» Convocatorias

  • convo-547 XXXVII Simposio de Historia: Historia de los procesos de transmisión del Poder en el noroeste de México »

    La Sociedad Sonorense de Historia A.C. en su trigésimmo noveno aniversario invita al público en general a su XXXVII Simposio de Historia: Historia de los procesos [...]

» Novedades Editoriales

  • farmacovigilancia-545 Farmacovigilancia en México. Prevención precaria y consumo de medicamentos. »

    Farmacovigilancia en México. Prevención precaria y consumo de medicamentos. (2014, COLSON) Coautores: Jesús Armando Haro Encinas Rubén Calderón Ortiz Álex Covarrubias Valdenebro Jesús Gerardo Mada [...]

  • libro3-544 Ética en la investigación social. Experiencias y reflexiones. »

    Denman Champion, Catalina y Castro Vázquez, María del Carmen. Editado por El Colegio de Sonora.

  • libro1-544 Calidad del empleo y calidad de vida de los trabajadores de las maquiladoras de Nogales, Sonora.2008 »

    Cuaderno de investigación Cuarto Creciente #24

FOTO DE LA SEMANA: “Frutos rojos”

La imagen fue capturada por Inés de Martínez de Castro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

observatorios-550

El turismo mexicano, industria estratégica que necesita cambiar

Eric García Cárdenas*

Ante la amenaza de una reducción drástica en el consumo de petróleo a nivel mundial, el país necesita desarrollar nuevas actividades económicas para garantizar sus recursos en las generaciones venideras. El turismo ha sido el principal señalado para llenar el vacío que dejará la extracción de crudo, no obstante, el turismo en México no está en su mejor momento, pues en la última década ha perdido su papel protagónico a nivel mundial. Naciones como Turquía, Tailandia o Malasia han aprovechado la tendencia creciente en el sector, mientras que nuestro país se ha quedado rezagado, cayendo desde un quinto lugar mundial que ocupaba hace más de un década, al décimo lugar que ocupa actualmente. Si bien el sector recibe importantes inversiones, estas no han dado los frutos deseados, por lo cual el turismo aún no es la industria productiva que necesitamos.

En México, prácticamente a lo largo de toda la historia del turismo, hemos dependido de consumidores provenientes de los Estados Unidos, mientras que el desarrollo local de la industria fue dirigido por el gobierno. Solo hay que recordar cómo era condición del presidencialismo que cada jefe de Estado impulsara su megaproyecto turístico en alguna playa mexicana. El nuevo destino no presentaban una oferta distinta frente a la del anterior mandatario. El turismo es una industria que no puede mejorar por decreto, sino por un cambio en las estructuras sociales que le dan forma a una oferta que se adecua a las demandas cambiantes del turista mundial. El turismo de sol y playa sigue siendo importante, pero hay otras modalidades como el cultural, de convenciones, el ecoturismo o el turismo médico que tienen el potencial de mejorar los ingresos del sector. Nuestro país, al apostarle mayormente al segmento de sol y playa lo ha convertido en un commodity, es decir un producto fácilmente sustituible que para poder competir tiene que bajar constantemente sus precios.

Es por ello que el problema del crecimiento del turismo no radica tanto en el aumento de visitantes, sino en el gasto que estos hagan durante el viaje y la derrama que dejan en las localidades. En este rubro, México es un país donde el turista gasta poco, y aunque somos el decimo país más visitado del mundo, nos ubicamos en el lugar 23 en captación de ingresos por turismo. En contraste, hay casos como el de Australia, que a pesar de recibir menos turistas que México, se ubica en los primeros lugares de ingresos por turismo.

El abaratamiento del turismo en México ha perjudicado el potencial de diversificación, pues la gente busca ofertas más que experiencias valiosas en nuestro país. En los templos mayas de Tikal en Guatemala, vemos cómo los turistas internacionales pagan plácidamente más de 20 dólares para acceder al parque nacional, mientras en México buscan un descuento a los menos de 4 dólares que cuesta el acceso a Teotihuacan. De esta manera, por depender de un solo segmento de turismo, hemos abaratado el patrimonio cultural, natural y las playas al no poder integrar una oferta atractiva para el turista nacional y extranjero.

Ya no estamos en los tiempos en que el gobierno podía impulsar una industria por sustitución de importaciones, ni el gobierno tiene la capacidad de incrementar los ingresos de la llamada industria sin chimeneas, ni la sociedad desea que su desarrollo sea dirigido por el Estado. Nos encontramos en un punto de inflexión muy importante, en el cual el paternalismo no puede resolver los retos que impone el complejo mercado turístico global. El reconocimiento de los valores culturales locales y las innovaciones en el sector que emanen de los actores sociales serán decisivos en el posicionamiento de una industria estratégica como es el turismo.

*Maestros en Ciencias Sociales por el Colegio de Sonora y Director de Turismo Taruk Agencia Turística Integradora
info@turismotaruk.com