» Convocatorias

  • LA-IND~1 Coloquio: La industria automotriz en México »

    La industria automotriz en México: Una agenda para los actores de cara al siglo XXI

  • CARTEL FINAL-01 (8) IV Encuentro Internacional Migración y Niñez Migrante »

    Bases de la convocatoria>Migración y retorno, retos para la familia transnacional 30 y 31 de Mayo, Hermosillo, Sonora

» Novedades Editoriales

  • Print región y sociedad »

    Publicación cuatrimestral, Año XXIV, núm. 55, septiembre-diciembre de 2012, El Colegio de Sonora, Hermosillo, Sonora $ 80.00

FOTO DE LA SEMANA: Pase Usted, función diaria

Por Cristina Martínez

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

8169848-oxidado-de-tapa-de-alcantarillado-de-alcantarilla-en-asfalto-agrietado-calle

Planeación municipal

Por Víctor S. Peña*

Por estas fechas, y hasta mediados del mes, el tema de los Planes Municipales de Desarrollo estará de manera importante en la agenda pública.

El asunto no es menor. Los municipios son la instancia de gobierno más próxima a la comunidad y es donde se resuelven (o debieran resolverse) temas básicos como, por ejemplo, el uso del agua y el alcantarillado, la recolección de basura, el alumbrado público, el buen estado de calles, parques y jardines.

Para decirlo rápido: lo que sucede en las administraciones municipales (o, lamentablemente, lo que deje de suceder) incide directamente en la vida de cada uno de nosotros.

¿Una noticia que pudiera parecer mala? Pues que siendo el gobierno más próximo que tenemos, el municipio mexicano es, al mismo tiempo, de las instancias más “débiles en su capacidad de acción, frágiles institucionalmente y pobres en sus recursos y facultades” (así los describió, en el 2007, el experto en temas municipales, Enrique Cabrero. Y la situación, en lo general, no parece haber cambiado demasiado).

Así el panorama, no es poco común encontrarse con una mala planeación. Esto sucede en todo el país, y es probable que suceda en alguno de los municipios sonorenses. O encontrarse con una planeación regular, pero con la incapacidad para gestionarla adecuadamente, donde los objetivos se pervierten, las metas no se alcanzan y las prioridades se olvidan.

¿Desanimarse por ello? Para nada. Estos son buenos días para interesarnos más en la planeación municipal. Entender que no debemos estar fuera del asunto, saber qué se está haciendo y cómo todo eso va tomando forma en la mente de la autoridad. Involucrarnos, es la clave. Cada uno, desde su trinchera.

¿Qué debieran ser estos Planes de Desarrollo? Son los instrumentos, los documentos, por los que las administraciones municipales establecen claramente los objetivos, estrategias y prioridades del desarrollo municipal (Artículo 25, Ley de Planeación). ¿En qué trabajarán los alcaldes y con qué? Las respuestas a estas dos preguntas deberán estar contenidas ahí, pues la ley señala que cada uno de ellos “contendrá previsiones sobre los recursos que serán asignados a tales fines; determinará los instrumentos y responsables de su ejecución; sus previsiones se referirán al conjunto de las actividades económicas y sociales”.

Por llamarle de alguna manera, la llave del futuro del municipio está en el Plan de Desarrollo. La pulcritud con la que se haya trabajado en estos meses es el preámbulo de lo que nos espera en nuestros municipios.

Ahora que tampoco deben ser una camisa de fuerza: en el camino, como dicen, se acomodan las calabazas.

Ahí está, por ejemplo, en la Ley de Participación Ciudadana, se menciona la “Consulta Vecinal” (Artículos 69 y siguientes) como un instrumento por el cual se puede emitir una opinión respecto de propuestas de solución a problemas colectivos. Lo que resulte de esos ejercicios, no obliga a la autoridad municipal, pero seguramente serán buenos insumos. Y puede ser el camino para hacer los ajustes necesarios.

Hay que estar al pendiente, pues, de los Planes Municipales.

¿Cuándo sabremos el cauce que tomó la planeación en nuestro municipio? Dado que las administraciones comienzan sus trabajos el 16 de septiembre del año de su elección (Artículo 133 de la Constitución), para el 16 de enero deberán estar elaborados, aprobados y publicados (Artículo 25, Ley de Planeación).

Ya al interior de las administraciones municipales estarán haciendo su trabajo. Los ciudadanos, desde acá, debemos hacer el nuestro: participar, involucrarnos.

*Profesor-investigador del Programa de Estudios Políticos y de Gestión Pública de El Colegio de Sonora. Correo electrónico: vpena@colson.edu.mx