» Convocatorias

  • cartel-posgrado Programas de Maestría y Doctorado en Ciencias Sociales »

    El Colegio de Sonora convoca a participar en el proceso de admisión de los programas de Maestría y Doctorado en Ciencias Sociales Consulta la convocatoria [...]

  • quinto turismo Quinto Coloquio Internacional Ciudades del turismo »

    El Colegio de Sonora , en colaboración con otras instituciones, convoca a participar en el Quinto Coloquio Interanacional Ciudades del Turismo. “El imaginario y la construcción [...]

» Novedades Editoriales

  • politicas-sociales Alternativas en la crisis para la transformación de políticas sociales en México »

    Coordinadores: Luis Huesca Reynoso, Patricia Aranda Gallegos, Jorge E. Horbath Corredor y Enrique Valencia Lomelí COLSON, CIAD, ITESO, U de G y Konrad Adenauer Stiftung, [...]

  • port-pol Modelos para el análisis de Políticas públicas »

    Coordinador: Nicolás Pineda Pablos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $250.00

  • region-56 región y sociedad »

    Publicación cuatrimestral. Año XXV, número 56, enero-abril de 2013. $80.00

FOTO DE LA SEMANA: Sin título

La imagen fue capturada por Edith Araoz Robles

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

mujer-minera-2

Mujeres mineras

Cristina Martinez*

Aunque por razones familiares he sabido del trabajo de las mujeres mineras, en realidad empecé a conocerlas recientemente luego de un artículo que escribí sobre las transformaciones socioterritoriales de la mina La Herradura. Recuerdo que una de las fuentes de información que encontré en Internet fue el audiovisual que daba cuenta del papel de la mujer en el desarrollo de la mina y muy particularmente se refería a las trabajadoras que operan camiones de 90 toneladas y la solvencia que demostraban dentro y fuera de la mina. Creo que esta se ha convertido en la figura emblemática de las mujeres mineras, más sin embargo ellas están en toda la configuración laboral desde las gerencias generales, laboratorios de análisis, almacenes, medio ambiente, e incluso la misma exploración en terreno.

En efecto, la presencia femenina en el sector acentúa su visibilidad no sólo porque hay más apertura de género sino porque se ha incrementado el número de empresas mineras en el país y esto ha dado paso a un proceso sin reversa donde los hombres han debido aceptarlo. Lo anterior no quiere decir que ha sido fácil para ellas y mucho menos para ellos, pues el sector había sido dominantemente masculino, pero al menos algunas compañías han desarrollado la certificación en equidad de género que marca las pautas mínimas de equilibrio de esta histórica desigualdad. Quienes ya se han certificado reportan beneficios notables en materia de igualdad de salarios, considerable baja en la rotación de puestos y una convivencia laboral más sana.

Algunos de estos temas se trataron en el foro de las mujeres mineras de la semana pasada donde se dieron cita cientos de mujeres y hombres relacionados con el sector, tales como profesoras y profesores de carreras afines que preguntaban cómo transmitir a las y los estudiantes las principales preocupaciones en materia de trabajo y de género; me llamó la atención que el común denominador de las respuestas se centró en  la buena actitud con relación al trabajo y el respeto mutuo entre los compañeros. Respecto al primer punto, es de hacer notar que particularmente en la minería la escolaridad no determina el puesto de trabajo sino las capacidades demostradas por el o la aspirante. En este sentido, las empresas se constituyen en formadoras de habilidades y capacidades para escalar los distintos puestos de trabajo.

Allí menudearon los testimonios de las mujeres que en estas condiciones recibieron la oportunidad de formarse y demostrar los mismos resultados que los hombres. Y justo en este punto es donde ellas mismas detectan la reticencia en la aceptación y reconocimiento a su trabajo por parte de algunos compañeros, aunque no necesariamente de sus jefes, quienes las promovieron. Es significativo el factor generacional en el tema de la discriminación porque la mayoría de las foristas, jóvenes y pertenecientes a firmas de reciente creación (10 años promedio), aducen este argumento para no sentirse identificadas con dicha condición frente a las insistentes preguntas al respecto. Sin embargo, sí fueron claras y firmes en que por primera vez se sentían reconocidas públicamente y que esto se lo habían ganado a pulso.

Finalmente, un fragmento del testimonio de Elba Rocío Aranda, de La Herradura, que además es una de las mujeres mineras del video de Internet mencionado en esta nota. Ella dice: “…ingresé en el año 2000 y me capacitaron para camión triple 7 de 90 toneladas, posteriormente operé la rotaria que es otro vehículo pesado que perfora suelo y roca…, más tarde tuve que enseñarle a compañeros hombres…; era extraño enseñarle a ellos cuando siempre es al revés; todo se hace con un simulador y tan sólo lograr que aprendieran a tomar el volante era un éxito…, además en ese entonces yo no sabía manejar carro, pero sí resulté muy buena en este tipo de camiones. También tuve la oportunidad de estudiar la carrera de Psicología Industrial con el apoyo de la empresa y ya estoy en la Coordinación General de Capacitación”.

 

*Profesora-investigadora del Centro de Estudios de América del Norte de El Colegio de Sonora. cmartin@colson.edu.mx