» Novedades Editoriales

  • novedades3 - 522 El sufragio femenino en México. Voto en los estados (1917 – 1965) »

    El sufragio femenino en México. Voto en los estados (1917 – 1965) Coordinadoras: Mercedes Zúñiga Elizalde y Ana Lau Jaiven. Precio: $350 Editorial: El Colegio [...]

  • novedades2 - 522 región y sociedad, número especial 4, 2014. »

    Región y sociedad, número especial 4, 2014. Revista de El Colegio de Sonora. Precio: $80

  • novedades1-522 Estudios sobre Sonora 2011. Instituciones, procesos socioespaciales, simbólica e imaginario. »

    Coordinadores: Álex Covarrubias Valdenebro, Eloy Méndez Sáinz. Precio: $300 Editorial: El Colegio de Sonora.

FOTO DE LA SEMANA: “Fauna regional”

La imagen fue capturada por Inés Martínez de Castro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

putin-524

Putin sólo se fortalece políticamente

Cristian Uriel Solís Rodríguez*

La velocidad de los sucesos en Europa del Este no permite hacer un análisis global detenido. Son muchos los enfoques (desde la economía hasta la geopolítica) en los que puede interpretarse lo que sucede en esa parte del planeta. Dado lo anterior, se exponen diversas ideas sobre el asunto:

1. Crimea ha sido un espacio que Rusia ha defendido fuertemente desde el siglo XIX y con alto precio en la Segunda Guerra Mundial, esto cierra filas en Rusia, donde 68 por ciento de los rusos, según Boris Kolonitskii (vicerrector y profesor de historia en la Universidad de San Petersburgo), apoya la decisión de Vladimir Putin de recuperar esa extensión de territorio.

2. Es tal el grado al que Putin ha elevado su autoridad al interior, que hasta su crítico, el ex líder de la antigua URSS, Mijaíl Gorbachov, argumentó que la anexión de Crimea solucionaba un “error del pasado”, asumiendo que Nikita Jruschov se equivocó al regalar ese puerto a los ucranianos. (Esa declaración se publicó en The Moscow Times).

3. El discurso de justificación ruso se fundamenta así: “Había fascistas desestabilizando Ucrania, y mientras Rusia se encontraba ocupada en los Juegos Olímpicos de Sochi, los ataques de los fascistas llevaron al derrocamiento de un presidente electo y exigían la expulsión de rusos para poder alinearse a Occidente sin problemas, estas acciones seguramente apoyadas por Estados Unidos y la Unión Europea”. De ahí que la intervención militar sea necesaria para los rusos, pues en su visión, sólo se está defendiendo lo que es de ellos.

4. Con un plebiscito de fin de semana y bajo ocupación militar, Putin decidió el destino de Crimea, pero abrió un debate que puede resultar riesgoso para él, que es la autodeterminación de los pueblos, pues si en Crimea están de acuerdo en ser rusos, por qué no los ucranianos pueden elegir ser parte de la Unión Europea y de la OTAN.

5. Ahora que Crimea es parte de Rusia, Putin debe subsidiarla, tal como lo hace con Abjasia y Osetia del Sur donde ha gastado 1.8 billlones en inversión directa. Crimea dependía de los subsidios de Kiev, y para Vladislav Inozemtsev (director del centro para estudios post-industriales de Moscú) esta aventura puede salir muy cara para una economía de mediano alcance como la rusa.

6. La jugada de Putin divide a Europa; sólo gana adeptos en el interior, pero afuera se ha incrementado la rusofobia. En Polonia, por ejemplo, hay temor de una incursión más grande por parte del ejército ruso, y se habla de que el próximo paso es tomar Kiev, lo que significaría tener la amenaza en la frontera. En Alemania circuló una caricatura de dos rusos manteniendo una conversación ficticia que decía lo siguiente: “Pronto también recuperaremos nuestra RDA”.

7. Para la visión occidental, Ucrania es ahora la Polonia del siglo XX y se intenta salvarla de un régimen totalitario, pero su ubicación hace muy difícil su integración. Putin sólo reforzó el liderazgo de Ángela Merkel en Europa y su acercamiento con Estados Unidos.

8. La mejor carta de Putin es el gas, pero realmente Rusia depende económicamente más de Occidente, además su hegemonía sobre este energético es relativa, pues tanto Estados Unidos como Europa buscarán  aminorar en lo posible la dependencia de esta última del gas ruso.

9. Los medios piensan que esto es una nueva Guerra Fría, pero como bien mencionó Barack Obama, Putin no lidera ninguna ideología o bloque,  por lo que plantear que es un regreso al pasado está fuera de todo contexto. En este momento Rusia sólo representa una amenaza regional para Occidente, pero no global.

10. Esta rivalidad entre Rusia y Occidente tiene una historia más extensa y continua que podemos rastrear desde la Batalla de los hielos donde Alexander Nevski derrotó a la orden teutónica. Las únicas excepciones fueron la Santa Alianza y las guerras mundiales, donde fueron aliados temporales. Se trata de culturas con visiones, tradiciones, y religiones diferentes que seguirán resistiéndose y divergiendo por muchos años más.