» Novedades Editoriales

  • libro3-544 Ética en la investigación social. Experiencias y reflexiones. »

    Denman Champion, Catalina y Castro Vázquez, María del Carmen. Editado por El Colegio de Sonora.

  • libro2-544 El desplazamiento interno forzado en México. Un acercamiento para su reflexión y análisis. »

    Coordinador Óscar Torres.

  • libro1-544 Calidad del empleo y calidad de vida de los trabajadores de las maquiladoras de Nogales, Sonora.2008 »

    Cuaderno de investigación Cuarto Creciente #24

FOTO DE LA SEMANA: “Chicago parte 1″

La imagen fue capturada por Esther Padilla Calderón.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

ysinembargo-544

¿Puedo beber el agua?

Nicolás Pineda*

El 12 de agosto El Imparcial publicó que el derrame de tóxicos en el río Sonora contenía aluminio, arsénico, cadmio, cobre, manganeso y níquel, todo esto en cantidades y proporciones por encima de la norma sanitaria. Debido a ello, se paralizaron todos los pozos a lo largo del río Sonora hasta Ures. Por esos días, también el alcalde declaró que no se iba a traer a Hermosillo ni una gota de la presa El Molinito. La cuestión es que no necesitan traer el agua, solita llega, en un poco más de tiempo, por el subsuelo, hasta los pozos que surten a la ciudad.

Por otro lado, he sabido que la mina de Mulatos, sin tanto escándalo, también ha estado contaminando el agua del río Yaqui desde hace varios años. De modo que tanto el agua del acueducto a Hermosillo como la que llega a Ciudad Obregón también tienen que ser analizadas.

Le confieso que yo tomaba agua de la llave. En una encuesta que hicimos hace años salió que aproximadamente una tercera parte de los hermosillenses tomábamos agua de la llave. Pero ahora tengo la duda de qué tan confiable y libre de metales pesados es el agua que sale de las llaves. Incluso, me surge también la pregunta de si el agua que venden como purificada está libre de esos metales pesados. No quiero sonar alarmista ni hacer el caldo gordo en este siniestro, pero me asaltan las dudas y requiero información profesional, entendible, independiente y confiable. No la encuentro por ningún lado.

Entre las dudas que me asaltan están: ¿Y dónde quedó el arsénico y todo lo demás? ¿Ya se filtró en el subsuelo y bajó a proporciones no dañinas? ¿Quién lo dice y quién lo garantiza? ¿Podemos confiar en quienes administran el agua de la ciudad? ¿Se realizan las pruebas químicas necesarias de manera rutinaria para darnos agua verdaderamente potable? ¿Qué tanto se eliminan los metales pesados en el agua purificada? ¿Podemos los hermosillenses y los habitantes del río Sonora beber agua de la llave sin problemas futuros?

Agua de la llave

En la legislación mexicana existe la norma oficial mexicana (NOM) 127-SSA1-1994 para el agua de consumo humano publicada en el Diario Oficial el 22 de noviembre del 2000. Esta norma define los límites permisibles de calidad y tratamientos a que debe someterse el agua para su potabilización. La lista de características del agua potable es larga y sólo entendible por químicos y especialistas en el tema. Pero ahí mismo se señala que se deben aplicar los tratamientos específicos a las aguas que excedan los límites permisibles. Por ejemplo, para el arsénico se requiere un tratamiento de coagulación-floculación-sedimentación-filtración, intercambio iónico u ósmosis inversa. Para el manganeso se requiere oxidación-filtración, intercambio iónico u ósmosis inversa. Asimismo, los fluoruros requieren alúmina activada, carbón de hueso u ósmosis inversa.

Esta misma norma indica que la vigilancia de su cumplimiento corresponde a la Secretaría de Salud en coordinación con los gobiernos estatales, municipales, las Comisiones Estatales de Agua y la Comisión Nacional del Agua, en sus respectivos ámbitos de competencia. Pues así, ya estuvo, de seguro hay muchos entre quiénes echarse la bolita. De ninguno he sabido que declare sobre la calidad del agua en Hermosillo. También he estado preguntando dónde está la información del monitoreo de años anteriores del agua de Hermosillo y nadie me sabe decir.

En los años noventa, cuando comencé a estudiar la gestión del agua, me encontré con que Hermosillo tenía problemas de fluoruro. Esto afectaba principalmente a colonias del norte de la ciudad y se manifestaba en los dientes negros de algunos niños. Después me informaron que el problema estaba controlado por medio de la mezcla que se hacía con otros pozos.  También alguna vez visité un laboratorio de análisis químico-bacteriológico ubicado junto a la planta potabilizadora de la Sauceda. Pero eso fue cuando se potabilizaba el agua de la presa. Subsiste entonces la pregunta ¿Quién está vigilando el agua de Hermosillo?

Agua purificada

El número de junio 2011 de la Revista del Consumidor dice que México es el país que más agua embotellada consume en el mundo. Según esta revista, el agua embotellada no es necesariamente mejor o más pura que el agua de la llave y, de hecho, encontraron que algunas contenían arsénico y otros elementos no deseables. Por otra parte, el boletín 87 del 7 de julio de 2010 de la Procuraduría del Consumidor informa que se inmovilizaron más de 17 mil envases de agua purificada por presentar incumplimientos de información comercial y, en algunos casos, engañar a los consumidores.

Además, esta agua es más de mil veces más cara que el agua de la llave; un litro de agua embotellada cuesta lo que cuestan mil de agua de la llave. Por si lo anterior fuera poco, los envases de agua se vuelven basuras muy contaminantes. Pero el punto viene al caso porque los hermosillenses requerimos saber también quién vigila la purificación de agua y los locales que se dedican a esto. ¿Dónde está la información escrita?

*Profesor-investigador del Centro de Estudios en Gobierno y Gestión Pública. nicolas.pineda.p@gmail.com. Twitter: @npinedap