» Convocatorias

  • cartel-congreso-politicsas 1er. Congreso de investigación Instituciones, gobierno y sociedad civil »

    En el marco de su 31 aniversario, El Colegio de Sonora invita al 1er. Congreso de investigación Instituciones, gobierno y sociedad civil, a realizarse el [...]

  • col-urb 2do Coloquio Internacional de Estudios Urbanos: Nuevos horizontes en los estudios de la ciudad »

    Bases de la convocatoria

  • cartel-cipial Primer Congreso Internacional Los Pueblos Indígenas de América Latina siglos XIX y XXI »

    Avances, perspectivas y retos. Informes www.congresopueblosindigenas.org

  • CARTEL FINAL-01 (8) IV Encuentro Internacional Migración y Niñez Migrante »

    Bases de la convocatoria>Migración y retorno, retos para la familia transnacional 30 y 31 de Mayo, Hermosillo, Sonora

» Novedades Editoriales

  • port-mujeres-periodismo Mujer, periodismo y opinión pública en Sonora. El caso de los periódicos El Pueblos y El Tiempo de Hermosillo (1934-1938) »

    Autora: Elizabeth Cejudo Ramos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $200.00

  • port-esther Agua, poder y escasez. La construcción social de un territorio en un ejido sonorense, 1938-1955 »

    Autora Esther Padilla Calderón El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $ 300.00

  • port-lucia Lucía del Báltico »

    Autor Gerardo Cornejo Murrieta El Colegio de Sonora, Plaza y Valdéz, 2012 $150.00    

  • Print región y sociedad »

    Publicación cuatrimestral, Año XXIV, núm. 55, septiembre-diciembre de 2012, El Colegio de Sonora, Hermosillo, Sonora $ 80.00

FOTO DE LA SEMANA: Entrada de la Universidad de Sevilla

La imagen fue capturada por Macrina Restor Rodríguez en 2007.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

la-aduana

Ciudades rurales

Cristina Martínez Rascón*

Las recientes visitas a Álamos en el marco de la investigación de los pueblos mágicos y la búsqueda de datos mediante los recorridos por la ciudad -casi diez mil habitantes con más de una veintena de barrios y colonias sin ningún sistema de transporte colectivo-, me han planteado el dilema de definirla como localidad urbana o rural. Con los criterios institucionales de Inegi no tendría problema en clasificarla como urbana, pues se admite que las localidades mayores a cinco mil habitantes son tales, sin embargo, la infraestructura y los servicios  de la ciudad además de la sencillez de la vida cotidiana, la perfilan como una ciudad rural. Hay más.

La ciudad de Álamos, cabecera del municipio del mismo nombre, es el centro regional de las oficinas de los programas gubernamentales dirigidos a la pequeña agricultura y ganadería desarrollada en algunas de las 321 localidades; asimismo, sede de bancos, gasolineras, tiendas de abastos, escuelas y hospitales que dan servicio a dichas comunidades. No olvidemos que la minería ha estado presente en la vida económica de la región y que recientemente se reactivaron dos minas que vitalizaron a cuando menos una decena de estas comunidades rurales. Algunos de sus habitantes aseguran que el circulante ha aumentado y que el número de abarrotes se ha incrementado al punto de hacerse cada vez menos frecuente la visita a la ciudad para este efecto.

Sin embargo, como en otras ocasiones he comentado, seguramente son estos y los campesinos del resto de las comunidades, los personajes que regularmente bajan de la zona serrana todos los sábados a surtir parte de la despensa y buscar un poco de diversión en la zona de la Alameda junto al mercado. Por su parte, también el fin de semana, los habitantes de los barrios esperan el tianguis de los domingos que se instala en el puente del arroyo la Aduana, donde compran frutas, verduras y otros comestibles ofrecidos por comerciantes de Navojoa principalmente. Seguramente allí coinciden y se saludan vecinos de los barrios del Perico, La Colorada, El Barranco y Tacubaya, entre otros; me los imagino enfiestados y aprovechando la ocasión por las pocas opciones populares de entretenimiento en la ciudad.

Los datos cuantitativos son contundentes. La población económicamente activa del municipio de Álamos se presenta de la siguiente manera: 40 por ciento se dedica a la actividad primaria; 32 por ciento a la actividad terciaria; 25 por ciento a la actividad industrial, y 3 por ciento no especificado. Al respecto, no tengo la menor duda de que la actividad terciaria en la cabecera municipal está constituida principalmente por el turismo, que se ha intensificado a partir de los años ochenta  y ha sido eje central de su desarrollo. Rápidamente quiero recordar que en esos años se constituyó el Museo Costumbrista con la participación importante del Instituto Sonorense de Cultura del gobierno del Estado de Sonora. También son importantes como los incipientes festivales conmemorativos que a la postre se convirtieron en el actual Festival Alfonso Ortiz Tirado. Un poco más tarde, en el año 2000, el gobierno federal la declara Zona de Monumentos Históricos, y finalmente, en el año 2005, la Secretaría de Turismo le otorga la categoría de Pueblo Mágico. La formación de la ciudad turística a la vista, se promueve como la alternativa de desarrollo de un municipio disminuido ahora en los renglones más importantes del bienestar social.

En cierta forma quizá la paradoja rural-urbana esté vinculada a los requerimientos de imagen de los pueblos mágicos que deben estructurar una oferta turística basada en los atributos históricos y culturales, y que en el caso de Álamos, se resume en la colonial y nostálgica “Ciudad de los Portales”

 *Profesora-investigadora del Centro de Estudios de América del Norte

de El Colegio de Sonora. Correo electrónico: cmartin@colson.edu.mx