» Novedades Editoriales

  • novedades3 - 522 El sufragio femenino en México. Voto en los estados (1917 – 1965) »

    El sufragio femenino en México. Voto en los estados (1917 – 1965) Coordinadoras: Mercedes Zúñiga Elizalde y Ana Lau Jaiven. Precio: $350 Editorial: El Colegio [...]

  • novedades2 - 522 región y sociedad, número especial 4, 2014. »

    Región y sociedad, número especial 4, 2014. Revista de El Colegio de Sonora. Precio: $80

  • novedades1-522 Estudios sobre Sonora 2011. Instituciones, procesos socioespaciales, simbólica e imaginario. »

    Coordinadores: Álex Covarrubias Valdenebro, Eloy Méndez Sáinz. Precio: $300 Editorial: El Colegio de Sonora.

FOTO DE LA SEMANA: “Sin título”

La imagen fue capturada por María Cristina Saldaña.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-529

20 años no es nada

Álvaro Bracamonte Sierra*

1994 fue un año en que el país realmente vivió en peligro. El inicio del Tratado de Libre Comercio, el inesperado alzamiento zapatista, los titubeos priistas —especialmente de Carlos Salinas en torno a la candidatura de Colosio, la trágica ejecución del sonorense, el extraño método para designar al nuevo abanderado tricolor, el aplastante triunfo de Zedillo, la volatilidad de la economía, la muerte de un alto dirigente del PRI y, finalmente, el crack financiero de diciembre— cimbraron los cimientos de la patria. Algunos de estos acontecimientos se han analizado puntualmente durante el año y, sin duda, próximamente se darán otros eventos para tocar las efemérides faltantes.

El acuerdo comercial fue examinado profusamente; alrededor de éste se organizaron los más diversos foros y seminarios especializados. Lo mismo se ha hecho con el levantamiento zapatista. También, los veinte años del asesinato del magdalenense fueron motivo para evaluar las circunstancias propiciatorias; no pocos libros se reeditaron y otros se publicaron por primera vez. Es el caso del texto coordinado por el actual diputado Alfonso Durazo, Colosio, el futuro que no fue, presentado a principios de abril en la ciudad de Hermosillo.

La obra es una compilación de textos escritos por colaboradores y amigos, priistas o de otros partidos, cercanos a Luis Donaldo Colosio. Destacan las colaboraciones de los hijos del extinto político sonorense cuyos escritos demuestran que heredaron la sensibilidad que distinguía al padre.

Seguramente en las próximas semanas se organizarán mesas de discusión dedicadas a rememorar los pormenores de la contienda electoral de aquel año y de la encarnizada lucha por el poder  —ventilada en lo más alto de la elite política— que segó la vida de José Francisco Ruiz Massieu y derivó en una dramática tensión alrededor de la clase gobernante; en medio de estos avatares, la economía daba tumbos incubándose lo que a la postre se conoció como “el error de diciembre” y con ello el derrumbe económico de 1995. Estas turbulencias serán, decíamos, motivo de no pocas reuniones y seguramente se editarán algunos libros dedicados a aquellos complicados momentos.

Como vemos, son varias las contingencias de aquel inolvidable año. Todas ellas tuvieron, indiscutiblemente, una influencia decisiva en el devenir nacional. En lo particular hay una que recuerdo con emotividad. Se trata del debate entre los tres principales candidatos a la presidencia de la República: Ernesto Zedillo por el PRI, Diego Fernández de Ceballos por el PAN y Cuauhtémoc Cárdenas por una coalición de partidos de izquierda. El encuentro tuvo lugar precisamente un día como hoy, de hace veinte años. Fue un hecho inédito, ya que era el primer debate que se celebraba entre aspirantes presidenciales; su trasmisión se convirtió en todo un fenómeno mediático al atraer una gran audiencia. El efecto que tuvo en el rumbo que adquirió la contienda fue notorio a juzgar por el porcentaje del padrón electoral que sufragó: votaron más del 80 por ciento, cuando en los comicios anteriores ese porcentaje apenas rebasó el 60; pero también porque le dio un vuelco a los pronósticos establecidos por las encuestas y sondeos.

Efectivamente, a ese debate asistieron como favoritos el candidato priista y Cuauhtémoc Cárdenas, quien por segunda vez buscaba la silla presidencial. Recordemos que al michoacano le fue escamoteado en 1988 un triunfo que, a juicio de los más enterados de ese tiempo, había obtenido holgadamente en las urnas. La candidatura del “Jefe Diego”, por su parte, había sido considerada en principio como testimonial, habida cuenta de que el polémico panista no gozaba de popularidad, atributo indispensable en estas faenas.

Sin embargo, el desempeño del barbudo y entrón candidato blanquiazul fue espectacular. La agudeza mostrada en sus embates, su lenguaje directo y sin titubeos le permitió ganar el único enfrentamiento de la contienda. Los sondeos levantados fueron contundentes: Más del 55 por ciento dijo que Fernández de Ceballos era el indiscutible ganador. El gran perdedor fue el candidato de la izquierda, quien sólo recibió alrededor del 16 por ciento de menciones positivas. Pese al esfuerzo por relanzar su campaña, ya no pudo superar el pobre desenvolvimiento registrado en el debate y fue perdiendo terreno conforme se acercaba el día de la votación.

En los días siguientes, extrañamente, Diego Fernández desapareció de los medios de comunicación y el gris candidato tricolor, apoyado en la formidable maquinaria electoral priista, obtuvo una amplia victoria. Este imprevisible desenlace no podría entenderse sin el debate del 12 de mayo del año 1994. Día en que se cumplen justamente dos décadas de esa página de nuestra historia reciente.

*Doctor en Economía. Profesor-Investigador de El Colegio de Sonora.