» Novedades Editoriales

  • rysnovedades-530 región y sociedad número 59 »
  • novedades3 - 522 El sufragio femenino en México. Voto en los estados (1917 – 1965) »

    El sufragio femenino en México. Voto en los estados (1917 – 1965) Coordinadoras: Mercedes Zúñiga Elizalde y Ana Lau Jaiven. Precio: $350 Editorial: El Colegio [...]

  • novedades2 - 522 región y sociedad, número especial 4, 2014. »

    Región y sociedad, número especial 4, 2014. Revista de El Colegio de Sonora. Precio: $80

  • novedades1-522 Estudios sobre Sonora 2011. Instituciones, procesos socioespaciales, simbólica e imaginario. »

    Coordinadores: Álex Covarrubias Valdenebro, Eloy Méndez Sáinz. Precio: $300 Editorial: El Colegio de Sonora.

FOTO DE LA SEMANA: “Sin título”

La imagen fue capturada por Inés Martínez de Castro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

documentos-532

A 5 años: Ni perdón ni olvido

Desde ocurrido el incidente de la guardería ABC en donde 49 niñas y niños perdieron la vida, personal de El Colegio de Sonora se ha interesado por participar en las actividades de concientización y promoción de los avances del caso, en conjunto con académicos de otras instituciones.

De 2010 a 2013 se han realizado foros y mesas de discusión en las que se ha invitado a la comunidad en general para conocer desde ángulos distintos las implicaciones y consecuencias de esta tragedia.

Antes del primer aniversario de este suceso, el 4 de marzo de 2010, a iniciativa de académicas de El Colegio de Sonora, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo y la Universidad de Sonora, se organizó el primer evento del Foro Permanente “De la ABC a la Z. Por una Infancia Segura” con la mesa de discusión “Seguridad social y guarderías”, en la que participó Catalina Denman, de El Colegio de Sonora, con el objetivo de crear espacios para promover el diálogo y la reflexión sobre la seguridad de la niñez, en particular por la necesidad de visibilizar esta problemática en la región después del incendio de la Guardería ABC .

El 3 de junio de ese mismo año, en el Centro de las Artes de la Universidad de Sonora, se realizó el segundo Foro Permanente “De la ABC a la Z. Por una Infancia Segura” cuyo objetivo fue contribuir, en la región, a la conformación de espacios de análisis y debate que puedan enriquecer la construcción de propuestas para el cuidado de la primera infancia. Entre los integrantes de este foro se cuentan académicas del COLSON, del CIAD y de la Universidad de Sonora, con el acompañamiento de IEPA A.C.

Por su parte, la profesora Yolanda Corona Caraveo, de la UAM Xochimilco, durante su exposición en la mesa de discusión “Los derechos de los niños y las niñas: una asignatura pendiente” mencionó que “Uno de cada dos niños en América Latina pertenece a hogares pobres, uno de cada tres vive en hogares con déficit extremos, es decir, en viviendas de mala calidad, hacinados, sin agua potable ni condiciones de saneamiento básico y sin posibilidad de educación”.

La investigadora se refirió también a que  los cambios normativos en los derechos de la infancia en América Latina y las convenciones internacionales exigen que los niños sean considerados como sujetos sociales de derecho.

Guillermo Alonso Angulo, de la organización Investigación y Educación Popular Autogestiva, A.C. (IEPA A.C.), en su participación dijo que la respuesta tibia, parcial y tardía de diferentes autoridades ha sentado un precedente que cuestiona tanto la seguridad del sistema de guarderías de nuestro país como la aplicación de la justicia pronta y expedita a la que todos los mexicanos tenemos derecho.

Agregó que se corre el riesgo de que los niños con afectaciones severas no puedan ingresar a la escuela debido a las secuelas, la discriminación y otros factores sociales y económicos que pudieran limitarlos, y señaló que “son las autoridades quienes tendrían que hacerse responsables de asumir su papel en el resarcimiento de estos derechos vulnerados y garantizar que lo de la ABC no vuelva a suceder jamás”.

Ambos expositores han tenido la experiencia de colaborar con la UNICEF y de formar recursos humanos a través de diplomados en torno a la construcción de derechos.

El 8 de junio de 2011 se realizó de nueva cuenta el Foro ABC a la Z: legislar para proteger en donde moderó la doctora Gabriela García Figueroa de  El Colegio de Sonora y el doctor Robert Myers, socio del Colectivo Mexicano de Apoyo a la Niñez, presentó el tema “Promoviendo la educación y el desarrollo temprano: ¿Qué podemos hacer?”, donde mencionó que hacen falta servicios de educación inicial, cuidado y desarrollo infantil. “El desarrollo integral está bastante pobre; dentro del sistema de salud sólo se atiende la enfermedad y no el desarrollo de los niños”, enfatizó.

Asimismo, explicó que, en parte, los problemas que enfrenta la Ley General de Servicios de Cuidado, Aprendizaje y Desarrollo Integral Infantil se deben a que hasta el momento ésta no está aprobada y no se sabe bien cómo va a funcionar, pero destacó la participación social en el diseño de la misma.

El maestro Sergio Salazar Vadillo, y también consultor externo de la organización Investigación y Educación Popular Autogestiva, A.C. (IEPAAC), presentó la conferencia “Análisis de la legislación relacionada con la primera infancia desde una perspectiva de derechos”, donde expuso que para crear una nueva sociedad, no es nada más quejarse de la sociedad que tenemos, sino trabajar para ello.

