Usted recibe este e-mail porque está registrado en la lista de correos del Boletín Portales
de El Colegio de Sonora

¿No le interesa recibir este boletín? Salga de esta lista dando click aquí.

Portales
Boletín de El Colson Jueves 01 de julio de 2010, año 9, número 355  
 

Destacado

Incrementa el número de titulados del Programa de Maestría en Ciencias Sociales

Foto

Con el objetivo de identificar en  los procesos de trabajo  de las empresas  de los sectores manufacturero y de  servicio, y analizar  qué tan flexibles o rígidos son en cuanto a organización, Óscar Alejandro Sánchez Parra, realizó la investigación  “Flexibilidad del trabajo: un estudio comparativo de la manufactura y los servicios en Nogales y Ciudad Obregón, 2007-2008”, que presentó como trabajo de tesis el pasado 16 de junio en El Colegio de Sonora (COLSON).

Según su diagnóstico, el ahora maestro en Ciencias Sociales, afirmó que sería deseable que en el discurso y toma de decisiones tanto de empresarios como de gobiernos en el ámbito nacional y local en México, no se pusiera énfasis solamente en la innovación tecnológica, en la competitividad y en la productividad, sino que sería importante tomar en cuenta otros aspectos como la capacitación en el trabajo, el que la mano de obra tenga posibilidad de elevar su nivel de educación formal, así como la búsqueda de mayor estabilidad en los puestos de trabajo y mayor identificación por parte del trabajador con la empresa.

El egresado de la Línea de Investigación Desarrollo Económico y Exclusión Social, defendió su investigación ante el jurado integrado por la maestra Lorenia Velázquez Contreras (Directora de Tesis), la doctora Blanca Esthela Lara Enríquez y el maestro Alejandro Madonia Guzmán.

Por su parte, Jorge Mario Álvarez defendió su tesis titulada “Sursum. La voz de una juventud católica. Análisis de los contenidos publicados en un periódico laico en Hermosillo, 1942-1946” para obtener el grado de Maestro en Ciencias Sociales el pasado 23 de junio.

Con el objetivo de analizar la actividad política de los católicos sonorenses, y teniendo como referencia a los católicos de las grandes ciudades como el Distrito Federal y la ciudad de Guadalajara, el egresado de la Línea de Investigación Estudios Históricos de Región y Frontera (EHRF), puntualizó que las notas periodísticas del periódico Sursum, eran en su mayoría reproducciones de las publicadas en periódicos de la Ciudad de México, y las que aparecían firmadas por miembros de la Asociación Católica de la Juventud Sonorense, seguían  la misma línea, sin  analizar la situación regional.

Explicó que en esa época el protestantismo y el comunismo representaban las preocupaciones de la jerarquía eclesial del centro del país. El protestantismo era escaso en nuestra región, pues representaba solamente el .79 del total la población.

Jorge Mario Álvarez presentó su examen de grado ante el jurado integrado por el doctor Ignacio Almada Bay (Director de Tesis), y las doctoras María del Valle Borrero Silva y Dora Elvia Enríquez Licón.

“El conflicto apache en Sonora bajo el gobierno del general Ignacio Pesqueira, 1867-1872”, es el título de la tesis presentada por Norma Guadalupe de León Figueroa el 25 de junio.

La egresada de la Línea de Investigación EHRF, subrayó que la intención de su investigación es dar cuenta de la forma en que el gobierno sonorense enfrentó en un periodo determinado (1867-1872), una prolongada guerra contra los apaches, así como explorar algunas de la características propias de los grupos involucrados en el conflicto, con el fin de comprender mejor cuáles fueron los motivos o significados detrás de sus acciones.

En su investigación, la historiadora afirmó que los ganadores indiscutibles  fueron los apaches, debido a que como resultado de las incursiones del grupo indígena, hubo centenares de muertos del lado sonorense además de cuantiosas pérdidas materiales que ha sido imposibles cuantificar con exactitud.  Pese a sus esfuerzos, el gobierno sonorense fue simplemente rebasado por el conflicto.

