» Convocatorias

  • convo-547 XXXVII Simposio de Historia: Historia de los procesos de transmisión del Poder en el noroeste de México »

    La Sociedad Sonorense de Historia A.C. en su trigésimmo noveno aniversario invita al público en general a su XXXVII Simposio de Historia: Historia de los procesos [...]

» Novedades Editoriales

  • farmacovigilancia-545 Farmacovigilancia en México. Prevención precaria y consumo de medicamentos. »

    Farmacovigilancia en México. Prevención precaria y consumo de medicamentos. (2014, COLSON) Coautores: Jesús Armando Haro Encinas Rubén Calderón Ortiz Álex Covarrubias Valdenebro Jesús Gerardo Mada [...]

  • libro3-544 Ética en la investigación social. Experiencias y reflexiones. »

    Denman Champion, Catalina y Castro Vázquez, María del Carmen. Editado por El Colegio de Sonora.

  • libro1-544 Calidad del empleo y calidad de vida de los trabajadores de las maquiladoras de Nogales, Sonora.2008 »

    Cuaderno de investigación Cuarto Creciente #24

FOTO DE LA SEMANA: “Frutos rojos”

La imagen fue capturada por Inés de Martínez de Castro.

Los invitamos a publicar fotografías de su agrado para esta sección semanal. Enviar fotos al correo: asanchez@colson.edu.mx

altar-550

Hanal Pixan, tradición de día de muertos en El Colegio de Sonora

Como parte de una tradición que se ha ido construyendo en el esfuerzo institucional por rescatar, difundir y preservar diversas manifestaciones culturales de México, El Colegio de Sonora dedicó la celebración de Día de Muertos, llevada a cabo el pasado 30 de octubre, a la península de Yucatán, en especial el altar que en lengua maya se denomina Hanal Pixan “La comida de las ánimas”, .

La conmemoración del Día de Muertos en esta ocasión realizó un  homenaje a la memoria de Gerardo Cornejo, rector fundador de esta institución, con la lectura de  su cuento “El solar de los silencios”.

Además del altar  estilo maya dedicado a Cornejo,  un grupo artístico interpretó música y bailes típicos de Yucatán.

El altar consta de una estructura de carrizo con techo de dos aguas, cubierto en la parte superior con hojas de palmera; una mesa cubierta con un mantel blanco y adornado con flores de colores, sobre y sobre el que  se disponen hojas de plátano. Al centro de la mesa, una cruz verde, símbolo del árbol de ceiba, que en la cosmovisión maya significa el centro del universo o Yax’ché, además, se complementó con fotografías de difuntos y  otros objetos como huipil, sombrero, hamaca, velas, incienso, jícaras nuevas y flores  cempasúchiles.

La ofrenda

Los alimentos que se sirven son el atole nuevo, un tamal grande llamado mucbipollo,  tamales llamados vaporcitos, salbutes, panuchos, además dulce de yuca, cocoyoles (que es una especie de coco silvestre), chocolate caliente, jícama, naranjas y mandarinas como fruta de la estación.

Para la población yucateca es de suma importancia la celebración a los fieles difuntos. El Hanal Pixan representa una tradición maya que sigue viva hasta hoy; con este ritual se venera a quienes se han adelantado en el inminente camino de la muerte.

Las almas de los que ya no están con vida hacen un fantástico viaje cada año para regresar a casa a ser honrados por medio del Hanal Pixan para tomar la gracia de los alimentos que con tanto esmero prepararon las personas que aún los recuerdan.

*Por Karina Ruiz, practicante del Departamento de Difusión Cultural.