» Convocatorias

  • BannerCEHRF Concurso para ocupar plaza de Profesor-investigador de tiempo completo »

    El Colegio de Sonora convoca a participar en el concurso para ocupar una plaza de Profesor-investigador de tiempo completo a fin de incorporarse en el [...]

  • CARTEL-XXVI-SIMPOSIO-POSTER XXVI Simposio de Historia: “Sonora irrumpe ante la nación. Hermosillo, Sonora, capital nacional de la legalidad, 1913 – 2013″. »

    Se invita a investigadores y estudiosos de nuestro pasado histórico, a participar del 26 al 30 de noviembre de 2013 con el tema: “Sonora irrumpe ante la nación. Hermosillo, Sonora: capital nacional de la legalidad, 1913 – 2013″.

FOTO DE LA SEMANA: Grutas de Lol-tun

La imagen fue capturada por Rosa Orduño.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fuera-ruta-507

La propuesta radical del II Congreso Internacional de Promoción de la Salud

Elsa Cornejo Vucovich*

 

Acabo de participar en el II Congreso Internacional de Promoción de la Salud, realizado del 12 al 15 de noviembre en Hermosillo, y mucho se habló de las determinantes sociales de la salud, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) define como “las circunstancias en que las personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen, incluido el sistema de salud” y que impactan la capacidad de las personas para acceder a una vida saludable. Le propuesta que se enfatizó a lo largo del congreso fue la necesidad de diseñar políticas públicas que tomen en cuenta las determinantes sociales de la salud y conjunten los esfuerzos no sólo del sector salud, sino de otros sectores, incluyendo a la ciudadanía. Es radical porque nos responsabiliza a toda la sociedad de no seguir “tirándonos la bolita” ni conformándonos con soluciones a medias. Asumo esta responsabilidad compartida y ofrezco algunas reflexiones:

Las desigualdades sociales y la pobreza. Conforme más bajo el nivel socioeconómico, mayor la probabilidad de tener una enfermedad seria y una muerte prematura. Aún dentro del mismo nivel socioeconómico o grupo social, las personas de menor nivel son las que tienen menor índice de salud. Por lo tanto, necesitamos un programa de desarrollo que no sólo busque disminuir la pobreza en general, sino proponer políticas integrales de bienestar social que contemplen cómo disminuir las desventajas dentro de todos los estratos sociales.

El estrés y la violencia. Manejar el estrés no sólo significa relajarse o descansar más, sino que requiere políticas que atiendan a las causas estructurales de la inseguridad y a la promoción de la salud mental: apoyar a las familias con hijos pequeños, promover la actividad comunitaria, combatir el aislamiento social, reducir la inseguridad material y financiera, y promover la capacidad para enfrentar problemas y resolver conflictos de manera pacífica.

La vida temprana. Mejorar la salud en el inicio de la vida para prevenir enfermedades en el futuro implica proporcionar acceso a la educación en general, a la educación en salud, a la nutrición adecuada, a los servicios de prevención de la salud y al cuidado prenatal y neonatal.

La discriminación y las redes de apoyo social. La exclusión social derivada del estigma y la discriminación es dañina para la salud física y mental. Para poder gozar de buena salud, debemos tener acceso a la protección legal y a las políticas públicas que promueven la solidaridad social y la no discriminación, lo cual requiere mejorar el ambiente en escuelas, lugares de trabajo y la comunidad en general para que todas las personas se sientan valoradas, incluidas y apoyadas.

El trabajo y el desempleo. Promover el empleo es fundamental para la salud, pero también importa el tipo de empleo que se realiza. Los empleos que mejor promueven la salud son aquellos donde las y los empleados tienen mayor control sobre su trabajo, más variedad de actividades, y mayor oportunidad para desarrollarse.

Las adicciones. En lugar de adjudicarle la responsabilidad exclusivamente al individuo, necesitamos políticas públicas que aborden los factores sociales que fomentan el uso de drogas lícitas e ilícitas, incluyendo la mercadotecnia y la promoción agresiva de las grandes empresas trasnacionales y del crimen organizado.

La comida. Aunque parece ser una decisión individual o familiar, lo que comemos está sumamente influenciado por los intereses de la industria alimentaria, cuyo fin primordial no es la salud sino las ganancias. Si bien podemos como sociedad promover una cultura alimentaria saludable por medio de la educación, la legislación y los mensajes mediáticos, también requerimos involucrarnos más en integrar una perspectiva de salud pública al sistema por medio del cual accedemos a los alimentos, desde el campo hasta la mesa.

El transporte. Un buen servicio de transporte urbano promueve que la ciudadanía (aún los sectores que tienen automóvil) camine más, además de tener otros beneficios como disminuir la contaminación.

*Asistente de Investigación de El Colegio de Sonora. ecornejo@colson.edu.mx