» Novedades Editoriales

  • 20-de-juniouni Tecnología y competitivad: conceptos y experiencias prácticas »

    Coordinadores: Álvaro Bracamonte Sierra Óscar Fernando Contreras Montellano (2014, El Colegio de Sonora)

  • la-perfidia La perfidia de los indios… las bondades del gobierno. Imaginarios sociales en discursos oficiales sobre la deportación de los Yaquis (1902-1908) »

    La perfidia de los indios… las bondades del gobierno. Imaginarios sociales en discursos oficiales sobre la deportación de los Yaquis (1902-1908) Patricia del Carmen Guerrero [...]

  • utopias Utopías liberales: proyectos de colonización y rebeliones indígenas en los valles del Yaqui y del Mayo (1853-1867) »

    Utopías liberales: proyectos de colonización y rebeliones indígenas en los valles del Yaqui y del Mayo (1853-1867) Iván Arturo Revilla Celaya. (2014, El Colegio de [...]

  • rysnovedades-530 región y sociedad número 59 »

FOTO DE LA SEMANA: “Vitral”

La imagen fue capturada por Antonio Morales.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fueraderuta-534

Va una bola para candidatas y candidatos a cargos públicos

Elsa Cornejo Vucovich*

Me permitiré una analogía deportiva con motivo del Mundial: cada vez más me convenzo de la necesidad de jugar en equipo para resolver los problemas sociales actuales, y con frustración me doy cuenta que muchas de mis reflexiones en este sentido terminan en identificar como problemas fundamentales la falta de conciencia y compromiso cívicos, la apatía generalizada, la resistencia a ayudar al prójimo, y el desinterés por el bienestar común, que no tengo idea cómo resolver.

Por eso leí con gran interés los resultados de una investigación realizada en Hermosillo acerca de las variaciones socioeconómicas en la provisión de parques públicos, publicados el año pasado en la revista académica Local Environment por Francisco Lara Valencia e Hilda García Pérez, investigadores de la Escuela de Estudios Transfronterizos de la Arizona State University.

Según estos investigadores, hay guías que establecen la cantidad de parques que debe tener una ciudad: la Organización Mundial de la Salud recomienda un mínimo de 9 metros cuadrados por persona, mientras que la Secretaría de Desarrollo Social de México exige 8.5 metros cuadrados por persona. No sorprende que Hermosillo no llega ni a la mitad: para cumplir con este requerimiento, el número de parques existentes tendría que multiplicarse por tres. Tampoco sorprende que las colonias con menor nivel socioeconómico tienen menos acceso a parques con la infraestructura que los investigadores identifican como idónea. Además, los parques de las colonias menos pudientes están en peor estado.

Pero aquí viene lo interesante: los investigadores explican que según la hipótesis de la equidad espacial, la inequidad en la distribución de parques y áreas verdes amplifica las desigualdades sociales existentes. Los parques no sólo son indispensables para regular el ecosistema urbano y promover la actividad física y otros beneficios para la salud física, sino que también, desde una perspectiva social, elevan la resiliencia y estabilidad de las colonias, y afectan la calidad de vida de las y los habitantes al facilitar la socialización, el sentido de comunidad, y el compromiso cívico. Según ésta y otras investigaciones, el acceso efectivo a parques recreativos se vincula al bienestar mental y psicológico, ya que genera oportunidades de interacción social formal e informal, lo cual reduce el sentido de aislamiento e incrementa la satisfacción con la vida. Pero ojo: cuando se refieren a “parques recreativos”, se están refiriendo a espacios como el Parque Madero, no a una plancha de concreto con tres juegos infantiles en mal estado y dos arbolitos secos.

Los investigadores explican que la introducción de espacios como centros comerciales y fraccionamientos cerrados ha desplazado a los lugares tradicionales de interacción social y vida comunitaria, lo que tiene como  consecuencia un tejido social debilitado como resultado de la segregación y la reducción de la interacción social. También observan que no se privilegia el interés colectivo en las políticas de diseño urbano, ya que el interés primordial es que las ciudades se vuelvan económicamente competitivas, no necesariamente más bellas ni más saludables. Se piensa que generar empleos es la única solución para mejorar el bienestar de la población, pero aquí hay una evidencia más de que simplemente no es cierto. Un buen parque también es una buena inversión, y si falta convencernos al respecto, hay experiencias que lo demuestran, como el movimiento que promueve el placemaking, o “hacer-lugar” (www.pps.org), que ha transformado colonias marginadas en otras comunidades.

Ya vienen las campañas electorales, y por eso esta propuesta la dirijo a las y los candidatos potenciales de todos los partidos. También les recuerdo que las y los académicos estamos jugando en equipo (y cumpliendo con nuestro compromiso ético y función social) cuando generamos datos duros y hacemos un análisis crítico de los mismos (y entre más crítico, mejor). Siguiendo con la analogía mundialista, ahí les va la bola…

*Asistente de Investigación de El Colegio de Sonora. ecornejo@colson.edu.mx