» Novedades Editoriales

  • rysnovedades-530 región y sociedad número 59 »
  • novedades3 - 522 El sufragio femenino en México. Voto en los estados (1917 – 1965) »

    El sufragio femenino en México. Voto en los estados (1917 – 1965) Coordinadoras: Mercedes Zúñiga Elizalde y Ana Lau Jaiven. Precio: $350 Editorial: El Colegio [...]

  • novedades2 - 522 región y sociedad, número especial 4, 2014. »

    Región y sociedad, número especial 4, 2014. Revista de El Colegio de Sonora. Precio: $80

  • novedades1-522 Estudios sobre Sonora 2011. Instituciones, procesos socioespaciales, simbólica e imaginario. »

    Coordinadores: Álex Covarrubias Valdenebro, Eloy Méndez Sáinz. Precio: $300 Editorial: El Colegio de Sonora.

FOTO DE LA SEMANA: “De noche”

La imagen fue capturada por Tadeo Méndez.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fuera-530

Las diosas de cada mujer

Esther Padilla Calderón*

Jean Shinoda Bolen escribió un maravilloso y útil libro, hace ya algunas décadas, con base en el conocimiento y una crítica seria de la teoría de los arquetipos del inconsciente colectivo, propuesta y desarrollada por Carl Jung. El objetivo del libro Las diosas de cada mujer (Kairós, 1984), es ayudarnos a las mujeres a analizar nuestras realidades emocionales actuales con base en el análisis de los arquetipos representados por las diosas mitológicas más influyentes de la antigüedad clásica. Jean Shinoda cuestiona a sus lectoras “¿cómo pueden las diosas mitológicas de un pasado patriarcal ayudarnos […]?”. La respuesta a esta pregunta se encuentra a lo largo del libro, en el que vamos descubriendo, a través de la explicación de las características dominantes de cada una de las diosas, la existencia de siete arquetipos complejos, con no pocas variantes que impiden la simplicidad.

Ciertamente existen diosas que se identifican por su relación con un hombre poderoso o que están liadas en la maternidad, aunque también “muestran su poder” y existen en ellas modelos de autonomía con diferentes formas, sean de tipo político o espiritual, intelectual o sexual. Los siete arquetipos se pueden combinar o “invocar”, es decir, pueden ser trabajados por las mujeres para responder a sus necesidades y contribuir a cambiar alguna situación que se percibe que es necesario transformar, o reforzar aquellas partes menos desarrolladas de sí mismas, pero que se consideran y se perciben importantes. Tal como juzga la mujer que prologó el libro, si los medios de comunicación masiva tienen tanto impacto en la vida de las mujeres respecto de sus roles sociales dominantes, ¿cómo podría no afectarlas conocer los arquetipos femeninos y —aún más profundamente— el activar o reforzar algún arquetipo en su interior?

No hay por qué conformarse con un estereotipo o limitarse a una o varias diosas, cuando todas juntas integran “el círculo completo de las cualidades humanas”, es decir, la “Gran Diosa”, el “ser humano femenino total que vivió alguna vez en los tiempos prepatriarcales”. ¿Por qué manifestar o vivir sólo una parte de nuestra humanidad, cuando podemos experimentar y expresar la totalidad a través de nuestro ser? ¿Por qué vivir para cumplir expectativas mutiladoras que no son realmente las nuestras? Me gusta esta respuesta: “Tal vez entonces, como ahora, imaginar la totalidad fue el primer paso para realizarla”. Aunque no hay que olvidarlo: es sólo el primer paso.

Atenea es centrada y vive gobernada por su cabeza; Artemisa es autónoma y no teme al conflicto; Hera es la esposa, Deméter es la madre, y Perséfone la hija; Afrodita es independiente y espontánea en las relaciones y en el trabajo creativo; Hestia es la contemplativa. La descripción de las cualidades de las diosas arquetípicas nos permite reconocer pautas de comportamiento y rasgos de personalidad, siempre con un poco de necesaria humildad, al tiempo que podemos comprendernos. Jean Shinoda “saca de su marco patriarcal” a estas diosas arquetípicas de la antigüedad y nos las presenta como mujeres de carne y hueso, con un principio de realidad indudable.

Para una mujer que considera que no “funciona”, que está desmoralizada o que percibe estar inmersa en una situación que necesita “entender y cambiar”, este libro puede ser útil, pues le permitirá reconocer no sólo los efectos en sí misma de la observancia de los estereotipos culturales, sino también su fuerza interna. Una o muchas “diosas” pueden coexistir en una sola mujer, conocerlo proporciona medios para la comprensión de nuestras relaciones con otras personas. Nos ayuda a ser conscientes de aspectos de nosotras mismas de los que posiblemente no nos habíamos dado cuenta, y nos permite reconocer cualidades que compartimos como mujeres. Se trata de un libro útil para nuestro autoconocimiento, y esto no es poco, pues como diría Jean Shinoda “toda mujer tiene un papel fundamental en el desarrollo de la historia de su propia vida”.

*Profesora-investigadora del Centro de Estudios Históricos de Región y Frontera en El Colegio de Sonora.