» Novedades Editoriales

  • farmacovigilancia-545 Farmacovigilancia en México. Prevención precaria y consumo de medicamentos. »

    Farmacovigilancia en México. Prevención precaria y consumo de medicamentos. (2014, COLSON) Coautores: Jesús Armando Haro Encinas Rubén Calderón Ortiz Álex Covarrubias Valdenebro Jesús Gerardo Mada [...]

  • libro3-544 Ética en la investigación social. Experiencias y reflexiones. »

    Denman Champion, Catalina y Castro Vázquez, María del Carmen. Editado por El Colegio de Sonora.

  • libro2-544 El desplazamiento interno forzado en México. Un acercamiento para su reflexión y análisis. »

    Coordinador Óscar Torres.

  • libro1-544 Calidad del empleo y calidad de vida de los trabajadores de las maquiladoras de Nogales, Sonora.2008 »

    Cuaderno de investigación Cuarto Creciente #24

FOTO DE LA SEMANA: “Flor desértica”

La imagen fue capturada por Juan Pedro León Medrano en el edificio Garmendia de El Colson.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

fueraderuta-545

Cortesía vial o “highway to hell”

Jesús Morales Quiñonez*

Manejar siempre es un peligro. Hay tantas cosas que pueden ocasionar un accidente: baches, hoyos, peatones, animales, conductores con falta de experiencia. Ahí es precisamente dónde quiero llegar, creo que es imperdonable para nosotros, los conductores con experiencia, actuar irresponsablemente a la hora de manejar. Me hace gracia ver “cada cosa” en el tráfico, que me pregunto: ¿cómo consiguieron su licencia de conducir?

Hace unos días iba manejando por el centro de la ciudad, por el carril derecho, y de la nada el conductor del lado izquierdo se me adelantó y se metió obligándome a frenar de golpe para “ganarme” un estacionamiento; así, sin tantita pena, cómo dice Alejandro Fernández, pero gracias al karma instantáneo descubrió que no era un sitio para estacionarse, era línea roja. Además de su inútil intento por estacionarse, chocó contra la banqueta y golpeó un hidrante. ¿Ustedes creen que habrá escarmentado?

Siendo sinceros, todo mundo hemos hecho alguna imprudencia al volante, y lo más probable es que haya sido sin querer o a veces queriendo, tanto, que terminamos volteando a todos lados para ver si los de azul están cerca (que por lo general no están). El conductor responsable suele hacerlo muy pocas veces, a diferencia de quien los enseñó a manejar una jirafa drogada.

Cada quién tendrá sus experiencias, personas pasándose los altos de cortesía, los semáforos en rojo, exceso de velocidad, pero lo peor de todo es que lo hacemos conscientemente. Somos las clásicas personas que nos sentimos muy capaces de conducir  o (como me gusta llamarnos) los furiosos. Para nosotros todo mundo maneja del asco, son primos hermanos de los taxistas. Me pregunto: ¿cuáles son los requisitos para manejar una unidad? —Poco aprecio por la vida, descortés, y de pie pesado—. Aclaro que no todos los choferes son así; he tenido muy buenas experiencias con personas amables y prudentes, pero pareciera que casi en su totalidad han visto Rápido y furioso unas cien veces.

Tal vez a ti, como a mí, te parece ridículo ver volcamientos dentro de la ciudad, pero mientras sigamos diciendo que manejamos mejor en estado etílico, no creo que avancemos mucho en materia vial. Es necesario que a quien le enseñemos a manejar le recalquemos la importancia de ser cortés y seguir las normas de tránsito lo mejor que se pueda. Obviamente, todos nos hemos enojado al estar en el tráfico. ¿Quién podría resistirlo? Cuando vemos esas acciones de dar vuelta en carriles que no son para ello con tal de evitar la cola de autos que “tontamente” hacen fila, nos enojamos y  entramos en un ciclo de vicio dónde pensamos: ¿Por qué tengo que hacerlo, si él no lo hace? Sólo me queda desearles suerte en su camino, y a cuidarse de los furiosos o cualquier engendro que andemos por ahí quemando asfalto.

*Asistente del departamento de Difusión Cultural de El Colegio de Sonora.