» Novedades Editoriales

  • region y sos 58 región y sociedad 58 »

    Región y sociedad, número 58. Revista de El Colegio de Sonora Publicación cuatrimestral.Vol. XXV, no. 58, septiembre-diciembre de 2013

  • desarrollo Desarrollo humano transfronterizo: retos y oportunidades en la región Sonora-Arizona »

    Córdova Bojórquez Gustavo, Dutram Justin, Rodríguez Gutiérrez J., Guadalupe Lara, Enríquez Blanca Esthela. Precio: $320.00 Price: $24.89 Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de [...]

  • indios Indios, españoles y mestizos en zonas de frontera, siglos XVII-XX »

    Coordinadores: José Marcos Medina Bustos y Esther Padilla Calderón. Precio: $250.00 Price: $19.44 Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de Michoacán. Edición: 1. Año: [...]

  • turismos Turismo e imaginarios »

    Coordinadores: Méndez Sáinz Eloy y Velázquez García Mario Alberto Precio: $250.00 Price: $19.44 Editorial: El Colegio de Sonora, Tecnológico de Monterrey. Edición: 1. Año: 2013 [...]

FOTO DE LA SEMANA: Sin título

La imagen fue capturada por Jimmy Maldonado.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fuera-514

El espejo del agua de Tijuana

Nicolás Pineda*

Pues sí. Cada vez se ve más probable que el acueducto del Novillo se sostenga y no sea suspendido y se convierta en un acicate para el crecimiento y desarrollo de Hermosillo. Y más aún, habrá que agradecérselo al gobernador Guillermo Padrés quien, a pesar de todos sus desatinos, será recordado por esta obra. Pero sin querer ser aguafiestas, yo no dejo de pensar que el agua de Hermosillo está muy mal administrada, y a como se hacen aquí las cosas, es depositar el agua cara del acueducto en una tubería vieja y porosa, sobre todo para encargársela a un organismo que está diseñado para perder dinero y ser “caja chica”.

La comparación odiosa con Tijuana

Al comparar el manejo del agua en Hermosillo con el de Tijuana, los contrastes saltan a la vista. Allá la población está llegando a los dos millones y es más del doble que la de Hermosillo, sin embargo, la ciudad consume sólo 112 millones de metros cúbicos anuales, mientras que Hermosillo consume 97 millones. Dicho en otras palabras, allá la población consume en promedio 164 litros por habitante por día, mientras que en Hermosillo se consumen 330. Por donde le vean, Hermosillo consume el doble de agua que la ciudad de Tijuana. ¿A qué se debe esto? Yo digo que, para comenzar, están las pérdidas de agua en la tubería. Mientras que en Tijuana se pierde sólo el 19 por ciento del agua, en Hermosillo se sigue perdiendo el 40 por ciento. Además, en Tijuana el organismo cobró 1 997 millones de pesos por el agua que suministró, mientras que Hermosillo, habiendo servido casi la misma cantidad de agua, cobró sólo 558 millones de pesos, casi la cuarta parte que Tijuana.

En Tijuana, la mayor parte del dinero recaudado se va en pagar los costos del acueducto que les lleva agua desde el río Colorado. Yo pregunto: ¿Cómo va a pagar Hermosillo los costos del agua del Novillo? Además Tijuana trata el 90 por ciento de sus aguas residuales y tiene un programa de reúso en la industria denominado “Proyecto Morado”. O sea que el agua tratada sirve para fomentar la industria local. En cambio, Hermosillo trata sólo 10 por ciento del agua residual y el resto se desecha y es utilizada para la siembra de forraje para ganado.

Es cierto, Tijuana también tiene, desde 1982, un acueducto, pero está organizada para pagar su costo. Por ello, en este año 2014 van a inaugurar un segundo acueducto que les dará aún mayor potencial de crecimiento. Pero ellos cuidan el agua, y la pagan.

No todo es miel sobre hojuelas en Tijuana, allá también se cuecen habas. El pasado mes de noviembre el director saliente del organismo fue inhabilitado por seis años y tiene que pagar dos millones de pesos para resarcir el daño patrimonial debido a que asignó indebidamente unos contratos. Por cierto, allá el agua también es administrada por un gobierno estatal panista y fue un contralor panista el que sancionó al director del organismo dependiente del gobierno panista. ¿Serán éstos otro tipo de panistas? Por otra parte, en Tijuana hay mucha grilla para que el organismo de agua sea transferido al municipio priista. Yo pienso que no les conviene, es mejor que sea estatal y aquí en Sonora también. Así por lo menos las administraciones duran seis años y planean un poco más.

Transformando Hermosillo

La transformación de Hermosillo incluye sacar al organismo de agua de la esfera política y quitarle al presidente municipal la facultad de nombrar a su director. El organismo, que puede seguir siendo público, tiene que ser manejado como empresa y ser dirigido por profesionales, contratado por concurso y no por amistad. Miembros del Consejo consultivo de Agua de Hermosillo están de acuerdo con esto, pero los alcaldes se hacen de oídos sordos en esta materia y, por supuesto, no están dispuestos a soltar “la joya del municipio”.

Para muestra de los negocios que ahí se hacen está la licitación EO-826030996-N1-2013 de Agua de Hermosillo para comprar 60 mil medidores. ¿Por qué se hizo como licitación estatal en la que sólo podían concursar empresas locales cuando todos sabemos que aquí no se fabrican medidores? Lo normal habría sido que esta licitación fuera nacional. Además, un requisito fue que la empresa tuviera dos años de experiencia (lo que es realmente poco). Pues bien, la ganadora tiene dos años de experiencia de trabajar con este gobierno municipal en la venta ya sea de uniformes, material eléctrico, o lo que se ofrezca. Quedó como traje a la medida. Pero el quid del asunto es que los medidores se están comprando en 1 280 pesos cada uno, cuando comprados directamente a las fábricas se consiguen en 264 pesos. Incluso los medidores perdidos que compró Javier Gándara hace dos años andaban en ese precio. Explicaciones hay muchas, pero no son convincentes. ¿Por qué comprar caro cuando se puede comprar por la quinta parte? Por cierto, aquí no hay nada ilegal, todo está bien planchado y hecho para que no pueda ser tumbado por cualquier contralora. Así me queda claro por qué Agua de Hermosillo tiene tanta deuda y todavía se le autorizó endeudarse más para pagar los medidores. ¿Así cómo, pues?

*nicolas.pineda.p@gmail.com