» Convocatorias

  • cartel-posgrado Programas de Maestría y Doctorado en Ciencias Sociales »

    El Colegio de Sonora convoca a participar en el proceso de admisión de los programas de Maestría y Doctorado en Ciencias Sociales Consulta la convocatoria [...]

  • quinto turismo Quinto Coloquio Internacional Ciudades del turismo »

    El Colegio de Sonora , en colaboración con otras instituciones, convoca a participar en el Quinto Coloquio Interanacional Ciudades del Turismo. “El imaginario y la construcción [...]

  • col-urb 2do Coloquio Internacional de Estudios Urbanos: Nuevos horizontes en los estudios de la ciudad »

    Bases de la convocatoria

  • cartel-cipial Primer Congreso Internacional Los Pueblos Indígenas de América Latina siglos XIX y XXI »

    Avances, perspectivas y retos. Informes www.congresopueblosindigenas.org

» Novedades Editoriales

  • port-pol Modelos para el análisis de Políticas públicas »

    Coordinador: Nicolás Pineda Pablos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $250.00

  • region-56 región y sociedad »

    Publicación cuatrimestral. Año XXV, número 56, enero-abril de 2013. $80.00

  • port-mujeres-periodismo Mujer, periodismo y opinión pública en Sonora. El caso de los periódicos El Pueblos y El Tiempo de Hermosillo (1934-1938) »

    Autora: Elizabeth Cejudo Ramos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $200.00

FOTO DE LA SEMANA: “El café de las cuatro, al aire libre”

La imagen fue tomada en Ures, Sonora, por Bárbara Huipe Robles

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

eucalip-2

Y sin embargo

Por un Hermosillo arbolado

Nicolás Pineda Pablos*

Hermosillo crece rápidamente pero se está quedando sin parques y sin árboles. Observo con preocupación que las ceibas de la Plaza Zaragoza se están secando. Se suprimió el parque de Villa de Seris y se convirtió en museo y centro comercial. La mitad norte de la ciudad carece enteramente de parques y áreas verdes que merezcan ese nombre. Además, el bulevar Kino perdió sus camellones laterales y ahora lucen los edificios, pero la vía, árida y sin vegetación. Las lagunas al final de paseo Río Sonora y en dirección hacia el nuevo estadio Puerta Oeste están siendo rápidamente rellenadas de escombro y preparadas para construir. Para colmo, el parque la Sauceda se encuentra cerrado y en el abandono total.

Hermosillo cada vez más árido y hostil
Pareciera que los alcaldes se empeñan en dejar su huella sólo en renovaciones del Parque Madero y del Jardín Juárez, pero no en dejar nuevas áreas verdes. Ello denota una tendencia a privilegiar las obras que significan contratos de construcción, pero poca disposición para dar mantenimiento regular y constante a los servicios de rutina. Los paloverdes y demás plantas desérticas que se plantaron para la Serie del Caribe en la avenida que va al nuevo estadio ya se secaron.

Se acaba de anunciar un gran plan de infraestructura, que incluye construcciones de cemento y pavimentación con asfalto, pero nada de nuevas áreas verdes para la ciudad. No hay una política que defina el cuidado de los árboles que ya tenemos, ni qué tipo de árboles y áreas verdes vamos a impulsar.

Los mismos Hermosillenses que hemos asimilado la cultura californiana del automóvil, no hemos adoptado el amor de las ciudades estadounidenses por los árboles, los parques y jardines. Y aquí es precisamente en donde está la confusión; se piensa que porque vivimos en el desierto y el agua es escasa ya no podemos ni debemos de tener árboles ni parques, cuando es todo lo contrario. Precisamente por esas condiciones, debemos definir estrategias adecuadas para que Hermosillo sea una ciudad arbolada y se le dé a las áreas verdes el mantenimiento y cuidados adecuados. Con pocos cuidados iniciales, podemos tener muchos árboles que no consumen agua de la red (sólo la de lluvia). Además, tenemos mucha agua residual que puede ser aprovechada para regar parques y camellones.

Propuesta por un Hermosillo verde
El ingeniero Virgilio López Soto, quien tiene una larga trayectoria en el servicio público y es amante de los árboles, tiene una propuesta para convertir a Hermosillo en una ciudad arbolada. Su punto de partida es que incluso en regiones áridas como la nuestra, la ONU y la Organización Mundial de la Salud recomiendan que las ciudades cuenten con cuando menos ocho metros cuadrados de áreas verdes por habitante. Aunque lo recomendable son 15 metros. Si Hermosillo tiene 800 mil habitantes, debiéramos de contar con un mínimo de 640 hectáreas de áreas verdes y lo recomendable serían 1 200 hectáreas.

¿Cuánto considera usted que es el área verde de Hermosillo? Según información oficial del municipio, Hermosillo cuenta con 309 hectáreas de áreas verdes. Habrá que revisar si muchas de estas no son baldíos secos, pero aun así la ciudad sólo tiene la mitad del mínimo recomendable.

Entre las propuestas para incrementar el bosque urbano está primeramente seleccionar las variedades adecuadas para nuestro entorno. López Soto critica la política de la Semarnat que dejó de promover los eucaliptos cuando sólo una especie (la camaldulensis) de estos es la que tiene plaga y existen muchas otras que están libres de ella. Además, hay muchas especies nativas y otras bien adaptadas que, con pocos cuidados y poca agua, rinden magníficos resultados y beneficios para la ciudad.

Además, se propone revisar las 309 hectáreas de áreas verdes con que se cuenta actualmente a fin de aumentar, principalmente en camellones, la densidad de árboles frondosos. También debemos de modificar el diseño de los cementerios, incluso los que ya se tienen (como el Yañez y el Quiroga), para que sean al mismo tiempo parques arbolados utilizando aguas tratadas. Sobre todo hay que convertir en parque urbano el antiguo lecho del río al poniente de la ciudad a partir de donde termina el ingrato canal encementado en que se transformó el lecho del río Sonora que atraviesa la ciudad. Otros candidatos para parques urbanos son el antiguo campo de golf del Country Club y los terrenos aledaños al sitio donde se va a construir la planta de tratamiento de aguas residuales.

Pero para que esto pueda avanzar se requiere que haya ciudadanos organizados que lo promuevan. Sin el impulso ciudadano los gobiernos no llegan lejos y todo queda en buenas intenciones. Los especuladores e inversionistas inmobiliarios deben de tener en cuenta que sus terrenos adquieren más valor cuando existen áreas verdes cercanas. Imaginemos a Hermosillo como una ciudad verde y amable.

 

*Profesor-investigador del Programa de Estudios Políticos y de Gestión Pública de El Colegio de Sonora. Correo electrónico: npineda@colson.edu.mx