» Convocatorias

  • cartel-posgrado Programas de Maestría y Doctorado en Ciencias Sociales »

    El Colegio de Sonora convoca a participar en el proceso de admisión de los programas de Maestría y Doctorado en Ciencias Sociales Consulta la convocatoria [...]

  • quinto turismo Quinto Coloquio Internacional Ciudades del turismo »

    El Colegio de Sonora , en colaboración con otras instituciones, convoca a participar en el Quinto Coloquio Interanacional Ciudades del Turismo. “El imaginario y la construcción [...]

» Novedades Editoriales

  • region-57 región y sociedad número 57 »

    Publicación cuatrimestral. Año XXV, número 57, mayo-agosto de 2013. $80.00

  • politicas-sociales Alternativas en la crisis para la transformación de políticas sociales en México »

    Coordinadores: Luis Huesca Reynoso, Patricia Aranda Gallegos, Jorge E. Horbath Corredor y Enrique Valencia Lomelí COLSON, CIAD, ITESO, U de G y Konrad Adenauer Stiftung, [...]

  • port-pol Modelos para el análisis de Políticas públicas »

    Coordinador: Nicolás Pineda Pablos El Colegio de Sonora, 2013 Hermosillo, Sonora $250.00

FOTO DE LA SEMANA: “Bloqueo Vícam”

La imagen fue capturara por José Luis Moreno Vázquez

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

Danton

Danton

Vía libre

¿Y ahora qué?

Alvaro Bracamonte Sierra*

Georges Danton fue uno de los protagonistas más relevantes de la Revolución Francesa. Participó al lado de Robespierre en sus primeros alzamientos, pero el destino los separó a tal grado que el último lo acusó de conspirar contra la revolución sólo para organizarle un juicio sumario cuya sentencia fue morir en el patíbulo. Este histórico episodio es magistralmente recreado en el largometraje “Danton” de Andrzej Wajda (1983). Una de las escenas más impactantes es cuando Robespierre, líder principal de la fracción revolucionaria triunfante, enfrenta el desafío de los moderados encabezados por Danton, a la sazón un populista que contaba con el apoyo parisino.

Al discutir con un cercano la disyuntiva del momento, el incorruptible —como se le conoció a Robespierre— dijo, palabras más palabras menos: Si la pugna la gana Danton, pierde la revolución (lo consideraba poco comprometido con los verdaderos propósitos revolucionarios); pero si éste es derrotado, igual pierde la revolución. Danton representaba los ideales de libertad y seguridad que propugnaron los cabecillas franceses. La encrucijada se resolvió a favor de Robespierre quien poco después también fue guillotinado luego de un proceso tan desaseado como el que falló contra el propio Danton.

Esta clase de encrucijadas han sido comunes a través de la historia. Cualquiera que sea la salida a un conflicto con las características referidas, no produce soluciones óptimas, es decir, aceptadas por las partes que se enfrentan. Después del desenlace es posible que una de ellas se sienta triunfadora, pero socialmente su victoria no significa nada. Estas resoluciones implican un fracaso de la sociedad; representan, dicho de otra manera, la claudicación de la política, el fracaso de la derrota de la negociación como la vía para la construcción de acuerdos en donde cada fracción en pugna deponga y gane algo.

Percibo que, con las proporciones guardadas, estamos experimentando una coyuntura similar en el interminable conflicto surgido tras la decisión de construir el acueducto Independencia y la oposición de una parte significativa, quizá la mayoría, de los cajemenses y ahora de la etnia Yaqui. Sobre esta disputa ha corrido mucha tinta y se han suscitado múltiples momentos de tensión que ahora se recrudecen y escalan a un nivel peligroso al cortar los opositores la circulación de la carretera federal 15 a la altura del poblado de Vícam.

Al respecto es previsible que, cualquiera que sea la conclusión, perderemos como sociedad. Consideremos por ejemplo que la presión ejercida por los indígenas y apoyada por los poderosos agricultores, empresarios y políticos cajemenses tiene éxito y que la Corte decide a favor de los opositores; si es así, se perderían los miles de millones de pesos invertidos y, con ello, la posibilidad de garantizar un abasto de agua suficiente para los hermosillenses, cuando se han agotado las reservas y las lluvias no aparecen. No serían los únicos afectados: si la Suprema Corte da la razón a los yaquis, entonces una proporción nada despreciable del agua concesionada a los agricultores de esa zona deberá ser devuelta a los indígenas que son los propietarios originales de esos derechos. Perderían así tanto los productores del sur como la población de Hermosillo. En estas circunstancias, se verían seriamente afectadas las posibilidades de acelerar el desarrollo económico del estado y sus regiones.

Pero si la Corte ratifica que el acueducto es legal y avala al tozudo gobernador sonorense, entonces ganan los hermosillenses, el Ejecutivo obtiene una sonada victoria política y el desarrollo del centro de la entidad se afianza. Sin embargo, este desenlace reforzaría la sensación de agravio que prevalece en una buena parte de los cajemenses y ahora entre los yaquis, pues consideran que esa agua les pertenece y que el trasvase es nada más y nada menos que un atraco en flagrancia. El desánimo y enojo que dejaría entre los afectados, el coraje anidado en los combativos yaquis, se convertiría en una carga negativa que alteraría la convivencia social y afectaría por tanto el desarrollo de la región.

En este escenario, la polarización se acentuará convirtiendo a la región en una casa inhabitable. Ganarían los hermosillenses y el gobernador Padrés, pero perdería la sociedad sonorense en general que, escindida y fragmentada, tendrá serias dificultades para sortear los desafíos que depara un futuro competitivo y demandante. En las condiciones actuales ese horizonte se advierte complicado y por momentos ominoso.

¿Cómo llegamos a esto? creo que todos somos en algún grado responsables. Pero lo son más los protagonistas, que han puesto sus intereses personales o de grupo por encima del interés de la sociedad.

*Profesor-investigador del Centro de Estudios de América del Norte de El Colegio de Sonora. abraca@colson.edu.mx