» Convocatorias

  • convo-547 XXXVII Simposio de Historia: Historia de los procesos de transmisión del Poder en el noroeste de México »

    La Sociedad Sonorense de Historia A.C. en su trigésimmo noveno aniversario invita al público en general a su XXXVII Simposio de Historia: Historia de los procesos [...]

» Novedades Editoriales

  • farmacovigilancia-545 Farmacovigilancia en México. Prevención precaria y consumo de medicamentos. »

    Farmacovigilancia en México. Prevención precaria y consumo de medicamentos. (2014, COLSON) Coautores: Jesús Armando Haro Encinas Rubén Calderón Ortiz Álex Covarrubias Valdenebro Jesús Gerardo Mada [...]

  • libro3-544 Ética en la investigación social. Experiencias y reflexiones. »

    Denman Champion, Catalina y Castro Vázquez, María del Carmen. Editado por El Colegio de Sonora.

  • libro1-544 Calidad del empleo y calidad de vida de los trabajadores de las maquiladoras de Nogales, Sonora.2008 »

    Cuaderno de investigación Cuarto Creciente #24

FOTO DE LA SEMANA: “La ciudad del viento”

La imagen fue capturada por Esther Padilla Calderón.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-549

IEE Sonora ¿experimento fallido?

Por Victor S. Peña*

Se dice que “la tercera es la vencida”. Ojalá.

El Consejo General del Instituto Estatal Electoral (IEE) ya perdió dos oportunidades para aprobar la integración de sus comisiones permanentes. Los días trece y diecinueve de este mes, a propuesta de la Presidenta como marca la Ley, un par opciones fueron sometidas a votación del Pleno… y no pasaron.

Se ha dicho, con acierto, que esas comisiones son los brazos y piernas de la instancia electoral: de ese tamaño el desacuerdo.

Aun cuando pueda ser que para cuando este texto sea publicado exista, por fin, algún acuerdo dentro del recién integrado organismo, es importante observar de cerca su primer andar.

Posterior a una reforma de la Constitución Federal, se procedió a la designación de los Consejeros de los ahora llamados “organismos públicos locales en materia electoral”. Sangre nueva, oxígeno.

Por convocatoria abierta, entre los que reunían los requisitos, se inscribió quien quiso. Finalmente, quedaron quienes pasaron varios filtros que validarían su conocimiento, experiencia e independencia profesional. Así sucedió en Sonora y en 17 Estados más.

Se trató, en el mejor de lo sentidos, de un experimento.

Concediendo aquella premisa de que el modelo imperante para integrar los organismos electorales en los estados ya había dado de sí (por la persistente duda de cuáles intereses sostenían la permanencia de los Consejos e Institutos Electorales Estatales, sobretodo), la exploración de un nuevo camino fue más que bienvenido.

Ya después, viendo el desarrollo del proceso en varios Estados, algunos actores han señalado (en toda justicia, me parece) ajustes que el procedimiento debiera tener. Todo es perfectible, dirán. Las voces más críticas de plano descalificaron el esfuerzo, poniendo sobre la mesa (al menos) claras filias y fobias partidistas e incompetencias de los nuevos funcionarios electorales.

Sonora, para fortuna y tranquilidad de todos, se mantuvo como una de las entidades donde la integración del IEE no mereció descalificativos. Por el contrario, hasta votos de confianza se escucharon a principios de mes.

Lo que ha sucedido desde entonces, como se dijo apenas al inicio de este texto, invita a la reflexión.

La impericia para integrar Comisiones a la primera tiene varias lecturas. Desde quienes lo ven como parte de un proceso natural de integración y acoplamiento de perfiles disímbolos, hasta quienes afirman se trata del síntoma de una enfermedad profunda que culminará en la ingobernabilidad e inoperancia del IEE cuando más se le necesite.

Todo proceso electoral involucra pasiones e intereses que deben encararse y resolverse con muchos más recursos que aquellos estrictamente técnicos. La empatía, la negociación, la conciliación son destrezas necesarias que no se aprenden en los libros… ¿jugaron algún papel en los filtros impuestos a los aspirantes al órgano electoral?

Las curvas de aprendizaje son complejas. Contrarreloj y en ambientes polarizados, mucho más.

La suma de excepcionales perfiles profesionales, contrario a lo que pudiera pensarse, no lleva necesariamente a excepcionales organizaciones públicas. Las dinámicas positivas al interior de cualquier organización requieren de mucha comunicación, de identificación de agendas e intereses profesionales y personales y de un amplio trabajo para hacerlas coincidir.

Esperemos pronto existan acuerdos para votar lo de las comisiones permanentes. Pero más importantes son los acuerdos internos, esos invisibles para quienes estamos desde la barrera. Esperemos pronto echen raíces.

*Doctor en Políticas Públicas por el Tecnológico de Monterrey. Profesor investigador en El Colegio de Sonora. @victorspena