» Convocatorias

  • cartel-posgrado Programas de Maestría y Doctorado en Ciencias Sociales »

    El Colegio de Sonora convoca a participar en el proceso de admisión de los programas de Maestría y Doctorado en Ciencias Sociales Consulta la convocatoria [...]

  • quinto turismo Quinto Coloquio Internacional Ciudades del turismo »

    El Colegio de Sonora , en colaboración con otras instituciones, convoca a participar en el Quinto Coloquio Interanacional Ciudades del Turismo. “El imaginario y la construcción [...]

  • cartel-cipial Primer Congreso Internacional Los Pueblos Indígenas de América Latina siglos XIX y XXI »

    Avances, perspectivas y retos. Informes www.congresopueblosindigenas.org

» Novedades Editoriales

  • port-pol Modelos para el análisis de Políticas públicas »

    Coordinador: Nicolás Pineda Pablos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $250.00

  • region-56 región y sociedad »

    Publicación cuatrimestral. Año XXV, número 56, enero-abril de 2013. $80.00

  • port-mujeres-periodismo Mujer, periodismo y opinión pública en Sonora. El caso de los periódicos El Pueblos y El Tiempo de Hermosillo (1934-1938) »

    Autora: Elizabeth Cejudo Ramos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $200.00

FOTO DE LA SEMANA: “Panorámica de Burgos, España”

La imagen fue capturada por Macrina Restor Rodriguez

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

Las dos historias de Pedro Porter Casanate...

Las dos historias de Pedro Porter Casanate...

Viejas y nuevas historias del Golfo de California

Manuel Alberto Santillana[1]

Narra John Steinbeck, por ahí del 1950, en su  libro Por el mar de Cortés, que cada viaje debiera realizarse en dos ocasiones: una para cometer errores y otra para navegar felizmente salvando los mismos. En el caso de Las dos historias de Pedro Porter Casanate, explorador del Golfo de California. Estudio y edición de dos relaciones manuscritas del siglo XVII, de los investigadores Ramón Manuel Pérez Martínez y Aarón Grageda Bustamante, editado por El Colegio de Sonora y la Universidad de Sonora, no fue así; hubo un solo viaje, pero dos descripciones. Este libro, estudio a caballo lingüístico-histórico y antropológico, es una descripción en castellano actual de una carta de relación y una crónica de viaje que el aragonés Porter Casanate realizó al mar de Cortés hacia fines del siglo XVI.

Si bien, como ahora se sabe por los rescates documentales, fue Hernán Cortés el descubridor del mar que lleva su nombre, así como de la península de la Baja California –que en ese entonces se creía una isla–, es Porter Casanate quien obtiene el permiso en España para conocer sus límites. La idea era conocer dónde concluía la isla y cómo era posible regresar a la península ibérica por el norte del continente. Se creía, como con Magallanes, que existía un cabo donde surcar y regresar del Océano Pacífico al Atlántico. Pero nada, que no era una isla sino una península y …adiós intento.

Tal vez la riqueza más interesante del libro de marras es descubrir la tenacidad de un navegante de hace 450 años. Varias son las vicisitudes y todas las vence. Primero, no le otorgan el permiso en el reino de Navarra y Aragón, insiste y lo consigue. Luego, llega a la Nueva España y el virrey consiente que lleve a cabo su aventura, pero que busque por él mismo los recursos para financiarse; los consigue, se dirige a las costas nayaritas y hace su armada. Por envidias, le incendian los astilleros y ni así se derrota; vuelve a construir dos barcos, se lanza al Golfo de California y nada más llega a la mitad de la península. Total que, solo, pobre, triste y descangayado, regresa a Aragón creyendo que había desvelado el misterio, por fin, de que la Baja California no era una isla sino una península.

Las dos historias contienen riqueza literaria y están acompañadas de extensas notas de los autores, lo que nos permite identificar aspectos poco conocidos del español de esa época, usos del lenguaje del siglo XVI o XVII, así como tópicos relacionados con la navegación o las costumbres de la Nueva España. Sin duda es un libro que deleita en sus dos narraciones del mismo viaje. Además, hay que resaltar que proporciona información sobre los indígenas de la península, punto poco conocido en la historia mexicana tan proclive a exaltar la cultura india mesoamericana y a menospreciar, por desconocimiento, la de aridoamérica. Fuera de algunos textos de los jesuitas que colonizaron la Alta y la Baja Pimería, existen pocos textos de los pueblos indígenas de Sonora y menos aún de la Baja California.

Para cerrar, conviene destacar que Porter Casanate tiene una visión colonizadora típica de su tiempo. Él llega y puebla, instaura costumbres y guía a los pobladores así como a sus coterráneos. Por ejemplo, nos refiere que se instala para colocar un faro y guiar al galeón de Manila en su paso por el sur de la península. El fragmento es una perla fina que invita a leer todo el libro.

“Montaron sus islas y siguieron la navegación hallándose sobre el río de Navito, atravesaron desde el Golfo de la California al Cabo de San Lucas, dando vista al de la Porfía, encontraron gran número de ballenas, tardando diez y ocho días hasta llegar al cabo donde está la bahía de San Bernabé, en la cual dieron fondo en veinticinco de enero. Esta Bahía en espaciosas playas tiene ensenadas muy grandes y dos farallones, que a fuer de peinados riscos abrigan el puerto, brotan arroyos de aguas puras que encierran una laguna donde se hace sal. Saltó la gente a tierra y, reconociendo los más altos cerros de donde se señoreaba el golfo, puso el capitán en ellos centinelas que, amaitinando vigilantes, condujeron naos de Filipinas, levantando de día humos y de noche fuegos”

Felicidades al área editorial de El Colegio de Sonora por seguir con este magnífico rescate literario.



[1] Maestro en Ciencias Sociales por El Colegio de Sonora. Correo electrónico: msantillanam@hotmail.com