De León Figueroa expuso su trabajo ante el cuerpo de sinodales, conformado por el doctor Ignacio Almada Bay (Director de Tesis) y las doctoras Zulema Trejo Contreras y Raquel Padilla Ramos.

Ir arriba

Separador

 Investigadora de EL COLSON candidata a doctora en Ciencias Sociales

La maestra Gabriela García Figueroa de El Colegio de Sonora, fue postulada como candidata a doctora en Ciencias Sociales, especialidad Antropología Social, después de aprobar el examen predoctoral en el Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social – Occidente (CIESAS-Occidente).

“Conservadurismo y sexualidad en Sonora” es el tema de la investigación de tesis de García Figueroa  que próximamente presentará para obtener el grado de doctora. El trabajo se refiere al posicionamiento del conservadurismo en las políticas públicas en el estado, en materia de educación sexual y salud reproductiva.

La profesora-investigadora del Programa de Estudios Políticos y  Gestión Pública, presentó avances de su trabajo ante el jurado integrado por la doctora Renée de la Torre Castellanos (Directora de Tesis), y los doctores Jorge Alonso, y Fernando M. González.

La doctorante es Maestra en Sociología del Trabajo por la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa. Los ejes temáticos que estudia son Políticas públicas en democracias emergentes; religión, asuntos públicos y Estado laico en México

Ir arriba

Separador

Derechos de autor en soporte audiovisual

“Podemos videograbar la imagen propia de cualquier persona siempre que se haga sin fines lucrativos y sin el afán de buscar dañar el honor de la persona, de lo contrario la afectación se tendrá que resarcir por la vía de la indemnización que se origine por daño moral”, afirmó el maestro Ricardo Villegas Tovar en la videoconferencia “Incidencias del derecho de autor en la conformación de una videoteca digital”, a la que se enlazó El Colegio de Sonora como parte de la Red de Colegios y Centro de Investigación  (RECCI), el pasado 18 de junio.

El director de la Biblioteca de Ciencias de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, dijo que antes de videograbar a una persona, se debe redactar una carta donde se solicite el permiso de llevar a cabo dicha actividad, de editar los contenidos de ese material, almacenarlos y reproducirlos por todos los medios conocidos o por conocer.

Refiriéndose al resguardo audiovisual ya grabado o almacenado, Villegas Tovar, explicó que “se deberá exponer que la interfase se desarrolló para fines informativos y académicos, no lucrativos, que no se pretende afectar los intereses morales y económicos de las personas que salen a cuadro y que a simple petición de cualquiera de ellas, se eliminará de inmediato el video en cuestión”.

También mencionó que se puede fijar en un soporte imágenes en movimiento y voz de una persona, aún sin su consentimiento, siempre que no afecte la dignidad de esa persona y no se persigan fines comerciales.

Esta videoconferencia forma parte de un proyecto de videotecas digitales de  la RECCI.

Ir arriba

Separador

Curso de capacitación "Actualización en catalogación"

Con el objetivo de ofrecer herramientas que permitan una mejora en la descripción de las obras y mayor calidad de los registros; así como analizar e identificar la problemática del catálogo en el marco de los criterios de calidad que norman los registros bibliográficos en general, se impartió el curso “Actualización en catalogación” en El Colegio de Sonora (COLSON), del 14 al 18 de junio.

Dirigida al personal del Departamento de Documentación y Biblioteca de El Colegio, e inserta en el marco del Convenio de Colaboración entre la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y EL COLSON, la capacitación fue ofrecida por el licenciado Jorge Alberto Mejía Ruiz, jefe del Departamento de Procesos Técnicos en la Subdirección Técnica de la Dirección General de Bibliotecas de la UNAM.

