» Novedades Editoriales

  • novedades3 - 522 El sufragio femenino en México. Voto en los estados (1917 – 1965) »

    El sufragio femenino en México. Voto en los estados (1917 – 1965) Coordinadoras: Mercedes Zúñiga Elizalde y Ana Lau Jaiven. Precio: $350 Editorial: El Colegio [...]

  • novedades2 - 522 región y sociedad, número especial 4, 2014. »

    Región y sociedad, número especial 4, 2014. Revista de El Colegio de Sonora. Precio: $80

  • novedades1-522 Estudios sobre Sonora 2011. Instituciones, procesos socioespaciales, simbólica e imaginario. »

    Coordinadores: Álex Covarrubias Valdenebro, Eloy Méndez Sáinz. Precio: $300 Editorial: El Colegio de Sonora.

FOTO DE LA SEMANA: “Fauna regional”

La imagen fue capturada por Inés Martínez de Castro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-254

Vacaciones y turismo cultural: las fiestas religiosas

Cristina Martínez*

A la vuelta de la esquina tenemos las próximas vacaciones de Semana Santa como comúnmente llamamos al periodo de descanso laboral con motivo de las celebraciones religiosas de la Iglesia católica. Algunas veces son nadamás los dos días grandes (jueves y viernes santos); otras, la semana completa, pero en realidad la cuaresma comienza desde el miércoles de ceniza, cuando los diversos grupos practicantes ponen en marcha los rituales constitutivos de la celebración anual. Sonora, con una tradición católica desde la colonia, despliega un abanico de opciones para los fieles y visitantes en todo lo largo y ancho de la entidad, aunque uno de los grandes atractivos lo son las fiestas religiosas de las comunidades indígenas yaquis y mayos.

Un poco más adelante me referiré a las fiestas yoremes, y mientras tanto diré que llama mucho la atención que dichas prácticas se reproducen en las ciudades y pueblos allende el territorio indígena como en la misma ciudad capital de Hermosillo. Para muchos residentes es conocido que en el cerro del Coloso, el vado del río y en otros lugares intermitentes se realizan dichas celebraciones. Seguramente algunas generaciones pasadas recuerdan incluso al extinto Padre Sarmiento que los recibía en la parroquia del Carmen luego de la procesión en los alrededores de la misma. Su cercanía y empatía la inmortalizaron nombrando Comunidad Sarmiento a una de sus barrios en la periferia.

Otros ejemplos de sincretismo religioso se presentan en los pueblos de la zona serrana, como Sahuaripa y Tónichi, que son pequeñas localidades que ven incrementada su población en estas fechas con familiares y visitantes que acuden a las celebraciones dirigidas por la parroquia local. En éstas, las procesiones son representaciones de algunos pasajes bíblicos con participación de los habitantes que se ven complementadas con el protagonismo de los “fariseos” (penitentes yaquis) como uno de los grandes atractivos de grandes y chicos. La cercanía geográfica e histórica de estos lugares con las comunidades yaquis, fortalecida por la vicaría católica con cabecera en Cajeme, explica esta presencia indígena. Por lo que toca a los pueblos del río Sonora, no dudo que ocurra algo similar.

Ahora bien, decía al principio de la nota que el semillero de estas tradiciones está en las comunidades yaqui y mayo del sur de Sonora, y ahora lo retomo para decir que entre ambas no hay grandes diferencias aunque sí particularidades. En esta ocasión, por el espacio reducido me resulta imposible abordarlas, en cambio, sí quisiera describir la fiesta en términos generales y mencionar los lugares donde se realiza.

De acuerdo con lo que me contaron, ésta empieza el primer viernes de la cuaresma y culmina el sábado de Gloria donde los yoremes recuerdan y representan la pasión, muerte y resurrección de Cristo mediante el “conti”. Con este nombre se le conoce a la representación del viacrucis y las siete caídas en cada uno de los viernes de todo este periodo. De acuerdo con el relato, los cobanaros, acompañados de los 24 fiesteros (responsables de la organización del evento general), encabezan la peregrinación por las principales calles de los poblados portando esfinges de Cristo y la Virgen María. También participan en el cortejo el Maestro que reza el rosario, las cantoras, los fariseos y los tamboreros. Todo culmina en los días grandes de Semana Santa.

Los lugares donde se realizan estas romerías son, en el Valle del Yaqui: Vícam, Tórim, Pótam, Rahúm, Huírivis, Belem, Loma de Bácum y Loma de Guamúchil. Por su parte, en el Valle del Mayo, Tesia, Conicárit, Cohuirimpo, Etchojoa, El Recodo, Júpare, Huatabampo y Pueblo Viejo.

Finalmente insistiría en tener esta opción como una alternativa para descansar y aprender los próximos días, haciendo realidad lo que la SECTUR llama turismo cultural, esto es ,viajar motivado por conocer, comprender y disfrutar los rasgos distintivos de los diversos grupos sociales.

*Profesora-investigadora de El Colegio de Sonora.