» Convocatorias

  • convo-547 XXXVII Simposio de Historia: Historia de los procesos de transmisión del Poder en el noroeste de México »

    La Sociedad Sonorense de Historia A.C. en su trigésimmo noveno aniversario invita al público en general a su XXXVII Simposio de Historia: Historia de los procesos [...]

» Novedades Editoriales

  • farmacovigilancia-545 Farmacovigilancia en México. Prevención precaria y consumo de medicamentos. »

    Farmacovigilancia en México. Prevención precaria y consumo de medicamentos. (2014, COLSON) Coautores: Jesús Armando Haro Encinas Rubén Calderón Ortiz Álex Covarrubias Valdenebro Jesús Gerardo Mada [...]

  • libro3-544 Ética en la investigación social. Experiencias y reflexiones. »

    Denman Champion, Catalina y Castro Vázquez, María del Carmen. Editado por El Colegio de Sonora.

  • libro1-544 Calidad del empleo y calidad de vida de los trabajadores de las maquiladoras de Nogales, Sonora.2008 »

    Cuaderno de investigación Cuarto Creciente #24

FOTO DE LA SEMANA: “Los mejores amigos”

La imagen fue capturada por Daniel Dórame.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-548

El quinto informe

Álvaro Bracamonte Sierra*

No escuché completo el mensaje del gobernador Guillermo Padrés con motivo de su quinto Informe de Gobierno, pero lo que alcancé a ver fue suficiente para darme una idea del tono y la intencionalidad que tuvo. La primera impresión es que se trató de un acto partidario más o menos similar al organizado por la dirigencia del PAN para celebrar el 75 aniversario de la fundación del partido. Quizá la diferencia es que en esta ocasión hubo representantes del Gobierno federal y asistieron varios gobernadores entre ellos el jefe de Gobierno de la Ciudad México.

Como es ya una costumbre, el discurso de Padrés se desarrolló en una especie de redondel por donde caminaba con algo de informalidad intentando relajar un poco el protocolo usual en este tipo de presentaciones. Es la cuarta o quinta ocasión que así se dispone la lectura del mensaje por lo que el gobernador ya acumula algo de oficio y desenvoltura; se entiende que se siente cómodo en esa modalidad de tribuna griega. En lo que sí no avanza mucho es en la fluidez y consistencia de la lectura; evidentemente recurre al famoso teleprompter que en esta ocasión alcanzaba a apreciarse en las imágenes trasmitidas por la televisión.

La facilidad discursiva no se le da al gobernador; se tropieza seguido con las palabras y da la sensación de que no sabe lo que está leyendo, pues a simple vista se ve que no se percata de saltos de línea o cuando la coherencia narrativa deja qué desear. Recuerdo un pasaje en particular: hablaba del mando único establecido en los municipios de Tubutama, Átil, Altar, Trincheras, Sáric, Pitiquito y Oquitoa cuando súbitamente extendió una felicitación a los pueblos del río Sonora.
Hasta donde se sabe, los municipios con mando único no están en la acongojada región del río Sonora sino en otra parte. Dichos dislates son habituales en el jefe de gobierno sonorense.

Sin embargo, llama más la atención la escasa o nula autocrítica que privó en el mensaje. Este defecto no es propio del gobernador Padrés sino de toda la clase política que considera el informe como la oportunidad para resaltar los avances de su gestión. Asumen que los críticos tendrán sus foros para desacreditar las cuentas ofrecidas por los gobernantes. Decía que el ambiente mitinero no se podía disimular, menos aún si se considera que el quinto informe será prácticamente el último: El sexto tendrá lugar a pocos días de que deje el Palacio, lo que implica que el centro de gravedad política se trasladará y concentrará en el gobernador electo.

Esta circunstancia, sumada a la polarización registrada en las semanas previas, configuró un contexto típicamente electoral donde no caben la autocrítica, el matiz ni el análisis objetivo. En tales coyunturas las opiniones sobre la alternancia sonorense tienen una naturaleza binaria: o estás a favor o en contra. Según la primera, abanderada por el Ejecutivo estatal, la alternancia ha sido positiva, pues fue posible demoler las estructuras autoritarias y corruptas edificadas en más de 70 años de gobiernos tricolores.

En cambio, los priistas, y en menor medida los perredistas, consideran que ha sido un fracaso y que en lugar de mejorar vamos como el cangrejo en temas como salud, educación, armonía social, etcétera. Como todo en la vida y más tratándose de la esfera política, todo es relativo, y la opinión sobre un tema particular depende del rol que se juega en el ring electoral. Bajo esta premisa los detractores del panismo buscan magnificar los errores y los blanquiazules se encargan de minimizarlos y enaltecer los buenos resultados. El mensaje leído el pasado sábado por el gobernador forma parte de ese juego estratégico que caracteriza la lucha por el poder. Podría decirse que las sospechas de desaseo administrativo y financiero de que se acusa al Gobierno de la alternancia invisibilizan obras y resultados que pueden ser sumamente valiosos para las futuras generaciones de sonorenses. En este caso vale destacar la presa Pilares, que si se maneja con responsabilidad resultaría útil al desarrollo de la región sur de la entidad; también está el gasoducto en proceso de construcción, que al operar debería afianzar la competitividad de la zona beneficiada con el abasto de ese energético. Lo mismo es posible decir con los uniformes y zapatos escolares gratuitos que para las familias de pocos recursos son agua bendita. Pero pese a ser buenas acciones, quedan desdibujadas o francamente desaparecen en la vorágine del sospechosismo que carga el Gobierno de la alternancia.

*Doctor en Economía. Profesor-Investigador de El Colegio de Sonora.