La asesoría de Mejía Ruiz al proyecto institucional para la mejora de los procedimientos y servicios de la Biblioteca, ayudó a acelerar la gestión y realizar las soluciones informáticas necesarias para la transferencia de registros entre los catálogos de la UNAM y de El Colegio, con lo que habrá un considerable ahorro de tiempo para el cambio de la clasificación y la normalización del catálogo de la Biblioteca Gerardo Cornejo Murrieta.

La experiencia del licenciado Mejía y la decidida participación de los asistentes al curso, dio como resultado el logro de los objetivos planteados y rebasó las expectativas con aprendizajes adicionales que serán de gran utilidad para el trabajo cotidiano de la Biblioteca en beneficio de los usuarios.

Ir arriba

Separador

FUERA DE RUTa

Un transporte con visión Glocal, sin Renticismos

FotoOmar García Román*
Desde hace algunos años y a través de distintos foros y medios de comunicación, he planteado la improcedencia al incremento de la tarifa y/o subsidio del servicio público de transporte urbano en nuestra entidad.

Los elementos que permiten tales argumentos son contundentes y se desprenden de los estudios económicos realizados en el 2005 y 2008 respectivamente, los cuales fueron entregados al Congreso del Estado por los concesionarios de transporte de la ciudad de Hermosillo, ya que los concesionarios de Navojoa y Obregón simplemente se adhieren a la petición de los transportistas locales.

Tales estudios económicos están hechos a “modo” para beneficiar a los integrantes de dicho gremio. Los sesgos y las inconsistencias en estos documentos dejan al descubierto el entramado de relaciones de complicidad y poder entre las anteriores autoridades del transporte y quienes prestan tan importante servicio público.

Si bien es cierto que el precio de la gasolina y diesel se han incrementado, y que en consecuencia se origina una escalada de precios en otros insumos que se requieren para el funcionamiento y desarrollo del transporte público, también es cierto que las empresas constituidas, con pretexto de mejorar el sistema de transporte, operan actualmente de manera ineficiente, lo que produce un pésimo servicio que lesiona al cliente principal: el usuario.

El tan llevado y traído “estudio técnico” no es otra cosa más que un mero formulismo legal, del cual se han valido los concesionarios para incrementar las utilidades de su negocio, y digo formulismo, porque hasta hace poco tiempo, antes de la entrada del programa denominado Suba, la Dirección General de Transporte era la entidad encargada de recabar y proporcionar la información base para el incremento de las tarifas, los concesionarios en su lógica de grupo, solicitaba el aumento.

El incremento porcentual de indicadores económicos tales como el diesel, salario mínimo, inflación, UDIS, etcétera, seguían siendo los elementos torales para solicitar un incremento a la tarifa. Pero desde entonces y hasta la fecha, en la Ley de Transporte no se considera un elemento esencial y determinante para fijar el monto de la tarifa que debiera pagar el usuario del servicio público de transporte urbano, y éste viene a ser el de la variable ingresos.

Dicho ordenamiento legal, “protege” los intereses de grupos que controlan el transporte, al enunciar que “para determinar las tarifas del servicio público de transporte urbano, la Secretaría de Infraestructura Urbana y Ecología, realizará los estudios técnicos necesarios, debiendo considerar: el tipo de servicio, el salario mínimo general vigente en la región, el precio unitario del energético que se utilice y los costos directos e indirectos que incidan en la prestación del servicio”.

Podemos apreciar, que se consideran los “ingresos” de los usuarios a través del salario mínimo y los “costos”  de los concesionarios, pero ¿dónde quedan los ingresos de los concesionarios? y ¿los egresos de los usuarios?

Indudablemente que antes de realizar cualquier estudio técnico que “permita” un posible incremento a la tarifa, se debe modificar al menos, el artículo 89 de la Ley de Transporte para el Estado de Sonora y considerar en la misma, la variable ingresos reales y colaterales que se deriven de la prestación del servicio público de transporte.