Mario Alberto Velázquez García contribuyó en la prensa con un texto que aquí reproducimos, donde hace un balance por el tercer aniversario y se refiere a la marcha conmemorativa que se realizó de la guardería a la plaza Emiliana de Zubeldía.

La ciudad de Hermosillo presenció la tercera marcha conmemorativa de la muerte de 49 niños el 5 de junio del 2009 en la guardería ABC. Esta marcha reunió a una gran cantidad de personas (no menos de 12 mil) que caminaron desde el sitio donde sucedió esta desgracia hasta el museo biblioteca Emiliana Zubeldía.

¿Cuáles son los resultados y las perspectivas de esta movilización social para Sonora? El movimiento 5 de junio ha puesto un gran énfasis en el castigo a los culpables como una de sus principales demandas (metas). Sin duda, la enorme cantidad de irregularidades que permitieron la operación de la guardería ABC, la falta de claridad en los procesos judiciales y las relaciones entre autoridades y los dueños de la guardería (también responsables de muchas de estas irregularidades) merecen la aplicación de la justicia, la simple y llana justicia a todos por igual. Sin embargo, este resultado de las protestas se antoja lejano y complicado. Esto, si consideramos la manera en que han operado las autoridades estales y federales encargadas de la procuración de justicia. Sin embargo, el Movimiento 5 de junio ya ha producido cambios fundamentales en la sociedad sonorense. Incluso, sostengo que la desgracia y la movilización social del ABC han generado un antes y después en nuestra sociedad local.

La sociedad sonorense siempre se ha considerado a sí misma apática respecto a las movilizaciones sociales. Las personas que participaron en protestas en años recientes pueden recordar las adversas situaciones que rodeaban a este tipo de expresiones ciudadanas; desde la indiferencia y las burlas de las personas que encontraban en su camino, hasta la hostilidad de las autoridades. Esto ha cambiado radicalmente a partir del movimiento 5 de junio. La marcha realizada hace unos días fue un ejemplo nacional de participación, organización y ciudadanía. Los grupos marchaban ordenadamente, sin causar ningún tipo de desmán o afectación a su paso. Las personas que observaban la marcha mostraban su apoyo y/o respeto.

Un segundo rasgo notable de la marcha del 5 de junio fue la enorme proporción de jóvenes y niños que participaron. Cuando desde la infancia se aprende la importancia de involucrarse en los problemas centrales de tu sociedad, existe una muy alta posibilidad de que estos niños formen parte de organizaciones civiles o grupos o partidos cuando crezcan. La tragedia del ABC puede ser paradójicamente la cuna de un renacimiento ciudadano para Sonora.

Un tercer resultado de la movilización del 5 de junio se da en la relación entre autoridades y ciudadanía. La muerte de 49 niños nos ha enseñado, de la forma más dolorosa posible, lo costosa que es la corrupción. Las ganancias de los inspectores por no hacer su trabajo, de los dueños por ganar unos cuantos pesos más y de funcionarios por conceder jugosos negocios a unos cuantos sin verificar su funcionamiento, han tenido un costo impagable para nuestra sociedad. Una manera simple y poderosa de honrar todos los días a estos nuestros niños muertos en la guardería ABC es no reproducir ninguna práctica de corrupción. Desde esas multas de tránsito que buscamos evitar, hasta tolerar que se realicen transacciones no legales en nuestras fuentes de trabajo.

En resumen, el movimiento 5 de junio ha generado una nueva visión hacia la movilización ciudadana y es el inicio de un cambio fundamental en la manera de entender nuestra relación con la autoridad. Los cambios culturales son los más difíciles, pero los más importantes para una sociedad. La ley 5 de junio que regula el funcionamiento de las estancias infantiles, es sin duda el triunfo más palpable de este movimiento sonorense. Una movilización local que logra un cambio en leyes federales tiene un triunfo que no es menor, por el contrario digno de recordar y resaltar”.

En junio de 2013 se realizó la conferencia “Reacciones de las madres y padres afectados por la experiencia de la tragedia en la Guardería ABC”.

En dicho momento se comentó sobre la depresión como el principal efecto en madres y padres de la Guardería ABC, estudio de largo aliento que pretende entender el proceso de recuperación después de momentos extremo que presentó el doctor Arthur Murphy.

El académico de la Universidad de Carolina del Norte en Estados Unidos, dijo que el objetivo de su trabajo es documentar el nivel de duelo y estrés post traumático (EPT) de los familiares directos y cuidadores (entiéndase parientes que también cuidaban a los niños, como los abuelos) que estuvieron en el incendio.

El análisis comprendió 91 mamás, 57 papás y 76 parientes (cuidadores), lo que dio como resultado 5 subgrupos en una red. Entre sus hallazgos, el antropólogo destacó que la depresión afectó a todos los miembros de los grupos; el dolor prolongado no aparece en el grupo 1, pero hay 41 por ciento de este grupo que sufre EPT. El EPT afecta al 54 por ciento de toda la población estudiada.

El evento fue organizado por el Foro de análisis permanente “De la ABC… a la Z, por una infancia segura”, que integran investigadoras de El Colegio de Sonora, el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo A.C., y la Universidad