» Convocatorias

  • col-urb 2do Coloquio Internacional de Estudios Urbanos: Nuevos horizontes en los estudios de la ciudad »

    Bases de la convocatoria

  • cartel-cipial Primer Congreso Internacional Los Pueblos Indígenas de América Latina siglos XIX y XXI »

    Avances, perspectivas y retos. Informes www.congresopueblosindigenas.org

» Novedades Editoriales

  • port-pol Modelos para el análisis de Políticas públicas »

    Coordinador: Nicolás Pineda Pablos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $250.00

  • region-56 región y sociedad »

    Publicación cuatrimestral. Año XXV, número 56, enero-abril de 2013. $80.00

  • port-mujeres-periodismo Mujer, periodismo y opinión pública en Sonora. El caso de los periódicos El Pueblos y El Tiempo de Hermosillo (1934-1938) »

    Autora: Elizabeth Cejudo Ramos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $200.00

  • port-esther Agua, poder y escasez. La construcción social de un territorio en un ejido sonorense, 1938-1955 »

    Autora Esther Padilla Calderón El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $ 300.00

  • port-lucia Lucía del Báltico »

    Autor Gerardo Cornejo Murrieta El Colegio de Sonora, Plaza y Valdéz, 2012 $150.00    

FOTO DE LA SEMANA: “Puerto Madero y el Puente de la Mujer” (del arquitecto Calatrava)

La imagen fue capturada por Lucero Aída Juárez Herrera y Cairo en Buenos Aires, Argentina, donde rinden homenaje a las mujeres que destacaron en la historia de ese país.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

agua-42

Y sin embargo

El problema del agua apenas comienza

Nicolás Pineda*

Hermosillo enfrenta ahora un gran reto: cómo cuidar y pagar el agua cara que traerá el acueducto. La ciudad no está preparada para cuidar el agua, y el organismo Agua de Hermosillo no es una empresa que pueda planear a largo plazo y poner los medios para resolver su problema financiero y cuidar el agua. Agua de Hermosillo funciona sólo para el corto plazo.

Mayo y junio son los meses más secos para Hermosillo y es la etapa en la que la ciudad enfrenta su más severa limitación de agua. Los pozos de que se surte la ciudad descienden a su nivel más bajo y amenazan con secarse. En mayo del año pasado los vecinos de las colonias López del Castillo y Rebeico cerraron calles porque tenían cuatro días sin agua. Por eso, este año los técnicos de Agua de Hermosillo andan apurados para conectar el acueducto y suministrar agua de esa nueva fuente que resolvería la emergencia.

Pero con el agua del acueducto los problemas apenas empiezan. ¿Cómo se va a resolver el problema de la pérdida de agua? ¿Cómo se va a hacer para que tengamos un organismo autosuficiente y técnicamente fuerte?

Los problemas
Los dos principales problemas de Agua de Hermosillo son la pérdida de agua en la red y la pérdida de dinero en la operación del servicio. Vamos por partes.

En el año 2011, la ciudad produjo 86.4 millones de metros cúbicos de agua, de los cuales sólo 55.6 llegaron a los consumidores, y de ésos, sólo 41.0 se pagaron. Dicho en otras palabras, en la red se pierde el 36 por ciento del agua (más de la tercera parte) y del agua que se entrega no se paga el 20 por ciento.

Hace cuatro años el entonces director de Agua de Hermosillo hizo un estudio de las pérdidas de agua de la ciudad y descubrió que del 40 por ciento que entonces se perdía, 18 por ciento correspondía a fugas, algunas de las cuales se ven en la calle y otras no; el 10 por ciento correspondía a tomas clandestinas; el 7 por ciento correspondía al agua que consumen de más las casas en donde no hay medidor y se paga tarifa fija, y, finalmente, 5 por ciento al agua que se entrega a parques y jardines municipales, a escuelas y edificios públicos, ninguno de los cuales paga el servicio.

Pero el otro problema es que del agua que sí se entrega y llega a los domicilios, un 20 por ciento de usuarios no la paga. Este no es sólo un problema de usuarios “trinqueteros”, sino principalmente de un padrón que no está actualizado y de malos métodos de medición, facturación y cobranza.

Cualquier empresa que tenga estos números para el manejo de su materia prima y sus ventas, está destinada a la quiebra y al fracaso. Pero lo más triste es que se derrocha un recurso como el agua, que es sumamente valioso. La retiramos de la naturaleza para desperdiciarla.

Los retos de la gestión del agua
Los retos de la ciudad pueden dividirse en los operacionales de corto plazo y los estructurales de largo plazo.

En los operacionales están: 1) reducir el número de tomas clandestinas al mínimo posible; 2) lograr que los edificios públicos, escuelas, parques y jardines de los tres niveles de gobierno paguen el servicio, y 3) actualizar y validar el padrón, poner medidores a todos los usuarios, leer todos los consumos, cobrar todas las facturas y sancionar con corte a los que no pagan el servicio.

Entre los retos estructurales están: 1) pasar de la rutina de reparar fugas a la de dar mantenimiento regular y permanente a la red de manera que no haya fugas; 2) lograr la autosuficiencia financiera y la profesionalización del personal del organismo, y 3) rediseñar el gobierno del organismo para que pueda desarrollar una visión de largo plazo, planear a futuro y superar la alta rotación de directivos debido a los cambios del gobierno municipal.

Para avanzar en este sentido es necesario que se establezca un sistema de información confiable que permita a los ciudadanos darle seguimiento tanto a las pérdidas físicas como al desempeño financiero del organismo. La medición de las pérdidas de agua debe de hacerse no sólo para toda la ciudad sino incluso para cada uno de los sectores hidrométricos. Es lamentable que estos sectores sólo se utilicen para regular presiones pudiendo contar con información de las eficiencias de cada sector y de este modo detectar tomas clandestinas y deterioros de la red.

En esta época de estío, usted puede ayudar a la ciudad cuidando el agua, eliminando los consumos innecesarios y pagando a tiempo el servicio. Sólo así podremos avanzar hacia una ciudad, si no sustentable, al menos viable. Además, como ciudadanos tenemos que presionar para que el organismo de agua se profesionalice y sea capaz de planear y dar dirección a la ciudad. De otra manera, no hay acueducto ni subsidio que alcance.

*Profesor-investigador del Programa de Estudios Políticos y de Gestión Pública de
El Colegio de Sonora. Correo electrónico: npineda@colson.edu.mx