» Convocatorias

  • cartel-congreso-politicsas 1er. Congreso de investigación Instituciones, gobierno y sociedad civil »

    En el marco de su 31 aniversario, El Colegio de Sonora invita al 1er. Congreso de investigación Instituciones, gobierno y sociedad civil, a realizarse el [...]

  • col-urb 2do Coloquio Internacional de Estudios Urbanos: Nuevos horizontes en los estudios de la ciudad »

    Bases de la convocatoria

  • cartel-cipial Primer Congreso Internacional Los Pueblos Indígenas de América Latina siglos XIX y XXI »

    Avances, perspectivas y retos. Informes www.congresopueblosindigenas.org

» Novedades Editoriales

  • region-56 región y sociedad »

    Publicación cuatrimestral. Año XXV, número 56, enero-abril de 2013. $80.00

  • port-mujeres-periodismo Mujer, periodismo y opinión pública en Sonora. El caso de los periódicos El Pueblos y El Tiempo de Hermosillo (1934-1938) »

    Autora: Elizabeth Cejudo Ramos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $200.00

  • port-esther Agua, poder y escasez. La construcción social de un territorio en un ejido sonorense, 1938-1955 »

    Autora Esther Padilla Calderón El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $ 300.00

  • port-lucia Lucía del Báltico »

    Autor Gerardo Cornejo Murrieta El Colegio de Sonora, Plaza y Valdéz, 2012 $150.00    

FOTO DE LA SEMANA: Dos realidades y un cristal

La imagen fue capturada por Luis Duarte, en Magdalena, Sonora

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

dona-cruz-rote

Donaciones bajo coerción

José Manuel Moreno Vega*

Era el 7 de marzo de 2013, en Hermosillo, Sonora, cuando fui a la Subagencia Fiscal del Estado, ubicada en el Centro de Usos Múltiples. Decidí pagar a tiempo la revalidación de placas de mi vehículo para evitar las multas y recargos. Cada año acostumbro solicitar que se eliminen las aportaciones voluntarias, pues como bien lo dice su nombre, son voluntarias, y por lo tanto no deberían estar incluidas en la papeleta de pago.

En años anteriores, al solicitarlo, se me pasaba a una caja donde eliminaban dichas aportaciones. Ahora no fue así, pues primero un empleado de la Subagencia me pasó a un módulo de la Cruz Roja Mexicana, donde la encargada me solicitó mi papeleta de pago e identificación oficial. Ella empezó a anotar en un cuaderno, pero le pedí una explicación y me contestó que en la Cruz Roja están llevando un registro de la gente que no hace las aportaciones voluntarias. De inmediato le solicité la devolución de mis documentos y me dirigí al módulo de información.

Al llegar a la ventanilla, la empleada intentó regresarme al módulo de la Cruz Roja, porque así es el nuevo procedimiento. Le comenté que simplemente quería pagar mis impuestos y que no deseaba hacer ninguna donación. También le hice saber que ya había pasado por ese módulo y que no deseaba ser “boletineado” o anotado en una lista negra, ya que era mi derecho que se omitieran las donaciones de forma discreta. Además, le recordé que la papeleta de pago me la había enviado la Agencia Fiscal del Estado, y no la Cruz Roja, y por lo tanto consideraba poco ético lo que estaban haciendo. La empleada fue a comunicarle a su jefa lo que ocurría y después de varios minutos de espera, ¡resolvieron el problema! Me pasaron con un cajero que hizo el cobro de los impuestos y omitió las aportaciones voluntarias.

Decidí hacer público este atropello contra el derecho a la privacidad, porque considero que la Agencia Fiscal se está extralimitando en sus atribuciones legales, pues como autoridad está facultada para hacer únicamente lo que establecen las leyes. Además, llamó mi atención el hecho de que no hubiera módulos del DIF ni del Departamento de Bomberos, a quienes también se les dona de manera voluntaria, pero puedo suponer que por tratarse de instituciones públicas no les conviene hacerse partícipes en dicha extorsión, aunque se beneficien directamente de ella.

Aún me queda la duda sobre el motivo que tienen para apuntar los nombres de quienes omiten las donaciones al momento de revalidar sus placas. ¿Por qué mejor no llevan un registro de los que sí realizan dichas aportaciones a través de la agencia fiscal? De esa forma podrán llevar un mejor control del monto que se está donando por ese medio y podrán verificarlo cuando les sea entregado por dicha dependencia.

Acostumbro hacer donaciones a la Cruz Roja a través de las colectas que realizan en las calles, pues he sido debidamente asistido por ella cuando lo he requerido. No obstante, sentí coraje ante esta medida despótica, cobijada por el Gobierno del Estado. A fin de cuentas, se trata de hacer que la gente se inhiba al momento de solicitar la omisión de las donaciones y opte por pagarlas para evitarse problemas en un futuro.

A como van las cosas, no me extrañaría que para el año siguiente, estas “aportaciones voluntarias” se conviertan en nuevos impuestos. No estoy exhortando a nadie a dejar de hacer las donaciones. Simplemente considero que es importante reflexionar sobre la forma como se recaudan y vigilar que se haga dentro un marco legal, recordando también que existe la donación de manera directa, en la cual no interviene la agencia fiscal como intermediario. Donar directamente a la Cruz Roja es mejor porque se evitan situaciones como esta y se le da la oportunidad a la agencia fiscal de dedicarse de lleno a la recaudación de impuestos, que es básicamente para lo que fue creada.

 

*Estudiante del Programa de Maestría en Ciencias Sociales de
El Colegio de Sonora. Correo electrónico: moreno_vega@hotmail.com