» Convocatorias

  • col-urb 2do Coloquio Internacional de Estudios Urbanos: Nuevos horizontes en los estudios de la ciudad »

    Bases de la convocatoria

  • cartel-cipial Primer Congreso Internacional Los Pueblos Indígenas de América Latina siglos XIX y XXI »

    Avances, perspectivas y retos. Informes www.congresopueblosindigenas.org

» Novedades Editoriales

  • port-pol Modelos para el análisis de Políticas públicas »

    Coordinador: Nicolás Pineda Pablos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $250.00

  • region-56 región y sociedad »

    Publicación cuatrimestral. Año XXV, número 56, enero-abril de 2013. $80.00

  • port-mujeres-periodismo Mujer, periodismo y opinión pública en Sonora. El caso de los periódicos El Pueblos y El Tiempo de Hermosillo (1934-1938) »

    Autora: Elizabeth Cejudo Ramos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $200.00

  • port-esther Agua, poder y escasez. La construcción social de un territorio en un ejido sonorense, 1938-1955 »

    Autora Esther Padilla Calderón El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $ 300.00

  • port-lucia Lucía del Báltico »

    Autor Gerardo Cornejo Murrieta El Colegio de Sonora, Plaza y Valdéz, 2012 $150.00    

FOTO DE LA SEMANA: Vista del lago Arereco

La imagen fue capturada por Elsa Ivette Jiménez, en el estado de Chihuaua

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vivienda-mex

La vivienda en México

Cristina Martínez*

Hace apenas unos meses, al final del sexenio calderonista, la prensa nacional daba cuenta de las miles de casas-habitación abandonadas a lo largo y ancho del país y cuestionaba la política de vivienda de ese momento, pero ahora que conocemos el nuevo Plan Nacional de Vivienda (PNV) donde se anuncia la creación de 500 mil viviendas para hacerle frente al rezago histórico de 9 millones, no podemos sino quedarnos perplejos y preguntarnos la existencia de algún programa de recuperación de la vivienda abandonada que no solo representaría una opción para los sin techo, sino también la solución de problemas urbano-ambientales.

Para ir directo al grano, debo decir que el PNV no propone un plan específico al respecto, aunque se podría esperar algo en tanto que una de sus estrategias torales contempla el tránsito de la vivienda hacia un modelo de desarrollo sustentable. Y si bien es cierto que en dicho renglón el documento se constriñe a ofrecer espacios habitables a la mayoría de los mexicanos, también lo es la expectativa de lo que resultaría de las acciones coordinadas de tres instancias gubernamentales claves y operadas por la entidad responsable de la vivienda.  Esta última es la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano y el resto de las dependencias son la Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI), la Comisión de Regularización de la Tenencia de la Tierra (CORETT) y el Fideicomiso Nacional de Habitaciones Populares (FONHAPO).

En mi opinión, se trataría de no repetir el error permanente de construir vivienda y olvidarse de la ciudad. Me explico: históricamente se ha priorizado el argumento de que la industria de la construcción genera desarrollo y empleo, y por lo tanto debe ser dinamizada no solo por el sector privado sino por el Estado principalmente. El resultado está a la vista con cientos de fraccionamientos segregados, donde miles de viviendas pequeñas se multiplican y alteran territorio y medio ambiente. La calidad de vida no está garantizada bajo estas condiciones.

En realidad se trata de un asunto crucial no solo en nuestro país sino en la mayoría de las grandes ciudades latinoamericanas que han reproducido el patrón de construcción de vivienda social sustentada en la oferta accesible a las clases populares aunque no en la calidad y el tamaño de la casa-habitación. Hace poco escuché a un conferencista brasileño que aseguraba que el programa “Mi casa, mi vida”, desarrollado en su país en la época de Lula, estuvo inspirado en los programas promovidos por la política mexicana de vivienda.  De allí que al ofertar cantidad y no calidad, el mercado de crédito inmobiliario alcanzó la cifra de 2 mil millones de dólares. Así tenemos que en Brasil, en Argentina y en Sonora (México) han sido autorizadas viviendas de 19 metros cuadrados que cuentan como acciones favorables para las estadísticas gubernamentales mas no para la calidad de vida de los habitantes de la que venimos hablando y mucho menos para la sustentabilidad de las urbes.

Otro ejemplo ambicioso y preocupante del sexenio pasado en nuestro país es el proyecto municipal de vivienda en Zumpango, Estado de México, que contempla 155 mil viviendas que atraerían a 700 mil nuevos habitantes en veinte años. Si bien es cierto, ahí se avizora la “construcción de ciudad” mediante la planeación de escuelas, hospitales, áreas verdes y transporte entre otros. Se dice que en realidad esto tomará forma en el mediano y largo plazo mientras los residentes pioneros carecen de dichos servicios.

El PNV acaba de salir del horno y para cualquier ciudadano es un galimatías entender y creer en las políticas públicas por complejas y contradictorias. No es para menos cuando la lógica del mercado echa por tierra todas las buenas intenciones… principalmente cuando llegan a existir de verdad.

 

*Profesora-investigadora del Centro de Estudios de América del Norte de

El Colegio de Sonora. Correo electrónico: cmartin@colson.edu.mx