» Convocatorias

  • cartel-congreso-politicsas 1er. Congreso de investigación Instituciones, gobierno y sociedad civil »

    En el marco de su 31 aniversario, El Colegio de Sonora invita al 1er. Congreso de investigación Instituciones, gobierno y sociedad civil, a realizarse el [...]

  • col-urb 2do Coloquio Internacional de Estudios Urbanos: Nuevos horizontes en los estudios de la ciudad »

    Bases de la convocatoria

  • cartel-cipial Primer Congreso Internacional Los Pueblos Indígenas de América Latina siglos XIX y XXI »

    Avances, perspectivas y retos. Informes www.congresopueblosindigenas.org

» Novedades Editoriales

  • region-56 región y sociedad »

    Publicación cuatrimestral. Año XXV, número 56, enero-abril de 2013. $80.00

  • port-mujeres-periodismo Mujer, periodismo y opinión pública en Sonora. El caso de los periódicos El Pueblos y El Tiempo de Hermosillo (1934-1938) »

    Autora: Elizabeth Cejudo Ramos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $200.00

  • port-esther Agua, poder y escasez. La construcción social de un territorio en un ejido sonorense, 1938-1955 »

    Autora Esther Padilla Calderón El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $ 300.00

  • port-lucia Lucía del Báltico »

    Autor Gerardo Cornejo Murrieta El Colegio de Sonora, Plaza y Valdéz, 2012 $150.00    

FOTO DE LA SEMANA: Dos realidades y un cristal

La imagen fue capturada por Luis Duarte, en Magdalena, Sonora

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

reforma-telecomunicaciones-

Vía libre

Cambiando las reglas

Alvaro Bracamonte Sierra*

El presidente Peña Nieto, al cumplir sus primeros 100 días al frente del gobierno mexicano, declaró que él no venía a administrar sino a transformar. El juego de palabras, más allá de la intención efectista, implica modificar las reglas de interacción entre los diversos actores de la trama económica y social del País. Buenas reglas en el campo de la política suponen incentivos para una genuina cultura democrática; buenas reglas en el ámbito de la economía podrían significar la maduración de una estructura productiva altamente competitiva capaz de sortear cualquier reto que depare la globalización económica.

En particular se ha dicho con insistencia que la economía mexicana tiene un futuro promisorio que no logra aprovechar debido, entre otras muchas razones, a que en términos legales cuenta con un conjunto de normas que afectan su modernización. Éstas inhiben la competencia y favorecen estructuras monopólicas que frenan la eficiencia económica. Si partimos de que las reglas son necesarias para la transformación productiva, entonces habrá que decir que los cambios aprobados en los meses recientes modificarán sustancialmente las formas en que se organizaba económicamente la sociedad mexicana.

Son varios aspectos los que han variado notoriamente. Destaca la reforma o microrreforma educativa que ha alterado el tablero en ese importante sector al quitarle al sindicato de mentores el monopolio de la contratación. Esto, que se dice rápido, es un cambio sustancial pues la distribución de las plazas se hará, eso dice la ley, con apego a los méritos de los profesores y no bajo el criterio de lealtad a dirigentes magisteriales. Tan sólo ese cambio oxigenaría las arcaicas estructuras de control sindical que tanto daño han causado a la educación nacional.

Lo mismo está ocurriendo en el ámbito laboral. Aunque a todas luces se trató de una reforma antiobrera, de cualquier manera se considera un cambio importante habida cuenta de que la normatividad en esa materia contaba con más de 40 años, lo que la volvía inadecuada ante los cambios radicales suscitados en esas cuatro décadas. Las razones que en ese entonces la justificaron no aplicaban en este momento, por lo que era indispensable ajustarla a los requerimientos de una sociedad globalizada. Los ajustes a la Ley Federal del Trabajo traerán nuevos mecanismos de contratación que ojalá permitan incrementar las fuentes de trabajo. Sin embargo, también seguramente acentuarán las desigualdades sociales pues dejan, en muchos aspectos, en total desamparo a la fuerza laboral. Con el tiempo será importante introducir enmiendas específicas que limiten dicho escenario y evadan las asimetrías que surgirán de la aplicación de la nueva ley federal.

Algo similar es posible apuntar con la naciente iniciativa de reforma en las telecomunicaciones. Al respecto, la ley vigente permitía la oligopolización de esta importante actividad. El monopolio televisivo distorsiona los contenidos que reciben los ciudadanos. La concentración en el servicio telefónico (fijo y móvil) generaba consecuencias negativas en la calidad y desde luego también en las tarifas que los usuarios pagan. Como secuela de esta monopolización, el País registraba una especie de atonía, de paralización, en el desarrollo de la industria de las telecomunicaciones. La reforma, que ya está en la Cámara de Diputados y que, según trascendidos, se votará en unas cuantas semanas, plantea justamente limitar esa concentración y abrir las puertas a nuevos inversionistas que afiancen la competencia y por lo tanto el desarrollo del sector. Sin duda esta normatividad constituirá un aliciente para la modernización nacional, pues se toca una de las actividades más dinámicas y con mayor futuro.

En relación con la transformación de las reglas del juego en el ámbito de la economía, aún hay dos reformas que están madurando: la fiscal y la energética. En la primera, se rumora que el PRI pretende elevar el IVA y en la segunda, aceptar la inversión privada en la explotación petrolera. Sin lugar a dudas serán las más complicadas pues en ellas se reflejará el rostro económico que adquirirá el País en el mediano y largo plazo.

Para que el cambio institucional en proceso no quede sólo en una modernización económica, es indispensable pensar en las transformaciones que requiere la consolidación de la democracia y la vida pública nacional. Es decir, no se vale concentrarse solamente en la “Perestroika” y olvidarse del “Glasnost” pues eso sería nocivo, particularmente ahora que el PRI añora la restauración de las viejas prácticas de control que caracterizaron al antiguo régimen priista.

*Profesor-investigador del Centro de Estudios de América del Norte
de El Colegio de Sonora. Correo electrónico: abraca@colson.edu.mx