» Convocatorias

  • cartel-posgrado Programas de Maestría y Doctorado en Ciencias Sociales »

    El Colegio de Sonora convoca a participar en el proceso de admisión de los programas de Maestría y Doctorado en Ciencias Sociales Consulta la convocatoria [...]

  • quinto turismo Quinto Coloquio Internacional Ciudades del turismo »

    El Colegio de Sonora , en colaboración con otras instituciones, convoca a participar en el Quinto Coloquio Interanacional Ciudades del Turismo. “El imaginario y la construcción [...]

  • col-urb 2do Coloquio Internacional de Estudios Urbanos: Nuevos horizontes en los estudios de la ciudad »

    Bases de la convocatoria

  • cartel-cipial Primer Congreso Internacional Los Pueblos Indígenas de América Latina siglos XIX y XXI »

    Avances, perspectivas y retos. Informes www.congresopueblosindigenas.org

» Novedades Editoriales

  • port-pol Modelos para el análisis de Políticas públicas »

    Coordinador: Nicolás Pineda Pablos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $250.00

  • region-56 región y sociedad »

    Publicación cuatrimestral. Año XXV, número 56, enero-abril de 2013. $80.00

  • port-mujeres-periodismo Mujer, periodismo y opinión pública en Sonora. El caso de los periódicos El Pueblos y El Tiempo de Hermosillo (1934-1938) »

    Autora: Elizabeth Cejudo Ramos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $200.00

FOTO DE LA SEMANA: Cactus muerto en el Pinacate

La imagen fue capturada por Anayeli Cabrera Murrieta

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

mexico-educacion

Algunos contrastes sobre Participación Social en la Educación

Óscar Alejandro Sánchez Parra*

La Participación Social en la Educación (PSE) tiene que ver con un mayor involucramiento de la comunidad en el ámbito escolar. Con actores básicos como los padres de familia y los docentes.

Con la idea de contrastar ciertos elementos relacionados con la PSE y los Consejos Escolares de Participación Social en la Educación (CEPSE) en México, se describen brevemente algunos antecedentes sobre dos acuerdos y la Ley General de Educación (LGE). También se incluyen datos de Sonora sobre dichos Consejos.

Se puede decir que el primer paso importante para formalizar la PSE fue en 1992, con la firma del Acuerdo Nacional de Modernización para la Educación Básica (ANMEB). En la firma de este acuerdo participaron el Gobierno Federal, los gobernadores y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

En general, en el ANMEB se propuso mejorar la calidad de la educación básica a través de una participación más amplia de la comunidad con la escuela, siendo los docentes y los padres de familia actores centrales para llevarlo a cabo. La idea fue descentralizar y reestructurar el sistema educativo. Esto apoyado de manera importante con la formación de los Consejos a nivel estatal y municipal. Aquí todavía no se estableció la función que iban a desempeñar los CEPSE.

En 1993 se publica la LGE, en la cual ya se contempla que en cada escuela pública de educación básica del país debía instalarse y estar funcionando un CEPSE integrado por: padres de familia, representantes de asociaciones y sindicatos, directivos de instituciones educativas y otros miembros de la comunidad interesados en mejorar las escuelas. Los CEPSE sólo podían dar su opinión sobre aspectos pedagógicos de los centros escolares pero sin intervenir directamente en las evaluaciones y resultados.

Fue hasta el 2010, con el Acuerdo 535, que los CEPSE ya podían tomar nota de los resultados sobre las evaluaciones realizadas a las escuelas por parte de las autoridades educativas, y solicitar al personal directivo y docente que fijaran metas con la idea de tener mejores resultados en la siguiente evaluación. Antes sólo podían dar su opinión.

Hasta el momento se ha descrito parte de lo que se establece en el ANMEB, la LGE y el Acuerdo 535 sobre los CEPSE. Ahora se trata de contrastarlo con algunos datos que se retoman de la SEP y el CONAPASE (julio de 2012); es decir, lo formal versus lo real. Aceptando que el tema es mucho más complejo, los siguientes datos pueden ser de alguna ayuda para tener al menos una cierta idea de lo que está pasando en la práctica con los CEPSE.

Por poner sólo un ejemplo: para el caso de Sonora únicamente 26.7 por ciento de los CEPSE manifestaron conocer el cumplimiento de la planeación anual en las escuelas de educación primaria y cero por ciento en el nivel de secundaria, mientras que otro estado del norte, como Baja California, presenta resultados mucho mejores con 62.5 por ciento en primaria y 60.9 por ciento en secundaria.

Se puede decir que con estos índices que muestra Sonora, sobre todo en el nivel de secundaria, los CEPSE parecen no tener idea de lo que está pasando en las escuelas, lo que no coincide con lo establecido formalmente en el Acuerdo 535, donde se supone que los CEPSE tienen que estar enterados de las evaluaciones e incidir en la mejora de resultados.

Esto, al parecer, representa un fracaso desde el punto de vista de la aplicación de políticas educativas dirigidas a las escuelas primarias y secundarias públicas, no sólo en el caso de Sonora, sino también de otras entidades federativas. Es por eso que la insistencia oficial —en distintos momentos— de que los CEPSE deben de estar instalados y funcionando, se puede interpretar como una aceptación implícita de que las cosas no han resultado bien y se han quedado lejos de lo propuesto en la dimensión formal.

 

*Estudiante del Doctorado en Ciencias Sociales de El Colegio de Sonora. Correo electrónico: oscpar333@yahoo.com.mx