» Convocatorias

  • cartel-congreso-politicsas 1er. Congreso de investigación Instituciones, gobierno y sociedad civil »

    En el marco de su 31 aniversario, El Colegio de Sonora invita al 1er. Congreso de investigación Instituciones, gobierno y sociedad civil, a realizarse el [...]

  • col-urb 2do Coloquio Internacional de Estudios Urbanos: Nuevos horizontes en los estudios de la ciudad »

    Bases de la convocatoria

  • cartel-cipial Primer Congreso Internacional Los Pueblos Indígenas de América Latina siglos XIX y XXI »

    Avances, perspectivas y retos. Informes www.congresopueblosindigenas.org

  • CARTEL FINAL-01 (8) IV Encuentro Internacional Migración y Niñez Migrante »

    Bases de la convocatoria>Migración y retorno, retos para la familia transnacional 30 y 31 de Mayo, Hermosillo, Sonora

» Novedades Editoriales

  • port-mujeres-periodismo Mujer, periodismo y opinión pública en Sonora. El caso de los periódicos El Pueblos y El Tiempo de Hermosillo (1934-1938) »

    Autora: Elizabeth Cejudo Ramos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $200.00

  • port-esther Agua, poder y escasez. La construcción social de un territorio en un ejido sonorense, 1938-1955 »

    Autora Esther Padilla Calderón El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $ 300.00

  • port-lucia Lucía del Báltico »

    Autor Gerardo Cornejo Murrieta El Colegio de Sonora, Plaza y Valdéz, 2012 $150.00    

  • Print región y sociedad »

    Publicación cuatrimestral, Año XXIV, núm. 55, septiembre-diciembre de 2012, El Colegio de Sonora, Hermosillo, Sonora $ 80.00

FOTO DE LA SEMANA: FOTO DE LA SEMANA: Semana Santa en Maycoba

La imagen fue capturada por Armando Haro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

reina-beatriz

El tiempo que se va

Zulema Trejo Contreras*

En días pasados la sociedad fue sorprendida con la noticia de la renuncia del papa Benedicto XVI, un hecho que en los primeros momentos después del anuncio se creyó inédito puesto que la última vez que un papa renunció fue en 1415; fecha tan lejana que para la mayoría de nosotros es equivalente a “nunca”. Sin embargo, desde mi punto de vista lo más importante no es saber si ha habido otras renuncias al pontificado, ni siquiera los motivos que otros pontífices, o este, han tenido para renunciar a un cargo que es vitalicio. Para mí lo que debiera resaltarse es la forma vertiginosa como van registrándose los cambios a nivel mundial.

Al parecer, lo que antes sucedía en los ciclos largos, está sucediendo en el mediano o corto plazo. No hace mucho, a nivel internacional se vivió, y se vive aún, la crisis económica de Estados Unidos, la bancarrota de Grecia, la crisis cada vez más grave que se padece en España; ahora la renuncia de Benedicto XVI, muy cercana a otra que ya se veía en el horizonte y que no por ello deja de sorprender, la abdicación de la reina Beatriz de Holanda, una de las monarcas europeas que aún tiene ciertas atribuciones políticas, es decir, aún participa del gobierno de su país, caso que no es, por ejemplo, el del rey de Suecia, cuyo cargo es poco más que honorario.

Ciertamente los dos casos señalados en el párrafo anterior no implican ni el fin del papado ni de la monarquía en Holanda. La bancarrota de los países tampoco es una novedad, ha existido antes de la historia de la humanidad, lo interesante e importante, recalco, es que todos estos acontecimientos estén sucediéndose en un periodo relativamente corto, por ello no resulta tan extraño que a la luz de estos acontecimientos sociales y otros sucesos naturales como temblores, tsunamis, huracanes de magnitudes poco vistas anteriormente, haya surgido un amplio número de libros, de programas de televisión y de  películas cuyo tema central es la posibilidad de que el mundo esté llegando a su final.

A mí en lo personal me inquietan estos planteamientos apocalípticos, no por miedo a lo que pueda suceder, sino por el hecho de que este brote de profecías fatalistas acapara la atención de una parte de la sociedad, no sé decir si mayoritaria o minoritaria, lo que sí sé es que si ese sector de la sociedad se dedica a desentrañar señales o símbolos de la llegada del apocalipsis, y sobre todo, se esfuerzan por convencernos de la factibilidad de este fin de los tiempos, la sociedad pierde una pieza, y un todo sin una parte deja de ser un todo.

En estos tiempos de crisis, de sucesos que parecen ser inéditos porque muchos de nosotros nos olvidamos de que la humanidad tiene una historia, el todo social no puede permitirse el lujo de perder una de sus piezas, no debe entrar en un proceso de entropía, sino de cohesión, puesto que el elemento crucial para salir de los momentos críticos es la unidad y el trabajo conjunto para alcanzar metas, no la polarización ni las descalificaciones. Puse como ejemplo las cuestiones apocalípticas porque el año pasado tuvimos una buena dosis de ellas, que se quiera o no, sirvieron quizá de manera involuntaria como cortinas de humo para distraer(nos) de los acontecimientos verdaderamente trascendentales que estaban sucediendo en aquellos momentos.

*Profesora-investigadora del Centro de Estudios Históricos de Región y Frontera
de El Colegio de Sonora. Correo electrónico: ztrejo@colson.edu.mx