» Convocatorias

  • luto El Colson expresa sus condolencias »

    Personal de El Colegio de Sonora expresa sus condolencias a los compañeros del cuerpo de trabajo de esta institución que perdieron a miembros de su [...]

  • BannerCEHRF Concurso para ocupar plaza de Profesor-investigador de tiempo completo »

    El Colegio de Sonora convoca a participar en el concurso para ocupar una plaza de Profesor-investigador de tiempo completo a fin de incorporarse en el [...]

  • CARTEL-XXVI-SIMPOSIO-POSTER XXVI Simposio de Historia: “Sonora irrumpe ante la nación. Hermosillo, Sonora, capital nacional de la legalidad, 1913 – 2013″. »

    Se invita a investigadores y estudiosos de nuestro pasado histórico, a participar del 26 al 30 de noviembre de 2013 con el tema: “Sonora irrumpe ante la nación. Hermosillo, Sonora: capital nacional de la legalidad, 1913 – 2013″.

FOTO DE LA SEMANA: Waves

La imagen fue capturada por Jimmy Maldonado.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

via-libre-506

El presupuesto 2014

Álvaro Bracamonte Sierra*

Dice el diputado Beltrones que el presupuesto es una palanca para el crecimiento económico, la generación de empleos y también para el desarrollo social. Al legislador sonorense le asiste la razón: no hay mejor instrumento a disposición del Estado para reactivar la economía que el gasto gubernamental. Bien ejercido y sobre todo eficientemente ejecutado, permite reavivar la economía en el corto plazo, particularmente en coyunturas de desaceleración como la que ahora experimenta el país.

El presupuesto 2014 tendrá varios ingredientes que lo volverán, más que en otras ocasiones, pieza central del desempeño económico nacional. Para empezar, será de un monto superior al de otros años, no sólo por el aumento que debe darse de manera natural sino también porque se ampliará con la recaudación que se obtendrá al aplicarse los nuevos impuestos considerados en la polémica reforma hacendaria. Con estos gravámenes el Gobierno federal tendrá cerca de 200 mil millones de pesos adicionales; alrededor de cuatro veces al presupuesto total de Sonora. Contará además con mayores recursos debido a que en la Ley de Ingresos recién aprobada se contempla, por primera vez en mucho tiempo, un déficit fiscal (endeudamiento) de 1.5 respecto al PIB: esto representará miles de millones de pesos más a ejercer el próximo año.

El otro ingrediente que lo hará distinto tiene que ver con la atención que concentrarán las asignaciones que eventualmente se aprueben, habida cuenta de que muchos legisladores y sobre todo la opinión pública estarán o deberán estar pendientes de que se promueva el crecimiento y se generen mayores puestos de trabajo. La transparencia será esencial para disminuir la corrupción o evitar que los recursos se apliquen en obras que en nada contribuyen a reactivar el crecimiento.

La modernización de la infraestructura carretera, la reparación de escuelas, el equipamiento de hospitales, la atención al rezago en servicios de transporte, son algunos renglones hacia donde debería dirigirse la mayor parte del presupuesto a ejercer. Si esto se materializa, entonces no cabrá ninguna duda de que servirá para mejorar la situación económica y remontar el precario crecimiento que se tendrá en este año que, si bien nos va, se ubicará en 1.2 por ciento. Pero si se aplica en obras superfluas o escasamente vinculadas con la infraestructura funcional al desarrollo productivo, no habrá expansión perdurable: sólo un fugaz lapso que acabará cuando se concluyan esas inversiones.

En tal sentido, preocupa que el mismo diputado Beltrones señale que en el próximo ejercicio está contemplada la construcción de un nuevo estadio para Ciudad Obregón. No se duda que lo merezcan, sobre todo por ser los actuales campeones de la Liga del Pacifico, pero de ahí a que ese gasto repercuta realmente en el desarrollo regional hay un gran abismo, especialmente cuando estamos ante necesidades tan urgentes en otros sectores.

Hace unas semanas tuve la oportunidad de visitar el Valle del Yaqui y recorrer algunas de las amplias avenidas que conforman el casco urbano de la cabecera municipal de Cajeme. También anduvimos por las carreteras rurales que interconectan los sembradíos de la poderosa agricultura del sur de Sonora. Es lamentable corroborar que la infraestructura está francamente en ruinas; el paso de los años y el escaso mantenimiento son inocultables: los caminos están llenos de baches y se han encogido a tal extremo que parecen vías de un solo sentido donde hay que dar paso al auto que se acerca antes de atreverse a seguir la marcha. Los millones de pesos que el diputado Beltrones ha comprometido en la construcción de la nueva casa de los Yaquis traerían sin duda mayores beneficios para el crecimiento y el desarrollo local si se gastaran en la rehabilitación de esas brechas cuyas condiciones provocan desmedidos costos de transacción para los productores del Valle.

Es el mismo caso del nuevo estadio de Hermosillo. Para construirlo se gastaron alrededor de 600 millones de pesos, casi todos aportados por el Gobierno estatal, cuando en principio se dijo que se construiría con financiamiento privado y luego con recursos federales. De dónde salieron esos millones o qué se dejó de hacer para reunir esa suma, es un misterio; en lo que sí no hay mayor secreto es que contribuyó al estrés que ahora padecen las finanzas estatales y que a juzgar por los trascendidos parece no tener fin.

Lo peor es que sirvió muy poco, o no sirvió, para apuntalar el crecimiento del estado y menos el de Hermosillo. Prueba de ello es el alicaído desempeño mostrado por el PIB desde el segundo semestre de 2012. Ante tales circunstancias, más vale que el gasto se ejerza bien y se eviten las obras suntuosas o innecesarias. En un contexto de dificultades económicas es fundamental que la inversión pública se oriente a incrementar aquella infraestructura que refuerce las bases del crecimiento económico futuro.

*Doctor en Economía. Profesor-investigador de El Colegio de Sonora.