» Novedades Editoriales

  • region y sos 58 región y sociedad 58 »

    Región y sociedad, número 58. Revista de El Colegio de Sonora Publicación cuatrimestral.Vol. XXV, no. 58, septiembre-diciembre de 2013

  • desarrollo Desarrollo humano transfronterizo: retos y oportunidades en la región Sonora-Arizona »

    Córdova Bojórquez Gustavo, Dutram Justin, Rodríguez Gutiérrez J., Guadalupe Lara, Enríquez Blanca Esthela. Precio: $320.00 Price: $24.89 Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de [...]

  • indios Indios, españoles y mestizos en zonas de frontera, siglos XVII-XX »

    Coordinadores: José Marcos Medina Bustos y Esther Padilla Calderón. Precio: $250.00 Price: $19.44 Editorial: El Colegio de Sonora, El Colegio de Michoacán. Edición: 1. Año: [...]

  • turismos Turismo e imaginarios »

    Coordinadores: Méndez Sáinz Eloy y Velázquez García Mario Alberto Precio: $250.00 Price: $19.44 Editorial: El Colegio de Sonora, Tecnológico de Monterrey. Edición: 1. Año: 2013 [...]

FOTO DE LA SEMANA: Bacadéhuachi

La imagen fue capturada por Elsa Romero.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-521

Golpes de timón

Alvaro Bracamonte Sierra*

Un golpe de timón en materia pública implica un cambio abrupto que modifica radicalmente el statu quo; supone alterar la inercia y corregir la indolencia que con frecuencia afecta el desarrollo de la sociedad. Así, esa especie de anomia se remonta con decisiones orientadas a superar la involución y avanzar en un horizonte que se atisba positivo. Golpes de timón son, en cierta forma, los que estamos presenciando en algunas esferas de la vida nacional. Por ejemplo, las reformas estructurales aprobadas en el 2013 representarían un cambio de dirección sustantivo. Como dijo el dirigente del PAN, aún no sabemos si esas transformaciones serán para bien o para mal; el tiempo dirá la última palabra.

Avanza el calendario y sigue marcando eventos inéditos. Uno de ellos es la determinación del Instituto Federal de Telecomunicaciones de declarar predominantes a Televisa y al Grupo Carso-Inbursa (Telmex y Telcel) en televisión abierta y telefonía, respectivamente. Esta clasificación significa un duro golpe a dos formidables monopolios; la decisión del IFETEL propiciará una transformación radical, pues superar la condición de empresa predominante implica permitir la entrada de nuevos competidores.

El carácter monopólico o de cuasi monopolio que hasta ahora han disfrutado, les significó grandes ventajas expresadas principalmente en fijar tarifas a su libre arbitrio, lo que redituaba ganancias extraordinarias. Las fortunas de los propietarios, el hijo del “Tigre” Azcárraga y el magnate Carlos Slim, no se entenderían sin esa posición privilegiada. Pero independientemente de las rentas monopólicas obtenidas, la condición de preponderancia explica, en parte, la escasa calidad y el evidente sobreprecio en el servicio comparado con productos similares ofrecidos en otras regiones del mundo. La estructura monopólica con que operaban tanto en TV abierta como en telefonía favoreció, como era de esperarse, graves ineficiencias, pues ante la ausencia de competencia dominaba el reino de la incompetencia.

La estructura monopólica fue el resultado natural de las complicidades que se entretejían entre el poder político y el económico. El enorme crecimiento de Televisa no podría comprenderse sin la complacencia del antiguo régimen priista. Recordemos que el padre del actual presidente de la televisora se jactaba de ser un soldado del PRI, o del presidente tricolor para ser más exactos. Esta afinidad abonaba a la mejor cobertura mediática para las fórmulas electorales del PRI y a la desacreditación de los opositores. Cómo olvidar la forma vergonzante en que ello se evidenció en la campaña presidencial de 1988 cuando el cardenismo fue objeto de linchamiento en todos los noticieros de Televisa. Por supuesto que también el servicio prestado redituaba ganancias apreciables para esta empresa, pues, además de los pagos por publicidad, obtenía nuevas concesiones en los espacios radioeléctricos.

De la misma manera, la fortuna de Slim no podría entenderse sin el monopolio telefónico que le entregó el Estado mexicano al traspasarle Teléfonos de México, empresa estatal que formaba parte del patrimonio nacional. Slim y sus múltiples negocios patrocinan campañas y apoyan a cuanto político lo pide. Estas acciones le proveen cierta inmunidad cuando se ha tratado de poner límites al imperio monopólico conformado alrededor de Telmex.

La determinación del IFETEL terminará o debiera terminar con esa irregularidad si efectivamente se aplican las medidas anunciadas por el organismo regulador. Abrir el espacio para más jugadores en actividades altamente dinámicas se traduciría en mayor competitividad, con el consecuente beneficio para los consumidores.

Golpe de timón universitario
También en el ámbito regional se registran intentos de golpes de timón. Uno de ellos es el que la rectoría de la UNISON pretendió asestar a los trabajadores sindicalizados al no pagarles el sueldo de un día que suspendieron actividades. Este es el motivo, el pretexto, que no la causa, de la huelga universitaria. Decimos que es el pretexto, pues es evidente que las razones fundamentales tienen qué ver con el desgaste que exhibe la relación entre autoridades y sindicatos.

Tradicionalmente las primeras eran omisas ante los excesos de los trabajadores y ahora pretendieron resolverlo con un golpe de timón. No contaban con que el desgaste incubado durante muchos años pudiera terminar por cobrarles una factura imprevista. En escenarios como éste no son aconsejables los golpes de timón sino la negociación paciente y serena que ayude a construir acuerdos y garantice que los trabajadores trabajen y los funcionarios funcionen.

*Doctor en Economía. Profesor-Investigador de El Colegio de Sonora.