» Convocatorias

  • BannerCEHRF Concurso para ocupar plaza de Profesor-investigador de tiempo completo »

    El Colegio de Sonora convoca a participar en el concurso para ocupar una plaza de Profesor-investigador de tiempo completo a fin de incorporarse en el [...]

  • CARTEL-XXVI-SIMPOSIO-POSTER XXVI Simposio de Historia: “Sonora irrumpe ante la nación. Hermosillo, Sonora, capital nacional de la legalidad, 1913 – 2013″. »

    Se invita a investigadores y estudiosos de nuestro pasado histórico, a participar del 26 al 30 de noviembre de 2013 con el tema: “Sonora irrumpe ante la nación. Hermosillo, Sonora: capital nacional de la legalidad, 1913 – 2013″.

FOTO DE LA SEMANA: Grutas de Lol-tun

La imagen fue capturada por Rosa Orduño.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

via-libre-507

“Buen Fin” e incertidumbre de fin de año

Álvaro Bracamonte Sierra*

Caminando ayer domingo por algunas calles de la capital sonorense, observé que restaurantes, boutiques, agencias de automóviles y múltiples tiendas comerciales exhibían en sus ventanales y marquesinas anuncios de descuentos que oscilaban entre el 15 y 50 por ciento. Los diarios incluían en su edición sabatina y dominical abundante propaganda con ofertas poco comunes para esta época del año. Como se sabe, dichas rebajas corresponden a la estrategia mercadológica del llamado “Buen fin”.

Este programa se formuló con el deliberado propósito de aminorar la fuga de consumidores que en estos días se descuelga a los “malls” estadounidenses en preparación para las fiestas decembrinas. La derrama económica que ello implicaba beneficiaba a los negocios norteamericanos y afectaba al comercio local que veía cómo sus potenciales clientes se quedaban sin fondos y ellos con abundantes inventarios.

A juzgar por las crónicas de radio y televisión, y también por la información vertida en lo prensa escrita, el programa ha tenido éxito: según las fotos publicadas, los consumidores se volcaron por montones a los comercios locales. Las compras, en su mayoría, se concentraron en electrodomésticos y aparatos de línea blanca.

El éxito también puede medirse a partir de la afluencia de mexicanos cruzando la frontera. El Imparcial indicó que el sábado por la mañana la fila de automovilistas alcanzaba el kilómetro, pero a media mañana y sobre todo por la tarde noche, la oleada había disminuido significativamente. Un tráfico normal en las garitas de Mariposa y De Concini reafirmaba el buen tino del programa al contener la marea humana que prefiere gastarse su aguinaldo en Estados Unidos.

De acuerdo con los comentarios de los responsables de la estrategia comercial, las ventas del “Buen Fin” rebasarán este año a las del anterior. Esto confirmaría las bondades de dicha política. Evidentemente este saldo positivo reducirá el consumismo que se registra en diciembre. El año pasado los comerciantes informaron que las ventas en diciembre bajaron entre 5 y 8 por ciento. Desde luego ese bajón se compensa con los incrementos experimentados entre el 15 y 17 de noviembre. Pero lo más importante es que la tradicional estampida de consumidores mexicanos al otro lado se detuvo y que una proporción cada vez mayor adquiere bienes y servicios en las tiendas locales. Este resultado es una excelente noticia, pues el comercio representa poco más del 55 por ciento del Producto Interno Bruto de la entidad. Dada esta relevancia, debe agradecerse cualquier acción que lo fortalezca, pues esos apoyos permiten proteger muchos empleos que dependen justamente de la temporada alta que es precisamente la de fin de año a la que ahora se agrega el “Buen Fin”.

Una proporción alta de sonorenses no se involucró en el frenesí consumista del fin de semana. Muchos son servidores públicos estatales que no saben si recibirán, ya no digamos la parte proporcional que les corresponde del aguinaldo, sino sus remuneraciones quincenales. Efectivamente, varias dependencias están sufriendo los estragos del desorden presupuestal que se carga la administración padresista: esas oficinas, sin deberla ni temerla, acumulan ministraciones sin pagarse o saldadas a medias. Las explicaciones tienen que ver con la evidente insolvencia que padecen las finanzas estatales.
Las voces de alerta se acumulan conforme transcurre el tiempo. Por ejemplo, hace unos días el Consejo Académico de la Unidad Centro de la Unison expresó su preocupación por la incorrecta estimación del presupuesto que se otorga anualmente a la Universidad; se sabe que otras oficinas enfrentan problemas para pagar el agua y la luz y en algunas casos la nómina. Esto, pese a que en la asignación original tales compromisos estaban claramente considerados.

En ese entorno, tenemos que el presupuesto solicitado por el Gobierno estatal para 2014 asciende a 45 mil millones de pesos, cantidad que supera por varios puntos al que se ejercerá este año. Sin embargo, llama la atención que aun cuando reciba el visto bueno del Poder Legislativo, es muy probable que no se ejerza conforme lo estipula el decreto: instituciones y organismos desconcentrados pese a contar con un presupuesto aprobado y un calendario de ministraciones inobjetable, no reciben el subsidio estresando su operación cotidiana.

Valdría la pena revisar la ejecución del gasto, pues de otra manera no tiene sentido que la Cámara discuta y apruebe el paquete económico si no se ejecuta conforme a las directrices definidas por los legisladores.
*Doctor en Economía. Profesor-Investigador de El Colegio de Sonora.