienes formaron parte del personal del Colson. El altar fue  elaborado por la artista plástica Dalila Martínez Álvarez apoyada por Zaira León.

La celebración en los valles centrales inicia desde el día 31 de octubre con el arreglo de altares y la colocación de la ofrenda para los “muertos chiquitos”, que consiste en pan, chocolate y frutas. Se tiene la creencia de que las ánimas llegan a partir de las tres de la tarde a probar sus alimentos y bebidas preferidas. El 1 de noviembre, a la misma hora que el día anterior, arriban los difuntos adultos y a ellos se les recibió  con tamales de mole, chocolate, café  y pan de muerto o pan de yema. Fotos de familiares difuntos se expusieron  en el altar para recordarlos y rendirles homenaje.

La música siempre acompaña esta celebración y en esta ocasión se ofrecieron danzas y cantos de Oaxaca como “La llorona”, la presentación estuvo dirigida por el profesor Rafael Rodríguez.