» Novedades Editoriales

  • novedades3 - 522 El sufragio femenino en México. Voto en los estados (1917 – 1965) »

    El sufragio femenino en México. Voto en los estados (1917 – 1965) Coordinadoras: Mercedes Zúñiga Elizalde y Ana Lau Jaiven. Precio: $350 Editorial: El Colegio [...]

  • novedades2 - 522 región y sociedad, número especial 4, 2014. »

    Región y sociedad, número especial 4, 2014. Revista de El Colegio de Sonora. Precio: $80

  • novedades1-522 Estudios sobre Sonora 2011. Instituciones, procesos socioespaciales, simbólica e imaginario. »

    Coordinadores: Álex Covarrubias Valdenebro, Eloy Méndez Sáinz. Precio: $300 Editorial: El Colegio de Sonora.

FOTO DE LA SEMANA: Atardecer

La imagen fue capturada por Jimmy Maldonado.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios - 522

Consejo Ciudadano de Transporte

Victor S. Peña*

Camino por andar (cuesta arriba, dicen algunos) tendrá el recientemente constituido Consejo Ciudadano del Transporte Público Sustentable.

En toda la República el transporte público es un monstruo de mil cabezas. Hay que decirlo porque, en ocasiones, perdemos la perspectiva. Pensamos que nuestros problemas son únicos o que sólo aquí las cosas van mal. Nada más alejado de la realidad: en materia de transporte público, a lo largo y ancho del territorio, el problema es bastante parecido.

El usuario no recibe el servicio que merece y considera que su costo es muy superior al valor recibido. El conductor de las unidades trabaja en condiciones extremadamente difíciles y hasta insalubres, tiene jornadas extenuantes y estrés permanente; frente a esto, la capacitación que recibe es poca, deficiente o nula, y las prestaciones básicas (vivienda, salud) están siempre en la cuerda floja. El concesionario se ve insatisfecho por los márgenes de ganancia y la distribución de las rutas; en su mundo la que vale es la ley de la selva. La autoridad, en el mejor de los casos, resulta un árbitro limitado entre los actores o ya de plano, y por decisiones que se arrastran del pasado, es parte del problema.

Con sus particularidades, más o menos así va la historia en todos lados. El reto está en saber cómo entrarle.

El camino (engañosamente) más sencillo es buscar copiar modelos exitosos. Allá en Colombia el Transmilenio es toda una referencia en cuanto a transporte masivo. Más cerca, en León Guanajuato, el Optibús nos muestra alternativas. Por las prisas, queriendo o no, podríamos dejarnos llevar por el espejismo de querer implantar de manera automática en nuestros municipios lo que allá funcionó.

Pero aquí está el truco: el traslado de una experiencia requiere mucho más que la voluntad de algunos actores. De entrada, requiere del desarrollo de capacidades de quienes intervengan. Además de un contexto económico, político y social adecuado. Se requiere, además, de un diagnóstico preciso y confiable. Larga es la lista.

Hay otro camino. No es sencillo, pero augura resultados que pueden mantenerse a lo largo del tiempo: construir un modelo propio.

No se trata de despreciar las experiencias exitosas de otros lados. Por el contrario, se trata de aprovechar las lecciones más allá de nuestras tierras, a partir del trabajo técnico y serio del talento local.

Posterior a una serie de foros de consulta efectuados en varios municipios de Sonora, después de su análisis por parte de los legisladores, hoy se tiene una renovada Ley para el Transporte. Y más que eso, desde la Constitución local, se contempla la creación de un Consejo Ciudadano que, por su perfil, es técnico, y no por ser técnico es indiferente a las necesidades de cada uno de los actores relacionados con el transporte público.

Ahí los primeros ladrillos en la construcción de un modelo propio; ahí la valoración de la movilidad como tema central en la propuesta que hoy comienza convertirse en realidad; ahí la instalación del Consejo Ciudadano que, como apuntábamos al inicio, tiene camino por recorrer.

Es altamente probable que  este Consejo Ciudadano resienta la presión de los intereses que se afectarán. Apostaría doble contra sencillo a que una de las principales dificultades que enfrentarán al construir su plan de trabajo y al tomar sus primeras decisiones será la ausencia de información confiable sobre el sector. A más de uno le cruzará por la cabeza esa duda de por qué aceptaron ser parte de este innovador intento para solucionar un problema viejo.

Consejeros: el mayor de los éxitos en la encomienda. Ánimo. Desde el aspecto normativo, tienen todo el apoyo. En todos ustedes está el talento para resolver esta encomienda.

Su éxito será el éxito de la comunidad, más allá de administraciones y partidos. Y eso, es algo que vale la pena.

*Doctor en Política Pública por el Tecnológico de Monterrey. Profesor Investigador en El Colegio de Sonora. @victorspena