» Novedades Editoriales

  • region y sos 58 región y sociedad 58 »

    Región y sociedad, número 58. Revista de El Colegio de Sonora Publicación cuatrimestral.Vol. XXV, no. 58, septiembre-diciembre de 2013

  • desarrollo Desarrollo humano transfronterizo: retos y oportunidades en la región Sonora-Arizona »

    Córdova Bojórquez Gustavo, Dutram Justin, Rodríguez Gutiérrez J., Guadalupe Lara, Enríquez Blanca Esthela. Precio: $320.00 Price: $24.89 Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de [...]

  • indios Indios, españoles y mestizos en zonas de frontera, siglos XVII-XX »

    Coordinadores: José Marcos Medina Bustos y Esther Padilla Calderón. Precio: $250.00 Price: $19.44 Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de Michoacán. Edición: 1. Año: [...]

  • turismos Turismo e imaginarios »

    Coordinadores: Méndez Sáinz Eloy y Velázquez García Mario Alberto Precio: $250.00 Price: $19.44 Editorial: El Colegio de Sonora, Tecnológico de Monterrey. Edición: 1. Año: 2013 [...]

FOTO DE LA SEMANA: Patos en la laguna

La imagen fue capturada por Ana Rosa Sánchez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-517

De deuda y acuerdos de la clase política

Victor S. Peña*

Al cierre del primer semestre del 2012, la Secretaria de Hacienda Federal reportaba a Sonora como la segunda entidad con mayor crecimiento en su deuda, en términos porcentuales y absolutos. Poner atención al tema, entonces, no es cosa menor. Los datos del cierre del año pasado, para los curiosos, están apenas por conocerse.

Por esto, diciembre venía con la promesa de mucho debate en el Congreso. El tema presupuestal, como cada fin de año, aderezado con las cifras conocidas a nivel nacional. La mezcla perfecta bajo los reflectores. Y luego, una sesión maratónica y todo planchado. Listos para el descanso.

Así, cambiamos de año, pero no de tema.

Administración que optó por endeudarse, decidió satisfacer necesidades presentes con ingresos que aún no tiene. Decir que se hipoteca el futuro puede ser una exageración, pero ilustra de manera muy clara el fondo del asunto.

Endeudada una administración, disminuye su flujo de dinero. Es la bola de nieve que crece. Más pronto de lo que pueden asimilar, cortan las cadenas por los puntos más débiles: los proveedores. Al poco tiempo, no muchos quieren venderle y quienes se arriesgan elevan sus costos para compensar el riesgo. El mundo se viene encima. A la vuelta del calendario, con nadie quedan bien y no es raro encontrarse con los arquitectos financieros de la administración abriendo unos pozos para tapar otros.

El tema, sin embargo, es complejo. Eso de gastar menos y generar ahorros de la noche a la mañana, es ficción. En el análisis que hace la Auditoría Superior de la Federación (ASF), por ejemplo, puede encontrarse que el 90% del gasto en los estados es irreductible: va a educación, salud, seguridad social, pensiones, seguridad pública y rubros por el estilo. Para cuando el agua llega al cuello, no hay solución sencilla.

En la arena política, todo podrá decirse. Unos y otros usarán el mismo discurso, pero las palabras no se sostienen en los hechos. Cuando, por cualquier razón, los números no cuadran, se requiere más que palabras para salir del bache.

Pero el Congreso es, en esencia, una arena política. Hay, en referencia pugilística, menos técnicos y muchos rudos.

Por eso, todavía en el último trimestre del año pasado, había quienes se atrevían a apostar doble contra sencillo una postura inamovible de parte del Partido que quiere volver a ser gobierno. Una actitud férrea, haciendo ver su suerte al gobierno. Empezando el año, sin embargo, entre las sorpresas de aquella fría madrugada de diciembre, la actitud de la oposición. ¿Qué habrá sucedido?

En el horizonte, una reforma constitucional. Las bases para contratar deuda serán fijadas en el centro del país. Las reestructuras tendrán que hacerse observando mecanismos de mercado y no bajo un mando discrecional, como hasta ahora. La Cámara de Diputados podrá ejercer un control político, emitiendo opiniones sobre las estrategias que los estados intentarán para ajustar sus finanzas. La ASF podrá auditar el destino de la deuda contratada. Existirá un sistema de alarmas que avisará, en todo momento, la situación económica de los estados. Esto y más, en la reforma que viene.

Esta reestructura de la deuda en Sonora, la autorizada en diciembre, podría ser la última que no tendría que sujetarse a estos nuevos controles.

Esto, tal vez, explica en parte la nueva actitud de la oposición. El cambio repentino en los actos, no en las palabras. Pudiera ser un preparar el camino para lo que viene. Un camino que ambos bandos pueden aprovechar.

A nadie conviene una administración en riesgos. La clase política debe saberlo y eso los une, al margen de colores de partido. No conviene ni a los actuales, ni a los futuros. ¿Y los ciudadanos?
Nosotros, acá, separados. Creyendo en los bandos y los colores.
*Doctor en Políticas Públicas por el Tec de Monterrey; Profesor investigador de El Colegio Sonora.
@victorspena, www.victorspena.net