» Novedades Editoriales

  • rys60-39 región y sociedad 60 »

    Revista cuatrimestral No. LX Precio: 80 pesos

  • nuevosriesgos-538 “Nuevos riesgos, viejos encuadres: La escenificación de la inseguridad pública en Sonora” »

    Víctor Hugo Reyna García Cuadernos Cuarto Creciente (2014, El Colegio de Sonora)

  • 20-de-juniouni Tecnología y competitivad: conceptos y experiencias prácticas »

    Coordinadores: Álvaro Bracamonte Sierra Óscar Fernando Contreras Montellano (2014, El Colegio de Sonora)

FOTO DE LA SEMANA: “Danzantes”

La imagen fue capturada por Inés Martínez de Castro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fuera-543

Hermosillo Incluyente

Elsa Cornejo Vucovich*

Este mes la Asociación Sonorense por una Ciudad Diversa e Incluyente, A.C. (Diver/Ciudad) lanzó el proyecto “Hermosillo Incluyente: Estrategia integral para promover la equidad de género y disminuir la discriminación por orientación sexual e identidad de género”, que contribuye a transversalizar los derechos humanos, los derechos sexuales y la perspectiva de género en organizaciones e instituciones de este municipio, así como difundirlos a la población en general, atendiendo a un problema social que destruye vidas y desintegra familias.

La Encuesta Nacional sobre Discriminación en México 2010 mostró que 4 de cada 10 mexicanos no estarían dispuestos a compartir su casa con una persona lesbiana, gay, bisexual o transgénero (LGBT). Seguramente ese 40 por ciento de mexicanos no considera que podría tener un familiar LGBT, y por eso la salida del clóset se vive con tanto rechazo y violencia, lo cual tiene repercusiones para la salud física y mental de las personas LGBT, incluyendo mayores índices de depresión, adicción y suicidio. Además, 8 de cada 10 mexicanos no están de acuerdo con que las personas LGBT adopten, sin entender que hay muchas personas LGBT que son excelentes mamás y papás, y que la homosexualidad ni es una enfermedad ni se contagia. Es recurrente escuchar a personas que afirman “aceptar” a las personas LGBT, siempre y cuando no se les note y no exijan sus derechos. ¿Acaso no se percatan que ésa es la mismísima definición de rechazo y discriminación?

En Sonora el problema de la homofobia es histórico, como ha sido analizado en el libro Sexo entre varones y otras publicaciones del Dr. Guillermo Núñez Noriega. En la prensa local se han documentado varios casos donde la discriminación a personas LGBT por parte de individuos o instituciones ha mermado su calidad de vida y el pleno ejercicio de sus derechos, incluyendo: suicidio por bullying homofóbico, despido injustificado de estudiantes y trabajadores, detenciones arbitrarias por el aspecto físico, y crímenes de odio por homofobia, incluyendo asesinatos.

El problema es evidente, pero hasta la fecha no había existido una iniciativa que lo abordara de manera integral y sistemática, por lo cual “Hermosillo Incluyente” pretende realizar una investigación sobre las actitudes de la población general hacia la diversidad sexual; integrar una red de trabajo formada por dependencias gubernamentales, instituciones de educación superior y organizaciones de la sociedad civil que se capaciten para prevenir y atender casos de violencia homofóbica y discriminación por orientación sexual e identidad de género; y llevar a cabo una campaña informativa sobre el respeto a la diversidad sexual dirigida a población general.

En Hermosillo, las manifestaciones de discriminación por orientación sexual e identidad de género se han normalizado y forman parte de la vida cotidiana actual. Ejemplo de esta normalización incluyen la “carrilla” que se les hace a las personas que no cumplen con el modelo dominante de ser hombre o ser mujer (independientemente de su orientación sexual), o cuando alguien dice “él no es gay, es hombre”, como si los gays no fueran hombres. En nuestra ciudad, la sexualidad y los derechos sexuales son temas tabú, y como resultado hay un desconocimiento total del tema, un vacío que es llenado por mitos e información errónea. En ocasiones, he preguntado a personas locales si son heterosexuales, y responden “Noooo, ¡yo soy normal!”, evidenciando que ni siquiera saben el significado de la palabra, le tienen pavor a la palabra “sexual”, y suponen que si los etiquetas es porque no están cumpliendo con las expectativas de lo que es “normal”. El beneficio de este proyecto no será sólo para las personas LGBT, sino para la sociedad en general, porque una sociedad incluyente es una sociedad con una ciudadanía informada y madura, y eso tiene repercusiones para muchos ámbitos, no sólo el de los derechos humanos.

*Asistente de Investigación de El Colegio de Sonora. ecornejo@colson.edu.mx