» Novedades Editoriales

  • region y sos 58 región y sociedad 58 »

    Región y sociedad, número 58. Revista de El Colegio de Sonora Publicación cuatrimestral.Vol. XXV, no. 58, septiembre-diciembre de 2013

  • desarrollo Desarrollo humano transfronterizo: retos y oportunidades en la región Sonora-Arizona »

    Córdova Bojórquez Gustavo, Dutram Justin, Rodríguez Gutiérrez J., Guadalupe Lara, Enríquez Blanca Esthela. Precio: $320.00 Price: $24.89 Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de [...]

  • indios Indios, españoles y mestizos en zonas de frontera, siglos XVII-XX »

    Coordinadores: José Marcos Medina Bustos y Esther Padilla Calderón. Precio: $250.00 Price: $19.44 Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de Michoacán. Edición: 1. Año: [...]

  • turismos Turismo e imaginarios »

    Coordinadores: Méndez Sáinz Eloy y Velázquez García Mario Alberto Precio: $250.00 Price: $19.44 Editorial: El Colegio de Sonora, Tecnológico de Monterrey. Edición: 1. Año: 2013 [...]

FOTO DE LA SEMANA: Patos en la laguna

La imagen fue capturada por Ana Rosa Sánchez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

ysinembargo-517

El agua de los yaquis y el bloqueo de Vícam

Nicolás Pineda*

Como observador del conflicto sobre el acueducto y del bloqueo de Vícam cada vez estoy más confundido. Poco de lo que se dice parece tener que ver con el conflicto y lo que debiera de mencionarse no sale a flote. Trataré de presentar algunos datos sobre el agua de los yaquis y poner un poco de orden en las ideas para ver si se aclara algo de este asunto.

La asignación de la Angostura

El 22 de octubre de 1940 el presidente Lázaro Cárdenas restituyó y tituló, por medio de un decreto, el territorio de la tribu yaqui, quedando definido el actual territorio de la tribu, así como que “la comunidad indígena yaqui podrá disponer cada año agrícola hasta la mitad del caudal que se almacenara en la Presa de la Angostura”.
La presa La Angostura tiene una capacidad de almacenamiento de 703 millones de metros cúbicos. De acuerdo a las estadísticas de almacenamiento anual de esta presa ha oscilado alrededor los 500 millones. Por lo tanto, la asignación de Cárdenas a las comunidades yaquis asciende a aproximadamente 250 millones de metros cúbicos anuales.
Ahora bien, las comunidades yaquis (Distrito 18) siembran poco menos de 20 mil hectáreas, principalmente de trigo. Este cultivo consume aproximadamente 7500 metros cúbicos de agua por hectárea. El volumen total de agua de riego equivale entonces a una asignación de aproximadamente 150 millones de metros cúbicos. Por lo tanto, el faltante de la asignación de la Angostura es de alrededor de 100 millones de metros cúbicos.

¿Por qué no se le entrega este faltante al distrito yaqui? El motivo técnico es que el canal que conduce el agua al distrito de riego de los yaquis no tiene capacidad para llevar toda esa agua. El canal actual entrega 20 metros cúbicos por segundo y se requeriría una capacidad para conducir 60 metros cúbicos por segundo. Más de fondo, el problema es que se requeriría ampliar el área de cultivo y ampliar la capacidad del canal. Pero aquí es donde entre el otro factor y es que quienes han estado aprovechando el agua que no les llega a los yaquis son precisamente los agricultores del valle (la margen izquierda).

La cuestión viene a parar entonces en la demanda de ampliar el distrito de riego de los yaquis en 15 mil hectáreas y decidir si hay agua suficiente para ello, o si se les reduce a los otros agricultores del valle. Esto viene entonces a rebotar en la oposición al acueducto: ¿cómo es que se le da agua a Hermosillo si se les niega a los yaquis la asignación hecha desde 1940 y la ampliación de su distrito de riego?

El rezago de los pueblos yaquis

El otro problema es el deficiente servicio de agua potable a los pueblos yaquis. Al menos en Vícam, que es el pueblo que más servicios tiene, hay un desabasto crónico. El servicio de agua en las llaves es de pocas horas, con cortes frecuentes que pueden durar días. Una causa que se aduce es la antigüedad y la variedad de calibres de la tubería que crea cuellos de botella, problemas de presión y fugas, pero que tampoco se ha atendido ni se resuelve.

La tarifa fija para todos es de 137 pesos, lo cual es bastante caro para lo que se paga incluso en Hermosillo u Obregón por cuota fija. La situación se complica ya sólo 500 de los 1750 usuarios acostumbran pagar el servicio. Por otra parte, el agua se extrae del pozo número 8 del Babójori y del acueducto que lleva agua a Guaymas. El cobro de energía eléctrica que se tiene un costo mensual de 60 mil pesos, además de los salarios del personal de la CEA que presta el servicio. Hay entonces mucho rezago en estos pueblos cuya memoria está vinculada a la del río Yaqui con agua abundante, pero que hoy está seco.

El convenio que no lo fue

Sin embargo, los temas anteriores casi no se mencionan. El 21 de enero los yaquis autores del bloqueo de Vícam, firmaron un convenio en el que se aceptó, entre otros puntos, que la bocatoma del acueducto en la presa del Novillo fuera administrada por el gobierno federal a través de la Conagua y que se definieran los volúmenes mínimos para el consumo humano que requiere Hermosillo, así como que se establezca la forma y volúmenes de abastecimiento de agua para la tribu yaqui. Pero todavía no terminaba de firmarse el convenio operativo del 24 de enero ni el gobierno estatal de entregar la bocatoma, cuando los autores del bloqueo se llamaron engañados y estaban reanudando el bloqueo, ahora con horario ampliado.
He estado tratando de entender el discurso y las declaraciones de los voceros yaquis sobre este nuevo bloqueo ampliado, pero cada vez me parecen más confusas y difusas. En la edición de El Imparcial del 4 de febrero, se cita que la medida se debió a “la desatención de funcionarios de la Conagua hacia la tribu”, pero no se aclara más. Tal parece que sólo se quiere crear cortinas de humo y hacer política más que demandas concretas. En lo personal pienso que es la oportunidad para que los yaquis resuelvan la ampliación de su distrito y el mejoramiento de sus servicios de agua potable. ¿Por qué no se plantea esto con claridad? ¿O es que son otras las intenciones? ¿Apoyan estas demandas los agricultores opositores del acueducto?

*Profesor-investigador del Programa de Estudios Políticos y GestiónPública de El Colegio de Sonora. nicolas.pineda.p@gmail.com