» Novedades Editoriales

  • region y sos 58 región y sociedad 58 »

    Región y sociedad, número 58. Revista de El Colegio de Sonora Publicación cuatrimestral.Vol. XXV, no. 58, septiembre-diciembre de 2013

  • desarrollo Desarrollo humano transfronterizo: retos y oportunidades en la región Sonora-Arizona »

    Córdova Bojórquez Gustavo, Dutram Justin, Rodríguez Gutiérrez J., Guadalupe Lara, Enríquez Blanca Esthela. Precio: $320.00 Price: $24.89 Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de [...]

  • indios Indios, españoles y mestizos en zonas de frontera, siglos XVII-XX »

    Coordinadores: José Marcos Medina Bustos y Esther Padilla Calderón. Precio: $250.00 Price: $19.44 Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de Michoacán. Edición: 1. Año: [...]

  • turismos Turismo e imaginarios »

    Coordinadores: Méndez Sáinz Eloy y Velázquez García Mario Alberto Precio: $250.00 Price: $19.44 Editorial: El Colegio de Sonora, Tecnológico de Monterrey. Edición: 1. Año: 2013 [...]

FOTO DE LA SEMANA: “Le gusta comer zapatos”

La imagen fue capturada por Jesús Antonio Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fuera-518

Gabriela: abrir los secretos de la influenza

 Leopoldo Santos Ramírez*

El pasado viernes 14 de febrero dejó de existir la maestra Gabriela Garatachía, perteneciente al Departamento de Ciencias Sociales de la UNISON. Gabriela luchó hasta la extenuación por sobrevivir a la influenza que como epidemia azota actualmente a la población sin que las autoridades de los tres niveles expliquen a cabalidad cuál es la verdadera situación a la que están expuestas las personas ante el avance de esta enfermedad. Más allá de las recomendaciones a través de los medios de lavarse las manos y mantener hábitos higiénicos se necesita una orientación más rigurosa y que los especialistas tengan cabida en los medios de cobertura nacional para que la población forme un criterio más acorde con el ambiente que prevalece en términos de amenaza de los diferentes virus de influenza.

Por ejemplo, ¿sería posible utilizar un poco del tiempo de las telenovelas con mayor audiencia de Televisa y TV Azteca para entrar en serio en una campaña que nos ilustrara sobre los verdaderos riesgos de contraer influenza? ¿Podría la Escuela de Medicina de la Universidad integrar brigadas de información hacia las colonias y barrios de la ciudad y de otras poblaciones?

Hasta ahora, el radio limitado que alcanza la población que ha sido vacunada nos habla de una desconfianza persistente de las campañas que las instituciones de los tres niveles de gobierno han emprendido desde hace algunos años. En el ambiente de desastre político que los gobernantes y los partidos políticos han construido, las campañas que vienen desde el Estado tienen efectos parciales entre una población cada vez más desilusionada y apática inclusive cuando está de por medio la seguridad personal. ¿Cómo tener confianza en las instituciones de salud si han fallado y siguen fallando continuamente en proporcionar seguridad a los ciudadanos? Los ciudadanos están preocupados porque sienten que en el caso de la influenza el Estado está guardando información tanto sobre el número de infectados como sobre el número de muertos, algo que no debería ser secreto y que la sociedad debería saber para sopesar el riesgo al que se enfrenta.

En el caso de Gabriela Garatachía estuvo claro que desde el primer momento que en el Hospital General del Estado se le detectaron los síntomas de la influenza, debió ser ingresada al nosocomio, pero al contrario, se le despachó de regreso a su casa. ¿Cuántos más están muriendo en el estado sin recibir la atención adecuada por falta de instrumentos, medicinas y médicos especialistas en este tipo de epidemias? Esta pregunta solamente tiene respuesta desde las instituciones de salud que el pueblo sostiene y cuya misión prioritaria consiste en ofrecer prevención y seguridad ante la situación de amenaza por la que atravesamos.

La muerte de Gabriela Garatachía duele mucho porque se trató de una joven maestra con una gran sensibilidad para entender los problemas sociales y con una preocupación especial por las necesidades de los grupos vulnerables en la urbe hermosillense. Ella fue una de las principales promotoras para exigir medidas de seguridad en las vialidades que circundan a la UNISON, donde recientemente había fallecido una universitaria atleta al tratar de cruzar por una de las esquinas cercanas a la máxima casa de estudios, entre otros accidentes sufridos por transeúntes. Pero además incursionó en diferentes temas sin arriar las banderas del feminismo.

Ahora la familia Garatachía enfrenta los problemas de gastos derivados de la atención médica tardía y del funeral. En justicia, los primeros que deben cubrir a partes iguales los gastos son la UNISON y el Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad, STAUS, además de que el hospital debe hacer una reconsideración con base en el error del alcance de su primer diagnóstico. Nada de eso nos devolverá a Gabriela, pero sí ayudará a no empobrecer más a una familia que ahora se encuentra inmersa en la terrible pena de perder a una hija, a una hermana. Los universitarios generosos deben alzar la voz y exigir justicia en el caso de esta joven compañera que se ha ido en el momento en el que tanto se requieren mujeres y hombres sensibles y comprometidos.

*Profesor-investigador del Centro de Estudios de América del Norte en El Colegio de Sonora.