» Novedades Editoriales

  • region y sos 58 región y sociedad 58 »

    Región y sociedad, número 58. Revista de El Colegio de Sonora Publicación cuatrimestral.Vol. XXV, no. 58, septiembre-diciembre de 2013

  • desarrollo Desarrollo humano transfronterizo: retos y oportunidades en la región Sonora-Arizona »

    Córdova Bojórquez Gustavo, Dutram Justin, Rodríguez Gutiérrez J., Guadalupe Lara, Enríquez Blanca Esthela. Precio: $320.00 Price: $24.89 Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de [...]

  • indios Indios, españoles y mestizos en zonas de frontera, siglos XVII-XX »

    Coordinadores: José Marcos Medina Bustos y Esther Padilla Calderón. Precio: $250.00 Price: $19.44 Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de Michoacán. Edición: 1. Año: [...]

  • turismos Turismo e imaginarios »

    Coordinadores: Méndez Sáinz Eloy y Velázquez García Mario Alberto Precio: $250.00 Price: $19.44 Editorial: El Colegio de Sonora, Tecnológico de Monterrey. Edición: 1. Año: 2013 [...]

FOTO DE LA SEMANA: Coyoacán

La imagen fue capturada por Ana Rosa Sánchez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-520

La promoción del desarrollo

Álvaro Bracamonte Sierra*

Con frecuencia los medios de comunicación cubren las actividades de promoción económica del municipio. Casi siempre los encargados de esa responsabilidad aparecen en la nota periodística con una sonrisa resplandeciente acompañados de personajes desconocidos en el mundo de los negocios, o por lo menos desconocidos para algunos de nosotros. Por eso vale la pena cuestionar si las acciones que realiza esa dependencia son justamente las que se requieren para incentivar inversiones y generar empleos.

De más está decir que Hermosillo es el principal centro de población y la mayor economía del estado de Sonora; concentra al 30 por ciento de los habitantes de la entidad y el 31 y 35 por ciento de las unidades económicas y de la población ocupada, respectivamente. No es poco, como es fácil advertir. Si se comparan estos indicadores con los de años anteriores, por ejemplo los de principios de los setenta del siglo pasado, se deduce que existe una progresiva centralización en materia económica y demográfica. Pero si el comparativo se realiza con otras regiones, digamos Tijuana, Mexicali, Chihuahua, Juárez, o ciudades de Coahuila, por citar algunas ubicadas en la zona fronteriza, Sonora y su capital están rezagados. Por lo menos esa sensación queda luego de revisar estadísticas que confirman que en términos urbanísticos y económicos, considerando inversiones y empleo industrial, dichas localidades superan considerablemente al estado y a Hermosillo.

¿Son efectivas, entonces, las actividades desarrolladas por la oficina de promoción económica del municipio? Se entiende que parte de la tarea es incentivar la capacitación de pequeños negocios, cosa que está muy bien si se toma en cuenta que varias regiones del mundo son competitivas precisamente por la mejora de las micros y pequeñas empresas. La duda es si la promoción que se practica en Hermosillo está favoreciendo un proceso incubador de ventajas competitivas que permee al conjunto de la economía local. Si es así, entonces vamos por el camino correcto.

Pero me temo que no es así. De acuerdo con la literatura especializada, el desarrollo local es consecuencia de la aplicación de varias estrategias. Destaco dos: la primera tiene un sabor endógeno debido a que surge de capacidades tecnológicas nativas; en este caso, una rama o un giro productivo recibe la atención de las autoridades y de los académicos a fin de generar que ese nicho consolide su posición competitiva. Esta peculiaridad facilita a las empresas que pertenecen a esa industria insertarse a una firma trasnacional consolidando su competitividad, pero ahora a escala global. La segunda es propia de la globalización y de la operación de redes de producción global. En este caso, una multinacional busca una región donde reubicar alguna fase de su cadena de valor. Una vez establecida puede inducir una estrategia de proveeduría local que implicaría elevar los estándares de calidad de las empresas nativas interesadas en insertarse a la red de suministro del corporativo trasnacional.

Por supuesto que ambas estrategias pueden desplegarse por separado o conjuntamente; lo importante es tener claridad en torno a estas posibilidades de expansión económica que están estrechamente vinculadas a la promoción de la inversión extranjera o a la configuración de un tejido empresarial nativo que a través de la cooperación, más que de la competencia, propicie un ambiente innovador que con el tiempo derive en una mayor competitividad regional.

Ojalá estemos en esta lógica, pues de no tener claras las coordenadas del desarrollo local, entonces perderemos más empuje frente al progreso de otras ciudades como las mencionadas, o respecto de las que ahora llaman la atención por su acelerado crecimiento: las ubicadas en el cinturón industrial del Bajío, conformado por Aguascalientes, Querétaro, León, Silao y Celaya donde la industria automotriz y la aeroespacial experimentan una expansión sin precedentes en México.

En ese tenor, vale la pena pensar en un programa de promoción a futuro en el cual participen los tres niveles de Gobierno, la iniciativa privada y el sector académico, pues sólo coordinándose podría articularse un proyecto de promoción que ayude a remontar el relativo rezago que padecen Hermosillo y otras subregiones de la entidad.

Es a propósito de dicho imperativo que debemos estar atentos al inminente proceso electoral, pues al decidir quién estará al frente de la Alcaldía, quién al mando del Gobierno estatal y quiénes ocuparán las diputaciones federales, estaremos también decidiendo la suerte del desarrollo económico local. Al frente de esta agenda deberían quedar los profesionales, es decir, los que saben.

*Profesor-investigador del Grupo Académico Gestión en la Innovación, Organización y Movilidades de El Colegio de Sonora.