» Novedades Editoriales

  • farmacovigilancia-545 Farmacovigilancia en México. Prevención precaria y consumo de medicamentos. »

    Farmacovigilancia en México. Prevención precaria y consumo de medicamentos. (2014, COLSON) Coautores: Jesús Armando Haro Encinas Rubén Calderón Ortiz Álex Covarrubias Valdenebro Jesús Gerardo Mada [...]

  • libro3-544 Ética en la investigación social. Experiencias y reflexiones. »

    Denman Champion, Catalina y Castro Vázquez, María del Carmen. Editado por El Colegio de Sonora.

  • libro2-544 El desplazamiento interno forzado en México. Un acercamiento para su reflexión y análisis. »

    Coordinador Óscar Torres.

  • libro1-544 Calidad del empleo y calidad de vida de los trabajadores de las maquiladoras de Nogales, Sonora.2008 »

    Cuaderno de investigación Cuarto Creciente #24

FOTO DE LA SEMANA: “Despedida del verano”

La imagen fue capturada por Daniel Dórame.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-546

Sonora, como barco sin rumbo

Nicolás Pineda*

Tengo la sensación que, como sociedad, andamos extraviados. Me parece que Sonora es como un barco en altamar, donde el capitán ha dejado de conducir el barco y ya sólo está cuidando que no le quiten el puesto. Han habido varios motines a bordo y se ha perdido la confianza en la autoridad; no hay liderazgo. Incluso ha perdido la comunicación y coordinación con la Federación y el control central. El capitán controla a su equipo (que no es muy competente) y el presupuesto (o lo que queda de él), pero no tiene relación con muchas secciones del barco. El congreso que vigila al capitán ha dejado de operar; el juez principal está bajo sospecha; muchos grupos están inconformes. El ambiente es tenso y en muchas áreas dominan el disgusto y la animadversión; las crisis se suceden unas a otras y no se resuelven del todo. La última crisis de contaminación del agua afectó a muchas personas y agravó aún más la situación. Para colmo, la situación se complica al divulgarse una propiedad personal del capitán. Todos siguen en sus rutinas pero ya no sabemos a dónde vamos; estamos enfrascados en los conflictos internos. Sólo queremos superar el conflicto, y mucho de lo que se dice ya no tiene sentido.

Repasando nuestra historia
Tratando de poner algo de orden en las ideas, me pongo a repasar el desarrollo reciente y la bitácora política del barco. Por muchos años el capitán provino de la escuela denominada PRI. Es una escuela práctica y pragmática que acumuló algunos logros y muchos vicios. Uno de sus grandes defectos es que no jugaba limpio y hacía fraude en las elecciones. Además, sus gobernantes se enriquecían en los puestos. Por otra parte, por muchos años, hubo una alternativa con la escuela PAN, que prometía ciudadanía, honestidad y una patria ordenada y generosa. Eran gente bien intencionada a la que el PRI no le daba oportunidad de ocupar puestos relevantes. Entonces, nuestro objetivo fue abrir el gobierno a otras corrientes y construir un sistema plural más democrático. En esta lucha hubo muchos liderazgos como los de Jorge Valdez, Casimiro Navarro y Adalberto Rosas, por mencionar sólo a quienes llegaron a ser alcaldes. Su lucha enalteció al PAN y con ella se ganó el respeto de la ciudadanía. Más recientemente, el PAN tuvo la oportunidad de ocupar plazas municipales en varias ocasiones (Valencia, Búrquez, Del Río) y lo hizo de manera decorosa; en varios aspectos eran más profesionales que los priistas. Recuerdo, por ejemplo, los “miércoles ciudadanos” en los que los panistas trabajaban codo a codo con la gente. La agenda política era clara: como sociedad debíamos avanzar hacia una mayor democratización donde el gobierno no estuviera controlado por un partido y la gente pudiera elegir y tener mayor control sobre los gobernantes. Para eso, la alternativa era la alternancia y que el PAN tuviera acceso también a la gubernatura de nuestro barco. Esto sucedió en el 2009. Yo no estoy convencido de que el PAN haya ganado sólo por la tragedia de la guardería. Considero que era un proceso que ya se venía venir y que era cuestión de que no hubiera fraude para que ganara el PAN. Se la debían desde 1985. El caso es que en 2009 ganó el PAN.

Pero ¡Oh, sorpresa! El PAN que llegó a la gubernatura no se parece nada a los viejos panistas. El estilo del PAN en el gobierno estatal no se parece nada a los miércoles ciudadanos ni a una patria ordenada y generosa. Nos dieron gato por liebre. Los panistas que llegaron al poder estatal ya no eran los mismos de antes, todos se subieron a la franquicia cuando ya la vieron ganada. El caso es que la experiencia de viaje con el PAN en el gobierno estatal no ha sido nada grata. Al contrario, hemos desandado el camino en muchas áreas. ¿Qué hacer?

Lecciones y opciones
Como ciudadanos y electores de nuestras autoridades debemos de aprender de nuestros errores. Esto se da por medio de la deliberación pública y abierta. ¿Nos equivocamos? ¿Fuimos engañados? ¿Esto hace mejor al PRI? ¿Cómo podemos mejorar nuestras elecciones futuras? Tratando de responder, hago las siguientes brevísimas reflexiones:

La política es dolosa y los candidatos siempre tratan de engañarnos para que caigamos en su juego y en su lógica. Como ciudadanos enfrentamos el reto constante de no dejarnos engañar. Tenemos que aprender a desenmascarar lo que es mercadotecnia política y lo que es la verdadera personalidad y valores de los candidatos. El que un partido nos decepcione no hace mejor al otro. Esta percepción puede hacernos caer en una trampa. Tenemos que exigir al otro partido garantías de que no sólo está oponiéndose a los errores del otro sino de que él mismo va a poner los medios para que no se dé la corrupción y contemos con gobiernos competentes y profesionales. Muchos problemas surgen de los equipos y gentes que los rodean ¿Qué garantías nos ofrecen en este renglón?

Tenemos que exigir autenticidad y congruencia a los candidatos. Esto, además, debe de estar garantizado en su vida y sus negocios personales. Si nada nos convence, está la opción del voto nulo.

*Profesor-investigador de El Colegio de Sonora. nicolas.pineda.p@gmail.com. Twitter: @npinedap