» Convocatorias

  • cartel-congreso-politicsas 1er. Congreso de investigación Instituciones, gobierno y sociedad civil »

    En el marco de su 31 aniversario, El Colegio de Sonora invita al 1er. Congreso de investigación Instituciones, gobierno y sociedad civil, a realizarse el [...]

  • col-urb 2do Coloquio Internacional de Estudios Urbanos: Nuevos horizontes en los estudios de la ciudad »

    Bases de la convocatoria

  • cartel-cipial Primer Congreso Internacional Los Pueblos Indígenas de América Latina siglos XIX y XXI »

    Avances, perspectivas y retos. Informes www.congresopueblosindigenas.org

  • CARTEL FINAL-01 (8) IV Encuentro Internacional Migración y Niñez Migrante »

    Bases de la convocatoria>Migración y retorno, retos para la familia transnacional 30 y 31 de Mayo, Hermosillo, Sonora

» Novedades Editoriales

  • region-56 región y sociedad »

    Publicación cuatrimestral. Año XXV, número 56, enero-abril de 2013. $80.00

  • port-mujeres-periodismo Mujer, periodismo y opinión pública en Sonora. El caso de los periódicos El Pueblos y El Tiempo de Hermosillo (1934-1938) »

    Autora: Elizabeth Cejudo Ramos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $200.00

  • port-esther Agua, poder y escasez. La construcción social de un territorio en un ejido sonorense, 1938-1955 »

    Autora Esther Padilla Calderón El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $ 300.00

  • port-lucia Lucía del Báltico »

    Autor Gerardo Cornejo Murrieta El Colegio de Sonora, Plaza y Valdéz, 2012 $150.00    

FOTO DE LA SEMANA: “Stonewall”

Autora: Inés Martínez de Castro.  La imagen corresponde al monumento a la liberación gay de George Segal, Chistopher Park, Greenwich Village, Nueva York. Fue tomada en julio
de 2010.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

731

Una visita al médico

María Jesús Zupo Jiménez*

Fui al médico especialista en la institución de seguridad social que me corresponde, y me dijo que padezco una enfermedad crónica. Le pregunté por el tratamiento que debo seguir y me contestó que el servicio no lo cubre. Entonces, ¿qué puedo hacer? Su respuesta es que puedo atenderme en su consultorio particular y me ofrece el tratamiento a un precio razonable. Me dio un número de teléfono.

Le pregunto las causas de mi padecimiento y su respuesta me deja desencantada, “es una enfermedad que padecen casi todas las mujeres”. No es el mensaje literal de lo que dice lo que provoca mi desánimo, sino que no haya respondido a mi cuestionamiento. Le insisto pacientemente, ¿pero por qué me ha pasado esto, qué lo ha provocado? De nuevo, ya impaciente, me dice que la mayoría de las mujeres desarrollan este padecimiento, incluso algunas desde la adolescencia. No insistí más.

Dos ideas me quedan claras: 1) Que la institución no me proporcionará el tratamiento que necesito; 2) Que el médico en cuestión no me informará de mi situación a menos que me atienda en su consultorio particular.

Respecto a la primera me pregunto, ante todo, si lo que me dice el médico será verdad o es una estrategia financiera personal. Si no es así, me pregunto: ¿cómo será la forma en que se priorizan los cuadros de enfermedades que se cubren con tratamiento? Me será quizá complejo disipar mi duda, pero es cuestión de voluntad.

La segunda idea me preocupa aún mucho más porque pisotea uno de los derechos básicos de las y los pacientes: recibir información suficiente, clara, oportuna y veraz de parte del personal médico. Se entiende que esta información debería servir para que quien se atiende pueda formarse un criterio sobre su situación y comprenda la naturaleza y consecuencias del tratamiento, pero voy a la consulta y no recibo ni una ni otra cosa.

En realidad ir al médico me ha provocado más malestar que beneficio, me ha dejado la sensación de que un instituto de salud al que contribuyo religiosamente a través de nómina puede, “con la mano en la cintura”, pasar por alto mis derechos; que un prestador de servicios puede hacer uso del poder para manejar mi criterio a su antojo, y lo peor de todo, que no he hecho nada en el momento para intentar cambiar la situación.

Todo esto ronda por mi mente camino a casa y no salgo de mi perplejidad al pensar en todo lo que se dice que se invierte para mejorar la atención a la salud de las y los sonorenses, que se ha encontrado un esquema en el cual se priorizará la humanización del trato a derechohabientes y a su familia completa.

Para intentar calmar mi desasosiego, o para hacerlo aún mayor, intuyo que la inversión en infraestructura y en transformaciones de los procesos administrativos no es suficiente para mejorar la calidad de la atención a la salud si no se incluyen, a la par, cambios en las rutinas y prácticas de lo que sucede al interior del consultorio; si no deja de verse a las personas derechohabientes como números o cosas y se les permita acceder a la información completa sobre su estado de salud y sobre sus derechos.

Es de conocimiento popular que el personal médico no se encuentra en una situación laboral ideal, tema que sin duda trastoca también la calidad de los servicios de salud; sin embargo, se debería privilegiar la ética en el desempeño de la labor profesional.

 

 

*Asistente de la Coordinación de Posgrado de El Colegio de Sonora.

Correo electrónico: mzupo@colson.edu.mx