» Novedades Editoriales

  • region y sos 58 región y sociedad 58 »

    Región y sociedad, número 58. Revista de El Colegio de Sonora Publicación cuatrimestral.Vol. XXV, no. 58, septiembre-diciembre de 2013

  • desarrollo Desarrollo humano transfronterizo: retos y oportunidades en la región Sonora-Arizona »

    Córdova Bojórquez Gustavo, Dutram Justin, Rodríguez Gutiérrez J., Guadalupe Lara, Enríquez Blanca Esthela. Precio: $320.00 Price: $24.89 Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de [...]

  • indios Indios, españoles y mestizos en zonas de frontera, siglos XVII-XX »

    Coordinadores: José Marcos Medina Bustos y Esther Padilla Calderón. Precio: $250.00 Price: $19.44 Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de Michoacán. Edición: 1. Año: [...]

  • turismos Turismo e imaginarios »

    Coordinadores: Méndez Sáinz Eloy y Velázquez García Mario Alberto Precio: $250.00 Price: $19.44 Editorial: El Colegio de Sonora, Tecnológico de Monterrey. Edición: 1. Año: 2013 [...]

FOTO DE LA SEMANA: “Luces”

La imagen fue capturada por Rosana Olivares.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

ysinembargo-512

Empresarios y servicio público

Nicolás Pineda*

La comparecencia del director del Consejo Estatal para la Obra Pública en el Congreso del Estado ha puesto en la mesa de discusión la pertinencia de que empresarios en activo ocupen cargos públicos. El director en ciernes comentó que tiene un negocio de cría y venta de caballos y se dedica a él fuera de sus horas de trabajo. El empresario metido a funcionario expresa además que ese negocio es su pasión y ha sido la actividad de toda su vida. El tema es interesante y suscita muchas preguntas. ¿Qué lleva a alguien que tiene un negocio redituable y que reclama su atención a trabajar en el gobierno? ¿Qué tanto podemos creer que no orienta y subordina su gestión pública al beneficio de su negocio particular? Pero sobre todo ¿Qué tan conveniente es este tipo de servidores públicos para el desarrollo del estado?

Servidores públicos

Al igual que lo que sucede con una empresa, en el gobierno el buen desempeño depende en buena medida del personal que ocupa los cargos públicos.
En los países europeos este problema no existe, ya que el sistema parlamentario exige que los puestos de gabinete sean para los miembros del parlamento, que equivalen a nuestros diputados y son gente que participó en una elección y se dedica de lleno a la política y, si convencen al electorado, son reelectos para múltiples periodos. Para el resto de los puestos se ha inventado lo que se conoce como servicio civil de carrera que garantiza una carrera profesional, pero exige dedicación exclusiva.

Pero México es un sistema presidencialista donde los gobiernos se integran con las personas que designa el Ejecutivo. Cada gobernante tiene amplio poder discrecional para designar a sus colaboradores de todos los niveles y en ello se juega el desempeño de su gobierno. ¿Cuál ha sido el perfil de los servidores públicos en México?

En nuestra historia reciente, en la época después de la revolución, los puestos públicos fueron un coto exclusivo de los militares que habían participado en la revolución. Ésta fue la regla hasta mediados del siglo XX cuando se acabó la generación de los revolucionarios. Después vinieron varias décadas en las que la mayoría de los puestos de gabinete fueron ocupados por abogados egresados de la UNAM y universidades públicas. Es ya clásico un estudio de Roderic Camp sobre el perfil de los funcionarios de gobierno mexicanos: ahí describe cómo, por medio de camarillas o redes de personas en torno a un líder, los funcionarios brincaban de unos puestos a otros y de una dependencia a otra de manera que así se hacía carrera pública a pesar de los cambios sexenales. Este fue el perfil típico de los funcionarios priistas hasta que llegaron los tiempos de la alternancia política y el pluralismo político.

Hay que aclarar que este sistema no eximió al sistema político mexicano de la corrupción sino todo lo contrario, era parte de la misma red de complicidades y “permisos” para hacer negocios y transas personales.

Empresarios en el servicio público

Aunque la designación de empresarios no es algo nuevo e incluso fue frecuente con el PRI, con el arribo del PAN al gobierno, la presencia de empresarios en el gobierno se incrementó considerablemente. Al carecer de cuadros de militantes con experiencia en el servicio público, los gobiernos panistas echan mano de los empresarios.

La idea general es que son buenos administradores y le imprimen eficiencia e innovación a los asuntos públicos. Esto puede ser cierto cuando dejan efectivamente sus negocios y se dedican de lleno al servicio público, pero resulta contraproducente cuando no sólo mantienen sus negocios sino que además se dedican a engrosar la cartera de clientes y a realizar transacciones ventajosas a costa de los recursos públicos. No es raro entonces que se den los proveedores exclusivos con precios abultados y empresas creadas ex profeso en manos de parientes para atender las compras de una dependencia. Además, para eso están las adjudicaciones directas y las compras de urgencia. Se da el caso incluso de licitaciones en las que todas las propuestas son a conveniencia. Todo con apariencia muy legal, aunque no de manera moral ni honesta. El hecho de que las contralorías no lo quieran o puedan ver, no significa que no existan.

El caso es que los empresarios que supuestamente eran los cuadros más fieles del PAN, al arribar a los puestos públicos y seguir funcionando como empresarios buscadores de la máxima utilidad, están echando a perder la imagen de los gobiernos panistas y su futuro político.

No se puede ser buen servidor público y empresario privado al mismo tiempo porque descuidará un lado y privilegiará al otro. En esta situación, lo que es virtud en el sector privado resulta nefasto en el servicio público. Con funcionarios-empresarios pierde Sonora y perdemos todos. Necesitamos servidores públicos profesionales, exclusivos y de carrera.

¿Qué piensan nuestros precandidatos sobre este asunto?

*Profesor-investigador en El Colegio de Sonora. nicolas.pineda.p@gmail.com