» Convocatorias

  • cartel-posgrado Programas de Maestría y Doctorado en Ciencias Sociales »

    El Colegio de Sonora convoca a participar en el proceso de admisión de los programas de Maestría y Doctorado en Ciencias Sociales Consulta la convocatoria [...]

  • quinto turismo Quinto Coloquio Internacional Ciudades del turismo »

    El Colegio de Sonora , en colaboración con otras instituciones, convoca a participar en el Quinto Coloquio Interanacional Ciudades del Turismo. “El imaginario y la construcción [...]

  • cartel-cipial Primer Congreso Internacional Los Pueblos Indígenas de América Latina siglos XIX y XXI »

    Avances, perspectivas y retos. Informes www.congresopueblosindigenas.org

» Novedades Editoriales

  • politicas-sociales Alternativas en la crisis para la transformación de políticas sociales en México »

    Coordinadores: Luis Huesca Reynoso, Patricia Aranda Gallegos, Jorge E. Horbath Corredor y Enrique Valencia Lomelí COLSON, CIAD, ITESO, U de G y Konrad Adenauer Stiftung, [...]

  • port-pol Modelos para el análisis de Políticas públicas »

    Coordinador: Nicolás Pineda Pablos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $250.00

  • region-56 región y sociedad »

    Publicación cuatrimestral. Año XXV, número 56, enero-abril de 2013. $80.00

FOTO DE LA SEMANA: “Paloma”

La imagen fue capturada por Homero García.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

justicia-abc

Vía libre

Cuatro años y contando

Alvaro Bracamonte Sierra*

Este miércoles se cumplen cuatro años de la tragedia de la guardería ABC. Desde entonces muchas cosas han cambiado y sin embargo parece que todo sigue igual: los padres siguen luchando por una genuina justicia, y los responsables, los verdaderos responsables, siguen sin pagar su negligencia e inmoralidad. Sobre la tragedia se ha escrito una cantidad importante de artículos periodísticos, libros y ensayos académicos; incluso se han hecho varios filmes: uno está ahora exhibiéndose y otro sigue esperando su presentación formal.

Las madres y padres de los niños se han organizado en distintas agrupaciones. Una de ellas, el Movimiento 5 de Junio, mantiene sin vacilaciones el reclamo de justicia; sus integrantes son los principales promotores de las marchas y movilizaciones de protesta, son quienes establecieron los juicios ciudadanos donde se condenó a los dueños y funcionarios estatales y federales. Uno de estos juicios se realizó en el Zócalo de la Ciudad de México. Otros padres se han aglutinado en torno a la asociación Manos Unidas por Nuestros Niños que sostiene que el incendio fue perpetrado por funcionarios del gobierno boursista para eliminar evidencias de supuestos actos de corrupción. Hay otros que no se han integrado a ninguna agrupación y decidieron vivir su duelo con relativa discreción. Se entiende y justifica.

No he visto lo película estrenada el viernes 31 en una sala de la ciudad de Hermosillo. Sin embargo, por las opiniones compartidas de quienes ya han asistido, se advierte que es un producto bien logrado y expone con realismo la corrupción pública y privada que incubaron las condiciones para que aquel aciago día el fuego pudiera terminar con el galerón adaptado como estancia infantil. La exhibición de estos documentales es ya un logro, pues ayuda a no olvidar los hechos y refuerza la indignación que despertó una tragedia que estremeció la conciencia nacional, puso en vilo el sistema de seguridad social e impactó la geografía electoral de la entidad.

De la infatigable lucha emprendida por los padres de familia, sobre todo los organizados en torno al Movimiento 5 de Junio, hay resultados importantes. Uno de ellos, realmente trascendental, es la aprobación de la Ley General de Prestaciones de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil, misma que fue votada por los diputados en septiembre de 2011 y publicada en el Diario Oficial el 24 de octubre del mismo año. La ley secundaria, esto es, el reglamento correspondiente, fue aprobada casi un año después, en agosto de 2012. Esta normatividad constituye por sí sola un logro de los padres, pues su causa no se reduce a exigir que los responsables sean castigados sino también a crear las condiciones para que tragedias tan lamentables no vuelvan a ocurrir.

Con el grito “ABC nunca más”, se dedicaron a empujar leyes que protejan a los infantes, esfuerzo que fue coronado con la referida normativa, conocida como Ley 5 de Junio. Entre las disposiciones más importantes que ésta establece destaca la creación de un registro nacional de estancias para facilitar la supervisión por parte de las autoridades federales, estatales y municipales, y se prevén medidas de protección civil como la obligación de contar con instalaciones hidráulicas, eléctricas, contra incendios, de gas, intercomunicación y especiales, de acuerdo con los reglamentos establecidos por la federación y las entidades federativas.

La Ley 5 de Junio deja claro también que “ningún establecimiento que por su naturaleza ponga en riesgo la integridad física y emocional de niñas y niños y demás personas que concurran a los Centros de Atención podrá estar ubicado a una distancia menor a quinientos metros”. Respecto a la evacuación del inmueble, establece que se deberá comprobar periódicamente el funcionamiento de todos los elementos, así como las salidas en caso de riesgo. Además, para ello se deben prever medidas específicas relacionadas con las  personas con discapacidad. “Al menos una vez cada dos meses se deberá realizar un simulacro con la participación de todas las personas que ocupen regularmente el inmueble. Igualmente, deberán llevarse a cabo sesiones informativas con el objeto de transmitir a los ocupantes las instrucciones de comportamiento frente a situaciones de emergencia”.

Es una ley progresista y haberla logrado se debe indiscutiblemente a la decidida labor que los padres del Movimiento 5 de Junio emprendieron luego de la tragedia. Nunca se compensará la pérdida de sus seres queridos, pero no cabe duda que muchos infantes deberán su seguridad y su calidad de vida al esfuerzo de estos valerosos padres.

Como un mínimo reconocimiento a su incansable sacrificio, asistamos a la marcha que han convocado para este miércoles (18:00 hs.), cuando se cumplen cuatro años del incendio; será un momento adecuado para insistir en que los verdaderos responsables paguen el daño causado.

*Profesor-investigador del Centro de Estudios de América del Norte de El Colegio de Sonora. abraca@colson.edu.mx