» Novedades Editoriales

  • novedades3 - 522 El sufragio femenino en México. Voto en los estados (1917 – 1965) »

    El sufragio femenino en México. Voto en los estados (1917 – 1965) Coordinadoras: Mercedes Zúñiga Elizalde y Ana Lau Jaiven. Precio: $350 Editorial: El Colegio [...]

  • novedades2 - 522 región y sociedad, número especial 4, 2014. »

    Región y sociedad, número especial 4, 2014. Revista de El Colegio de Sonora. Precio: $80

  • novedades1-522 Estudios sobre Sonora 2011. Instituciones, procesos socioespaciales, simbólica e imaginario. »

    Coordinadores: Álex Covarrubias Valdenebro, Eloy Méndez Sáinz. Precio: $300 Editorial: El Colegio de Sonora.

FOTO DE LA SEMANA: “Sin título”

La imagen fue capturada por María Cristina Saldaña.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

ysinembar-529

Extrañamientos sobre la carretera

Nicolás Pineda*

El principal anuncio y promesa que nos dejó el presidente Peña Nieto en su pasada visita fue que la carretera internacional de cuatro carriles será ampliada y rehabilitada con concreto hidráulico desde Estación Don hasta Nogales. Esto es, un total de 476 kilómetros, con una inversión superior a los 13 mil millones de pesos. El anuncio fue inesperado y parece excesivo para lo que se ha venido demandando.

Tufo a obra imperial
Los gobernantes en general tienden a hacer obras grandiosas que luego se identifiquen como su legado personal. Este anuncio carretero tiene ese sello de gobierno imperial. Sin embargo, para que las obras se ajusten a las necesidades y se prevean los errores que con frecuencia se cometen, debieran de despersonalizarse y ser manejadas por comités intergubernamentales y transexenales; es decir, trascender los periodos de gobierno. Más aún, los proyectos debieran de hacerse públicos y dar un tiempo para informar, responder preguntas y recibir comentarios y sugerencias. ¿Por qué no les gusta a los políticos exponer con anticipación los proyectos? Aquí la obra se anunció un día y al día siguiente ya se estaba licitando. Para muestra de obras mal hechas y costosas, ahí están los múltiples puentes y los pasos deprimidos de Hermosillo.

Concreto contra asfalto
El acento se puso en que esta obra será de concreto hidráulico. Esto se interpretó inmediatamente como que será mucho mejor que la actual construida con asfalto. Probablemente hay algo de razón en esto, pero tengo mis dudas. De acuerdo a la NAPA (Asociación Nacional del Asfalto de los E.U.A. http://www.asphaltpavement.org) un pavimento bien hecho tiene una vida de más de 50 años. La mayoría de las autopistas y avenidas de los países desarrollados, e incluso en México, están hechas con asfalto. No es cierto, entonces, que el problema sea el material, y que éste dure pocos años. Por otro lado, el cemento no necesariamente es mejor. Recuerdo que allá por los años sesenta había una carretera de Navojoa a Huatabampo construida de cemento, cuyos bloques o partes se habían desnivelado y a los que los automovilistas tenían que sacarles la vuelta por la lateral de terracería. Obviamente era una carretera mal hecha. La cuestión es entonces que las cosas se hagan bien, con materiales de calidad y las especificaciones apropiadas. Pero, por raro que parezca, en las obras públicas de nuestro medio la regla parece ser la contraria, construir con materiales malos y con especificaciones menores (base, grosor, etcétera). No es gratuito que todas nuestras calles, federales, estatales y municipales, estén llenas de baches y de bolas, y que se deterioren rápidamente. Para colmo, los proyectos nunca se publican ni mucho menos se hacen públicos los presupuestos y costos unitarios ¿Qué garantía tenemos de que esta obra pública vaya a ser diferente y mejor?

Las mejoras demandadas
El problema de la “Cuatro Carriles” en el tramo de Estación Don a Nogales no es el material con que está hecha. El problema es la falta de acotamientos, la mala y deficiente señalización, su diseño como avenida urbana (con topes y semáforos en las ciudades, y con solicitantes de cooperación y puestos de venta laterales), la ausencia de áreas de descanso adecuadas, así como la constante reparación de la carretera, que obliga a las desviaciones y al angostamiento de carriles de circulación.

Muchos de estos problemas, como la señalización, son de fácil y económica solución, pero parece que hay un afán en hacer señales pequeñas y algunas innecesarias (como los nombres de los puentes de desagüe). Los topes no debieran existir en una carretera internacional con tantos camiones de carga de exportación, y las poblaciones que cruza debieran protegerse con cercos de malla ciclónica, salidas formales y pasos peatonales. Las áreas de descanso debieran ser centros de servicios y no meros espacios baldíos con un bote seco que dice “agua para el radiador”. Pero la principal deficiencia ha sido la carencia de acotamientos que permitan hacerse a un lado en caso de emergencia. Los bordes de la carretera son estrechos y abruptos, de modo que con frecuencia resultan ser un factor de riesgo para accidentes y volcamientos fatales. Se requiere también mayor seguridad y vigilancia (con teléfonos de asistencia), de modo que no se cometan delitos en la carretera, como asaltos a autobuses, sin que acuda la policía.

Otras demandas tienen qué ver con la reducción de las cuotas y la reubicación de las casetas. La mayoría de ellas se concentran en el sur del estado y no tienen libramientos adecuados. Además, también está la demanda de eliminar el retén militar de Querobabi, cuya existencia contraviene la libertad de tránsito y no cumple su propósito de impedir el narcotráfico, pero sí entorpece la exportación de productos mexicanos. Este retén debiera estar al norte de la frontera, en los Estados Unidos.

Mejorar estos aspectos costaría una fracción de lo que se pretende invertir en el concreto hidráulico, aunque seguramente no luciría lo mismo inaugurar estas mejoras como obras menores. Además, éstas requieren un trabajo constante de mantenimiento. Volvemos entonces a las ínfulas imperiales que no benefician a los ciudadanos.

Twitter: @npinedap. Correo electrónico: nicolas.pineda.p@gmail.com