Al tomar en cuenta dicha variable, estaremos desarrollando un buen ejercicio de transparencia para la determinación técnica de la tarifa, de lo contrario, como ciudadanos seguiremos observando el juego más largo de “tin, marín” entre los diputados, concesionarios y demás autoridades estatales del transporte.

Bien valdría la pena que una entidad ajena a los intereses de los grupos en disputa, fuese quien realizara a cabalidad el estudio técnico para que éste dejase de ser un formulismo legal, y se convirtiera en la praxis en toda una realidad legal. Si al contar con todos los elementos se sustenta un posible incremento, que éste se dé en la mejor de las condiciones para que no repercuta en la economía de los usuarios, pero, si en caso contrario no existen los elementos para dicho incremento, se retribuya al usuario con una tarifa socialmente justa y con un servicio de calidad.

Finalmente, debemos sentar las bases para contar con un transporte con enfoque Glocal, libre de Renticismos que genere desarrollo económico local y competitividad. El análisis de las tarifas puede ser un gran inicio.

*Maestro en Ciencias Sociales, Especialidad Políticas Públicas, por El Colegio de Sonora. Correo electrónico: gromano69@yahoo.com

Ir arriba

Separador

OBSERVATORIOS URBANOS

Recorriendo la historia. Por los caminos del río San Miguel

Esther Padilla Calderón*
Una cadena de cerros bordea el camino que conduce a Los Ángeles y a San Miguel de Horcasitas, y en tiempo de aguas, los pobladores aseguran que “todos estos reverdecen”.

De Hermosillo a Pesqueira el camino es pavimento; después, terracería. La orilla en muchos tramos es arbolada, se aprecian numerosos vestigios materiales de épocas remotas: desgastadas acequias, muros gruesos derruidos, antiguas y elevadas construcciones, grandes árboles marchitos.

Ciertas prácticas socioproductivas que se observan en este territorio nos permiten “viajar al pasado”: ganados cercados, viejos bebederos de madera de mezquite, carretas tiradas por caballos. No faltan los antiguos asientos ya tambaleantes que aún soportan a quienes están dispuestos a compartir una conversación. Todo esto podemos observar después de pasar junto a viñedos e invernaderos altamente tecnificados. El desarrollo del capital genera grandes contrastes, sociedades heterogéneas y polarizadas.

También uno puede toparse con arrugadas miradas intensas que atraen preguntas. Esas y otras expresiones de sociabilidad, como los saludos y sonrisas, invitan a la conversación y hacen recordar tantas otras expresiones que -el que observa- casi siempre advierte en los que solemos llamar “hombres del campo”.

Y después, mientras tostaba café, Catalina Pino me diría: “Yo vi hacer ese camino por donde ustedes vinieron. Yo lo vi hacer y no cualquiera lo vio. Yo sí lo vi. Allá estaba, arriba, en el cerro donde está la cruz, ahí estaba y veía los pedazos que volaban con la pólvora. Ahí arriba mirando. Pues tendría yo unos siete años, por ahí”. La tensión desaparece, la que se vive con los extraños del mundo urbano, que a menudo deciden seguir siendo extraños.

Entonces uno puede tener la certeza de que al menos conoce un poco ese ¿pequeño mundo rural? Sí, aunque nunca antes haya estado ahí. La sonrisa de las personas de los ámbitos rurales mexicanos está presente en los pueblos del San Miguel ¡por qué no habría de estarlo!, su amabilidad y también sus carencias materiales.

Los libros, la historiografía, los documentos, cuentan hechos, y si podemos verlo también procesos. Pero las voces de los hombres que han vivido sus realidades nos cuentan otras cosas igualmente importantes, porque son fragmentos o recuerdos de vida social, que expresan hechos y procesos de un grupo en un periodo de tiempo determinado, muy a menudo no registrados en papel. Y la memoria –aunque sea selectiva- existe, qué suerte.

