» Novedades Editoriales

  • libro3-544 Ética en la investigación social. Experiencias y reflexiones. »

    Denman Champion, Catalina y Castro Vázquez, María del Carmen. Editado por El Colegio de Sonora.

  • libro2-544 El desplazamiento interno forzado en México. Un acercamiento para su reflexión y análisis. »

    Coordinador Óscar Torres.

  • libro1-544 Calidad del empleo y calidad de vida de los trabajadores de las maquiladoras de Nogales, Sonora.2008 »

    Cuaderno de investigación Cuarto Creciente #24

FOTO DE LA SEMANA: “Chicago parte 1″

La imagen fue capturada por Esther Padilla Calderón.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fueraderuta-544

Gobierno abierto y medio ambiente

Rafael E. Valenzuela Mendoza.*

La sociedad civil de hoy en día se interesa cada vez más en estar mejor informada. El creciente acceso a las tecnologías de la comunicación y la información (TICS) se acelera. Por otra parte, es difícil negar que gran parte de nuestra sociedad civil  se muestra indiferente a los asuntos de todos, los asuntos públicos, a menos que se trate de problemas que afectan su entorno inmediato, su cotidianidad. Solo 6 por ciento de los mexicanos ha hecho uso del derecho de acceder a la información pública.

¿Sociedad más informada pero menos interesada en la actividad del gobierno y en los asuntos públicos?

El avance de la tecnología, las crisis internacionales y locales, han sido detonantes de avances sociales, políticos y económicos. A propósito de lo anterior, tuve la oportunidad de asistir al primer foro “Río Sonora: crisis actual y opciones de futuro” que organizó la Red Fronteriza de Salud y Ambiente A.C., al cual se dieron cita destacados expertos en temas de medio ambiente, de instituciones como El Colegio de Sonora y la Universidad de Sonora, así como dos representantes de un amplio segmento de la sociedad civil, que se ha visto afectada por el lixiviado de cobre, derramado en el río Sonora.

Se confirmó la presencia de las autoridades gubernamentales responsables de informar de este desastre ambiental cuyas consecuencias e impacto real en la región es todavía desconocido con precisión. No sorprende la ausencia de la autoridad invitada, pero debió al menos remitir un documento para ser leído a los ciudadanos presentes. Los servidores públicos tuvieron la oportunidad de hacer un real ejercicio de rendición de cuentas e ir más allá de los actos de protocolo, como los informes de gobierno.

De existir un gobierno abierto, estos foros serían entendidos por la autoridad como la oportunidad de informar y confrontar datos públicos con los estudios que la inteligencia colectiva viene formulando. Es deseable conocer posiciones en torno a un asunto de tal magnitud, pero es responsabilidad de nuestros gobiernos explicar, justificar e informar. Un gobierno abierto no es una nueva teoría, es una práctica cotidiana en el servicio público que intenta articularse con la práctica de una ciudadanía, donde ambas se sustentan en la inteligencia de la razón, esto es, en la razonabilidad y no tanto en la racionalidad.

La situación a la cual está expuesta la ciudadanía que habita en la colindancia de todo el río Sonora y las poblaciones aledañas es grave y otorga de paso un duro revés a las actividades económicas de la región, cuya afectación cambiará la forma de vida de una zona agropecuaria y de la mayor importancia para Sonora y México. Hoy sabemos acerca de la existencia de anteriores descargas intencionales de metales pesados por parte de la empresa minera Grupo México, según lo reporta Amalia Garcia, corresponsal de El Universal en nota citada del 19 de septiembre (2014).

Predomina la incertidumbre, la información pública es escasa y no transmite decisiones eficaces y eficientes de solución a este problema que afecta a todos los sonorenses. Es momento de exigir que la actividad de las industrias extractivas sean asunto de seguridad nacional. Conviene interesarnos más en la actividad del gobierno y conocer lo que hace y lo que ha dejado de hacer, en particular en el tema de la supervisión de la actividad minera y la afectación del medio ambiente en otros rincones de México. Nuestro ecosistema está en riesgo, no es cosa menor.

Los derrames de petróleo en Cadereyta, Nuevo León y en las zonas petroleras de Veracruz y Tabasco dejaron de ser la única tragedia ambiental. La Red Fronteriza de Salud Ambiental, podría empujar estos temas dentro del eje de responsabilidad corporativa de la Alianza por el Gobierno Abierto (Open Government Partnership-OGP), donde se aborda el tema de extracción de los recursos naturales. Ahora que México asumió la presidencia internacional del OGP, hagamos la propuesta.

*Doctor en Política Pública y Responsable de Evaluación y Gestión Académica, El Colegio de Sonora. Correo electrónico: rvalenzuela@colson.edu.mx