» Convocatorias

  • convo-547 XXXVII Simposio de Historia: Historia de los procesos de transmisión del Poder en el noroeste de México »

    La Sociedad Sonorense de Historia A.C. en su trigésimmo noveno aniversario invita al público en general a su XXXVII Simposio de Historia: Historia de los procesos [...]

» Novedades Editoriales

  • farmacovigilancia-545 Farmacovigilancia en México. Prevención precaria y consumo de medicamentos. »

    Farmacovigilancia en México. Prevención precaria y consumo de medicamentos. (2014, COLSON) Coautores: Jesús Armando Haro Encinas Rubén Calderón Ortiz Álex Covarrubias Valdenebro Jesús Gerardo Mada [...]

  • libro3-544 Ética en la investigación social. Experiencias y reflexiones. »

    Denman Champion, Catalina y Castro Vázquez, María del Carmen. Editado por El Colegio de Sonora.

  • libro1-544 Calidad del empleo y calidad de vida de los trabajadores de las maquiladoras de Nogales, Sonora.2008 »

    Cuaderno de investigación Cuarto Creciente #24

FOTO DE LA SEMANA: “La ciudad del viento”

La imagen fue capturada por Esther Padilla Calderón.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

vialibre-549

Horizonte económico incierto

Álvaro Bracamonte Sierra*

El 2015 será el año del empleo, dijo el Gobernador durante su mensaje del Quinto Informe de Gobierno. Al respecto, cabe preguntarse si resulta sensato el pronóstico del Ejecutivo o se trata sólo de retórica sin fundamento. Vale decir que las previsiones de los políticos por lo general no cristalizan y, peor aún, con frecuencia se obtienen resultados totalmente contrarios al previsto.

Es memorable lo que sucedía en las décadas de los ochenta y noventa del siglo pasado, cuando un alto funcionario federal anunciaba que el tipo de cambio estaba fuerte y no se vislumbraban ajustes devaluatorios: la gente rápidamente hacía una lectura distinta y quienes podían hacerlo corrían a comprar dólares ante la sospecha de que tal anuncio era premonitorio de una inminente depreciación del peso; el gobierno peñanietista proyectó tasas de crecimiento cercanas al 4 por ciento para 2013 y 2014 que no se alcanzaron.

Ejemplos como éstos abundan en la economía mexicana y sin embargo ello no ha mermado la predisposición de los servidores públicos a repetir promesas que luego incumplen o que son difíciles de consumar, habida cuenta de lo azaroso que por sí mismo es el pronóstico económico.

Volviendo entonces al ámbito local: ¿tiene sentido la afirmación hecha por Guillermo Padrés en cuanto a las previsiones en materia laboral?, ¿qué nos quiere decir al afirmar que el 2015 será el año del empleo?, porque la expectativa obvia ante una declaración de esta naturaleza sería que el número de puestos de trabajo este año será superior a la media de los últimos cinco, periodo en el que se crearon más empleos que en administraciones anteriores.

¿O tendrá acaso qué ver con que en ese año mejorarán los salarios de los trabajadores, ahora que está de moda el debate en torno al incremento del salario mínimo? Se trata de una previsión muy seria y a simple vista podría pensarse que hay elementos objetivos que dan cierto sentido al escenario laboral pintado por el mandatario estatal. Entre ellos está la inversión comprometida en naves industriales que, de concretarse, cimentaría las bases para nuevas inversiones que al llegar aumentarían la demanda de trabajadores. Otro factor relevante es que la marcha de la economía estatal durante la alternancia descansó primordialmente en sectores de rápido crecimiento mundial como la industria aeroespacial y la minería, que se espera se mantengan en los próximos años.

De la misma manera, el contexto macroeconómico mundial revela un ambiente más favorable: la economía estadounidense crecerá en alrededor de 3.8 por ciento en el 2015 cuando en este año apenas alcanzará un exiguo 2.2. Lo mejor es que las actividades de mayor expansión serán las industriales que, dicho sea de paso, son las que presentan una mejor integración con la economía mexicana, sobre todo con la de Sonora cuya estructura productiva se conforma significativamente de manufacturas.

De la economía mexicana se esperaría también un mejor desempeño a partir del próximo año. En los Criterios de Política Económica 2015 la previsión de crecimiento para el PIB se ubica en 3.7 por ciento, casi 50 por ciento más que la meta a alcanzar al término de este año. La mejora en el comportamiento estaría asociada a los supuestos beneficios que arrojarán las reformas constitucionales aprobadas.

Pero los pronósticos no dejan de ser sólo eso y, dado que la coyuntura está impregnada de incertidumbre, es muy elevada la probabilidad de incumplimiento. Son muchos los factores que podrían incidir en el debilitamiento del desempeño de la economía internacional, lo que reforzaría la fragilidad de la mexicana y haría añicos la promesa de que el 2015, en Sonora, será el año del empleo. Menciono algunos: a) Los países emergentes muestran un notable agotamiento que afectará el precio de una variedad importante de commodities (materias primas o mercancías) entre ellas, varias en las que Sonora destaca; b) el mercado petrolero se está desmoronando y de seguir así terminará por inhibir la inversión extranjera que se espera en el sector, paralizando la añorada expansión de la industria energética nacional; c) la Fed (Sistema de Reserva Federal Estadounidense) cerraría la política monetaria acomodaticia, lo que implicaría altas tasas de interés e inestabilidad financiera en México; d) el pacto fiscal que ha dado certidumbre presupuestal a Estados Unidos concluirá a mediados de 2015, lo que reproduciría las perniciosas tensiones entre el Ejecutivo y el Congreso en materia de endeudamiento y gasto público, con las consecuentes turbulencias internacionales que afectarían a la economía mexicana, y e) sobre todo, la violencia e inseguridad nacional que no ceden, lo que está dinamitando las perspectivas económicas nacionales y regionales. En resumen, la promesa de que el próximo será el año del empleo está muy atada a la evolución de todas las fuerzas amenazantes referidas, más las que se acumulen.

*Doctor en Economía. Profesor e investigador de El Colegio de Sonora.