» Convocatorias

  • col-urb 2do Coloquio Internacional de Estudios Urbanos: Nuevos horizontes en los estudios de la ciudad »

    Bases de la convocatoria

  • cartel-cipial Primer Congreso Internacional Los Pueblos Indígenas de América Latina siglos XIX y XXI »

    Avances, perspectivas y retos. Informes www.congresopueblosindigenas.org

» Novedades Editoriales

  • port-pol Modelos para el análisis de Políticas públicas »

    Coordinador: Nicolás Pineda Pablos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $250.00

  • region-56 región y sociedad »

    Publicación cuatrimestral. Año XXV, número 56, enero-abril de 2013. $80.00

  • port-mujeres-periodismo Mujer, periodismo y opinión pública en Sonora. El caso de los periódicos El Pueblos y El Tiempo de Hermosillo (1934-1938) »

    Autora: Elizabeth Cejudo Ramos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $200.00

  • port-esther Agua, poder y escasez. La construcción social de un territorio en un ejido sonorense, 1938-1955 »

    Autora Esther Padilla Calderón El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $ 300.00

  • port-lucia Lucía del Báltico »

    Autor Gerardo Cornejo Murrieta El Colegio de Sonora, Plaza y Valdéz, 2012 $150.00    

FOTO DE LA SEMANA: Vista del lago Arereco

La imagen fue capturada por Elsa Ivette Jiménez, en el estado de Chihuaua

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

aviar-china

Para preocupaciones de oquis, mejor me quedo en casa

Elsa Cornejo Vucovich*

Tengo la fortuna de escribir esta columna desde la impactante ciudad de Beijing, capital china. Vengo a una conferencia, y me dicen que algunos participantes han cancelado su viaje por temor a la reciente epidemia de gripe aviar en Shanghái (y provincias circunvecinas) y a la amenaza nuclear de Corea del Norte. Yo soy más de la filosofía  de “cuando te toca, te toca”, y esta “precaución” me parece un tanto exagerada. Para empezar, Beijing está a miles de kilómetros de Shanghái, no se ha reportado ningún caso en la provincia de Hebei, y no se ha demostrado que el virus H7N9 se transmita entre humanos.

En cuanto a las amenazas de Corea del Norte, parece ser que los menos preocupados son los sudcoreanos. La actitud en Corea del Sur, según el Instituto Asan de Estudios Políticos en Seúl, es que el líder norcoreano Kim Jong Un no perjudicaría la vida de rey que lleva por lanzar un arma nuclear; lo único que quiere es afectar a la industria turística con sus amenazas para perjudicar a la economía de Corea del Sur. Aquí los más aprensivos son los estadounidenses. Me recuerda a la advertencia que hace el Departamento de Estado de Estados Unidos con respecto a viajar en México. A pesar de que las recomendaciones que hace son sensatas y aplican para cualquier viajero en cualquier país, ha causado un pánico entre muchos estadounidenses y ha tenido como consecuencia una disminución evidente en el turismo.

Lo interesante de esta situación es observar cómo se repite una y otra vez el mismo patrón: tomamos precauciones que nos hacen sentir más seguros/as en el corto plazo ante una amenaza percibida, pero no atendemos las situaciones de raíz que dan lugar a este tipo de emergencias, tanto epidemiológicas como bélicas. ¿A qué me refiero? Las epidemias anteriores de gripe aviar se han originado en granjas avícolas que concentran un gran número de aves en condiciones insalubres. Es la mismita situación que en el caso de la granja porcina veracruzana donde se originó el virus H1N1, y en granjas bovinas donde ha brotado la encefalopatía espongiforme (la famosa enfermedad de las vacas locas). Hay graves deficiencias en el sistema alimentario que ni conocemos ni nos interesa conocer, siempre y cuando tengamos accesible y barato nuestro pollito o jamón o carnita de res. Aprender cuáles son estas deficiencias y cómo resolverlas requiere ponerse a investigar y, más aún, convertirse en activista (si alguien quiere ir empezando, recomiendo un excelente documental que se llama Food, Inc. [Comida, S.A.]).

También es más fácil preocuparnos por una amenaza nuclear que a la hora de la hora no se va a materializar (y que generará una gran alivio y una sensación de que algo se resolvió), que preocuparnos por problemas inmediatos, latentes y urgentísimos pero difíciles de resolver porque requieren de un esfuerzo consensado y simultáneo a nivel individual y social. Por ejemplo, ¿cuántos niños asesinados por sus padres van en Sonora este año? ¿Acaso no es un problema de todos y todas, por más que nos incomode, o por más que queramos pensar que es problema de otros? La violencia no es monopolio de algún loco norcoreano, es algo que perpetuamos constantemente como individuos y como sociedad.

Yo tengo muchas ganas de probar el pato asado pekinés, y no creo que me caiga un misil encima mientras lo saboreo. Seguramente me hará mucho más daño la contaminación de Beijing, que es palpable (literalmente, se ve y se siente), hablando de problemas urgentes que nos competen a todos y que no resolvemos por andarnos preocupando por cosas que no vienen al caso. La epidemia de gripe aviar es real, y la amenaza nuclear es real, pero ya hay personas expertas que están trabajando para resolverlas. ¿Por qué mejor no nos preocupamos por poner nuestro granito de arena para resolver los problemas que sí requieren un esfuerzo colectivo?

 

*Asistente de investigación del Centro de Estudios en Salud y Sociedad de

El Colegio de Sonora. Correo electrónico: ecornejo@colson.edu.mx