A través de un testimonio oral se pueden conocer las percepciones de quienes han vivido determinados procesos y también se puede obtener valiosa información sobre sus propias acciones. Es una forma de recuperar el pasado desde el presente; de conocer la percepción de los saldos, conocer la mirada en retrospectiva de quienes al sumarse a los procesos con sus recursos sociales a mano, actúan en determinadas direcciones y van construyendo junto a otros que posiblemente los ignoraron antes y también ahora, el que es su presente.

En los albores del siglo XXI dos viejas y derruidas construcciones levantadas al menos un siglo atrás, están de pie pocos minutos antes de llegar al pueblo de Los Ángeles. Una de éstas albergó un molino harinero, El Fénix; la otra alojó a los dueños del molino y después a sus administradores.

Pasando El Fénix con rumbo a San Miguel y sólo después de recorrer algunos tramos sinuosos, aparece sobre el camino una pequeña localidad cuyo nombre se descubre en un letrero blanco con letras negras ya poco visibles, que ayudan a descifrar que uno se encuentra en “LOS ANGELES”, “FABRICA”. En este lugar se reprodujo durante más de cien años una fábrica, la de hilados y tejidos de Los Ángeles.

Como se sabe, después de la harinera, la textil era la industria más importante en Sonora debido al número de empleos que generaba. La historia de este sitio es especialmente rica, los procesos sociales que la han atravesado son trascendentes en la configuración de Sonora, y sin embargo, su rica historia contrasta con la precariedad con la que la vida social se desenvuelve ahí en nuestros días.

Profesora-investigadora del Centro de Estudios Históricos de Región y Frontera de El Colegio de Sonora. Correo electrónico: epadilla@colson.edu.mx

Ir arriba

Separador

DOCUMENTOS

Reseña del libro Historia de México*

María del Carmen Tonella Trelles**
Historia de México se editó como parte de los festejos y conmemoraciones del 2010 y estuvo a cargo de la Academia Mexicana de la Historia, Presidencia de la República, Secretaría de Educación Pública y el Fondo de Cultura Económica. Consta de 288 páginas distribuidas en 13 capítulos y un útil índice de nombres. La portada nos muestra una fotografía del magnífico óleo sobre tela Valle de México desde el cerro de Santa Isabel (1875) del notable pintor mexicano José María Velasco. El tiraje es inusual en nuestro país, fuera de los libros de texto: 250,000 ejemplares a un módico precio de $39.00, con tipografía cómoda y un tamaño medio que permite llevarlo consigo a todas partes. Por todo ello se perdonan pequeñas fallas en la calidad del papel.

En cuanto a los aspectos de contenido, cada capítulo fue redactado por un grupo de trece historiadores, miembros de la Academia Mexicana de la Historia, que de forma sintética, pero sin perder el rigor académico abordan las diferentes etapas de la vida nacional. Se trata de una obra de divulgación, dirigida al público en general. En el primero de ellos titulado “En el espacio mexicano”, Manuel Ceballos Ramírez, investigador de El Colegio de la Frontera Norte, inicia diciendo que tres elementos son fundamentales para la comprensión de los hechos históricos: las acciones humanas, los periodos en que se desarrollan y los espacios en que se sitúan.

Este autor afirma que toda reflexión sobre geografía e historia debe abarcar aspectos como las regiones, las divisiones políticas, la orografía, la hidrografía, los movimientos migratorios, la pérdida de territorio, entre otros aspectos. Ceballos remite a los estudios clásicos en México sobre estos aspectos y menciona a Alexander Von Humboldt, Antonio García Cubas, Ángel Bassols Batalla y cita como sus fuentes a Claude Bataillon y Bernardo García Martínez, entre otros.

Documento completo»

* Texto de presentación del libro Historia de México (Fondo de Cultura Económica, 2010), realizada el 10 de junio en la Universidad de Sonora.

**Estudiante del Programa de Doctorado en Ciencias Sociales, Línea de Investigación Estudios Históricos de Región y Frontera. Correo electrónico: mctonella@yahoo.com.mx

Ir arriba

Separador