» Novedades Editoriales

  • region y sos 58 región y sociedad 58 »

    Región y sociedad, número 58. Revista de El Colegio de Sonora Publicación cuatrimestral.Vol. XXV, no. 58, septiembre-diciembre de 2013

  • desarrollo Desarrollo humano transfronterizo: retos y oportunidades en la región Sonora-Arizona »

    Córdova Bojórquez Gustavo, Dutram Justin, Rodríguez Gutiérrez J., Guadalupe Lara, Enríquez Blanca Esthela. Precio: $320.00 Price: $24.89 Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de [...]

  • indios Indios, españoles y mestizos en zonas de frontera, siglos XVII-XX »

    Coordinadores: José Marcos Medina Bustos y Esther Padilla Calderón. Precio: $250.00 Price: $19.44 Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de Michoacán. Edición: 1. Año: [...]

  • turismos Turismo e imaginarios »

    Coordinadores: Méndez Sáinz Eloy y Velázquez García Mario Alberto Precio: $250.00 Price: $19.44 Editorial: El Colegio de Sonora, Tecnológico de Monterrey. Edición: 1. Año: 2013 [...]

FOTO DE LA SEMANA: “Atardecer”

La imagen fue capturada por Ana Orendain.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

y-sin-513

Circo, maroma y quiebra estatal

Nicolás Pineda*

Resulta abrumadora la cantidad y variedad de hechos y situaciones preocupantes y raras que suceden en el actual Gobierno del Estado. Faltan ciudadanos, medios críticos y asociaciones sociales y académicas que ayuden a desmadejar la quiebra financiera y política del gobierno estatal actual. Lo peor sería que se diera una conspiración de silencio en la que todo mundo habla en el ámbito privado pero nadie comenta en el ámbito público y se actuara como que no pasa nada. Haciendo una apretada síntesis voy a tratar de resumir algunas de las situaciones más significativas y evidentes de la quiebra estatal.

Circo

Muy sorpresiva y extraña por demás la sesión del Congreso del Estado del pasado 13 de diciembre (concluida la madrugada del 14). Esta sesión fue una parranda o diarrea legislativa en la que se aprobaron alrededor de 30 leyes y decretos entre los que se encuentran reformas a las leyes de la Comisión de Derechos Humanos, el art. 67 constitucional, del registro civil, del consejo del transporte, de ganadería, de asistencia social, de fomento a la lectura, de bibliotecas, seguridad escolar, derogación del Común y otros ingresos en la ley de Hacienda y, para rematar, el nuevo presupuesto de ingresos y egresos 2014, así como una autorización al Ejecutivo para que contrate deuda por 14 mil millones de pesos. Para colmo, aparentemente la agenda de esta sesión no fue anunciada con anticipación en la gaceta parlamentaria y los diputados aprobaron la mayoría de los documentos sin conocerlos. Muchas de las decisiones pueden ser benéficas y provechosas, pero fueron aprobadas sin discutirlas ni conocerlas, lo cual podría invalidarlas de origen.

Más extraña aún fue la docilidad y sumisión de la mayoría de los diputados priistas en esta sesión en que aprobaron todo sin chistar, cuando días antes habían publicado un desplegado declarando que no aprobarían la reestructuración de la deuda ni el presupuesto hasta que se rindiera cuenta exacta sobre el destino y motivos del endeudamiento. A la hora de los hechos, aprobaron eso y mucho más. El show culminó con una gira del líder de la bancada priista en los medios para hablar de los impuestos derogados y las bondades del presupuesto aprobado. La duda es: ¿Qué se esconde detrás de toda esta avalancha? ¿Qué acuerdo hubo entre priistas y panistas? ¿Por qué el silencio de la mayoría de los diputados sobre estas leyes y acuerdos tan positivos que merecerían una mayor difusión y promoción?

Maroma

Ahora, el Gobierno del Estado anuncia que pagará su adeudo de 1,100 millones de pesos al fondo de pensiones del ISSSTESON con inmuebles propiedad del Estado. Entre estos bienes se encuentran el estadio Héctor Espino, el edificio Cremi y el cerro del Bachoco en Hermosillo, además de casas en Guaymas y Álamos y terrenos para fraccionamientos en Peñasco.

O sea que no fue suficiente la aprobación del presupuesto para 2014 por 46 mil millones de pesos, 9 por ciento más alto que el aprobado el año anterior, ni la contratación de deuda por 14 mil millones, sino que además se requiere rematar los bienes con que cuenta el gobierno y que se han ido acumulando a lo largo de muchos años. ¿No van a exigir tampoco aquí los priistas cuentas respecto a por qué no paga el gobierno su aportación al fondo de pensiones del Isssteson?

Quiebra

Sacando cuentas, se baja el cero y no toca. De manera bastante irregular y desaseada el Gobierno del Estado ha realizado las obras del acueducto (4 mil millones), el estadio nuevo de Hermosillo (3 mil millones), pavimentaciones en municipios (800 millones) y remozamiento de escuelas (“Gran transformación educativa”). La pavimentación se ha hecho en algunos casos sin la coordinación debida con municipios, con las empresas que ellos han asignado y a los precios que ellos han decidido. El costo de todas estas obras realizadas debieron pagarse con el presupuesto regular de los años anteriores 2010 a 2013, apoyos federales del gobierno de Calderón y, si acaso, con la nueva deuda bancaria contraída por este gobierno.

Pero además, según la calificadora Fitch, tenemos que ya se detectó una deuda no bancaria (o pasivo circulante) de más de 5 mil millones de pesos por retención de pagos a proveedores. A lo anterior hay que sumarle el retraso (o jineteo) en las transferencias de presupuesto y subsidio a muchas dependencias y organismos que hizo que algunos, como Sictuhsa y el Cobach, incluso realizaran paros y movilizaciones.

Nada de lo anterior ha sido suficiente y además ahora hay que rematar los inmuebles. Se percibe una quiebra no sólo financiera, sino también institucional, moral y política. Por más que uno haga el esfuerzo de no pensar mal, es inevitable preguntar ¿A dónde han ido a parar los otros gastos o desviaciones que han causado esta quiebra del gobierno del Estado? ¿No pasa nada y todo sigue igual?

*Profesor-investigador de El Colegio de Sonora. nicolas.pineda.p@gmail.com